04/07/2022

Tendencias de orden y caos: Tiempo congelado (desde Rusia)

Por Revista Herramienta

Tendencias de orden y caos: Tiempo congelado (desde Rusia)

Acostumbrándose al horror y la locura

Más de un mes de la llamada «operación especial» en Ucrania y las locas decisiones de poder en Rusia son suficientes para que muchas personas se vuelvan adictas.

Acostumbrarse a los mensajes y reportajes de la Ucrania en guerra, a las fotos y videos de las ciudades destruidas, a las noticias de la muerte de conocidos, conocidos de conocidos y algunos famosos, al flujo de refugiados de este país que ya superó los tres millones. Por cierto, el total de personas que han dejado sus casas desde el comienzo de la «desnazificación» ya supera los seis millones.

Acostumbrarse a noticias sobre nuevas prohibiciones y bloqueos en Rusia, a detenciones y arrestos por postura antibélica, a causas penales por “fakes” sobre el ejército ruso, de las que ya hay más de 60 en todo el país. Acostumbrarse al éxodo masivo de Rusia de activistas, periodistas, personajes famosos y aquellos que simplemente no quieren vivir bajo el régimen de Putin. Acostumbrarse a todas las nuevas sanciones, aumento de precios y estantes vacíos con una serie de productos esenciales. (…)

 

Deserción y apoyo a la operación especial

Incluso al comienzo de la guerra, se recibió un mensaje aún no confirmado de Ucrania sobre un buque de guerra ruso cuya tripulación se negó a asaltar Odessa. Pero recientemente, comenzaron a aparecer publicaciones bastante confiables en la prensa rusa sobre soldados que abandonaron las unidades, sobre la búsqueda de reclutas , cuya participación en la «operación especial» del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa no fue reconocida inicialmente, sobre todo destacamentos de oficiales de seguridad de diferentes regiones que no quieren participar en operaciones de combate.

El otro día en Karachay-Cherkessia, un grupo de mujeres valientes bloqueó el tráfico en un puente, exigiendo información sobre sus familiares que participan en una «operación especial» en Ucrania y que no están en las comunicaciones.

Como hemos señalado en nuestros números anteriores, el anuncio de la «desnazificación» y la «desmilitarización» de Ucrania no provocó un «levantamiento patriótico» similar al «regreso de Crimea» en 2014. En los últimos ocho años, no solo ha habido hostilidades provocadas por los títeres del Kremlin en el Donbass, sino también una profundización de la crisis económica, una disminución de los ingresos de los rusos en el contexto del aumento de los precios, la «optimización» de la educación y la medicina, el aumento de la edad de jubilación y, finalmente, medidas extremadamente impopulares con el pretexto de luchar contra el Covid. Las calificaciones y la confianza en las autoridades se han desplomado.

Varias encuestas de opinión pública parecen mostrar un 60-70% de apoyo a la «operación especial» en Ucrania. Sin embargo, los sociólogos que los realizaron dicen que la mayoría de los encuestados simplemente se niegan a responder preguntas . Y en cuanto a aquellos que hablan de aprobación, en un examen más detenido resulta que aprueban la imagen de la televisión rusa, según la cual las tropas rusas liberan a los ucranianos de los nazis. No es casualidad que el porcentaje de aprobación del llamado «operativo especial» sea directamente proporcional a la edad de los encuestados -en los grupos de mayor edad hay más personas que reciben información de lo que ocurre exclusivamente por la televisión-. Los rusos que creen en los propagandistas de la televisión logran no creer ni siquiera a sus familiares y conocidos ucranianos que sobrevivieron a los bombardeos.

Los piquetes contra la guerra y los espectáculos callejeros continúan en Rusia a pesar de todas las prohibiciones, arrestos, casos administrativos y penales, pero la cantidad de personas que participan no es comparable a la que había a fines de febrero y principios de marzo. Pero, por otro lado, las cintas verdes, los panfletos contra la guerra y los grafitis son mucho más comunes en las calles de las ciudades rusas que las letras Z en los automóviles. Supongo que al menos en las próximas semanas o meses, hasta que la situación en Rusia cambie radicalmente, la protesta se expresará no tanto en forma de acciones callejeras masivas reprimidas, sino en forma de «partidismo» callejero y sabotaje creciente por parte de agentes de seguridad y sus familiares.

Es posible que alguien en el poder aún no haya perdido por completo el contacto con la realidad y, por lo tanto, aún no se ha declarado la ley marcial y la movilización general en Rusia; se teme que sea saboteada masivamente.

Exigencia prohibida para prohibir

La semana pasada, el infame «Estado de los hombres», anteriormente reconocido como una «organización extremista», finalmente se agregó al registro de organizaciones prohibidas. Sin embargo, la decisión de las fuerzas del orden rusas no impide que los neonazis no solo apoyen la «operación especial» del Kremlin, sino que también ayuden al Kremlin a perseguir a quienes no están de acuerdo. Ayer fue nuestro turno: el líder del «Estado de hombres» Pozdnyakov llamó a sus miembros a escribir denuncias a Roskomnadzor exigiendo bloquear los recursos de avtonom.org por su posición contra la guerra. Nuestro Vkontakte público de hoy ya estaba bloqueado en el territorio de la Federación Rusa a pedido de la Fiscalía General el 24 de febrero. Ahora está disponible solo desde fuera de Rusia (bueno, o a través de VPN), para cualquier otra cosa que no sean fotos de gatos. Y es mejor abstenerse de los gatos.

Sí, el bloqueo de un canal de Telegram de Pozdnyakov no le impide iniciar otros canales y chats abiertos masivos. Los talibanes también siguen prohibidos en Rusia, lo que de ninguna manera impide que sus representantes negocien con las autoridades rusas y sean considerados «socios normales». Es posible que los neonazis del «Estado de los hombres» también sueñen con irrumpir en los escalones más altos del poder ruso. Y no es un hecho que con la locura creciente no lo consigan. (…)

Tiempo congelado

A pesar del hecho de que los eventos catastróficos continúan aumentando a un ritmo increíble, el tiempo mismo parece estar congelado en un punto de incertidumbre en este momento. Está claro que la situación actual es inestable y no puede continuar por mucho tiempo. Pero el tiempo no pasará hasta que quede claro cuándo y cómo se resolverá la crisis actual en Ucrania, Rusia y en todo el mundo.

Es importante señalar que en el contexto de la guerra, la represión y la completa incertidumbre sobre el futuro, las redes populares de solidaridad están jugando un papel cada vez más importante. Redes de amigos, voluntarios, activistas de derechos humanos ayudan a los detenidos a no desaparecer. Las personas se ayudan mutuamente para que no se quede un gato o un perro en casa. Para encontrar medicamentos, comprar alimentos escasos, encontrar la información que necesita. Redes de activistas y voluntarios recogen ayuda para refugiados en el extranjero. Y muy a menudo tales redes de solidaridad están coordinadas y funcionan mucho más eficientemente que las organizaciones estatales e internacionales con más recursos. ¡Porque el futuro pertenece a la autoorganización y al autogobierno!

 

Edición original en ruso, preparada por K. para  avtonom.org

Publicado en Comunizar

 

Encontrá lo que buscás