04/07/2022

El antiimperialismo hoy y la guerra en Ucrania. Responder a Stathis Kouvelakis

Por Revista Herramienta

El antiimperialismo hoy y la guerra de Ucrania. Responder a Stathis Kouvelakis 

2022-03-09

¿Cómo debe posicionarse la izquierda antiimperialista frente a la invasión rusa de UcraniaGilbert Achcar quiso responder a Stathis Kouvélakis quien,  criticó algunas de las propuestas estratégicas defendidas enun breve texto publicado anteriormente

Ilustración:  Rododendritas  / Wikimedia Commons.

 

A mi memorandumde sólo 6.300 caracteres,  https://herramienta.com.ar/memorandum-sobre-una-posicion-antiimperialista-radical-a-proposito-de-la-guerra-en-ucrania,  Stathis Kouvélakis (SK) acaba de publicar una »  respuesta » de 51.900 caracteres -más bien una crítica, ya que mi texto no tenía nada que ver con sus posiciones que yo desconocía, a menos que él no quisiera hacerse pasar por portavoz de mis detractores neocampistas. En este texto, SK abre muchas puertas de par en par. El cuestionamiento a la decisión de ampliar la OTAN se expresa hoy en todas partes, incluso en los principales medios burgueses e imperialistas. Realmente no valía la pena dedicarle un discurso tan largo si se trataba de «responderme», sobre todo porque SK sabe muy bien que denuncié esta decisión y sus desastrosas consecuencias durante mucho tiempo, en particular en mi libro. La Nueva Guerra Fría. El mundo después de Kosovo apareció en 2000 (estoy preparando una segunda edición, muy ampliada), que incluso cita más de una vez.

SK podría haberse dado cuenta de que mi “memorándum” estaba destinado a definir urgentemente una posición concisa sobre las cuestiones más directamente relacionadas con la invasión rusa, y no a recapitular las posiciones de todos los tiempos. Y si se hubiera molestado en escuchar la entrevista que concedí el 2 de marzo a Julien Salingue para el NPA, se habría dado cuenta de que realmente no soy yo quien necesita ser convencido de la necesidad de pronunciarse a favor de la disolución de la OTAN. Dicho esto, veamos los argumentos de SK de todos modos. Solo comentaré lo que creo que es problemático en sus palabras, no las cosas con las que solo puedo estar de acuerdo, la mayoría de ellas por haberlas dicho tantas veces. Y pido disculpas por la extensión de este texto, aunque es menos de la mitad de la de SK. Esto se debe a que tuve que citar pasajes completos de su “respuesta”, así como de mi memorándum, para restablecer los argumentos.

Comencemos con el escenario que SK establece antes de desplegar su argumento. Cree detectar una “división Norte-Sur” en el hecho, como él lo describe, de que

“En los países del Sur Global, en América Latina, en África, en el mundo árabe-musulmán, en gran parte de Asia, el apoyo a Rusia o, al menos, una forma de benevolencia hacia ella, está mucho más extendido tanto en la opinión pública y en ciertos sectores de izquierda», tendencia que, dice, «se refleja también en las posiciones de un número importante de gobiernos, de los cuales treinta y cinco se abstuvieron en la ONU durante la votación de la resolución que condena la invasión rusa, entre ellos China, India, Vietnam, Cuba, Venezuela y Bolivia”.

Veamos primero los hechos. En la parte del mundo de donde vengo, el mundo de habla árabe, los únicos partidos de “izquierda” que han apoyado la invasión rusa son los vinculados al sanguinario régimen de Bashar al-Assad, bajo protectorado ruso. Los dos principales partidos comunistas de la región, los de Irak y Sudán, condenaron la invasión rusa en términos muy claros, al tiempo que denunciaron (como es debido) la política del imperialismo estadounidense. En su comunicado, el Partido Comunista de Sudán, tras haber denunciado los conflictos entre las fuerzas imperialistas, «condena la invasión rusa de Ucrania y exige el retiro inmediato de las fuerzas rusas de este país al tiempo que condena la persecución por parte de la alianza imperialista encabezada por Estados Unidos de su política de enardecer las tensiones y la guerra, y una amenaza para la paz y la seguridad mundiales”. Los comunistas sudaneses están bien situados para conocer la verdad sobre el imperialismo ruso, la única gran potencia que apoya abiertamente a los golpistas en su país.

En la votación de la Asamblea General de la ONU sobre la condena de la invasión rusa, treinta y cinco países se abstuvieron , como dice SK. Y, de hecho, todos están ubicados en el Sur Global, por la buena razón de que los países del Norte Global votaron a favor (todos los países occidentales y aliados) o en contra (Rusia misma y Bielorrusia). Sin embargo, no hace falta mucha perspicacia para darse cuenta de que de los 141 países que votaron porla resolución, había más de 35 países del mismo Sur Global. ¿Es por lo tanto una «escisión Norte-Sur», como afirma SK, o una escisión entre amigos y/o clientes del imperialismo occidental, por un lado, y amigos y/o clientes del imperialismo ruso, por el otro? Y como la mayoría de estos últimos son también amigos y/o clientes del imperialismo occidental, prefirieron abstenerse antes que sumar sus votos a los de los cinco Estados que votaron en contra de la resolución y que son, además de los dos ya nombrados, del Norte Corea, Siria y Eritrea.

SK comenta «la forma ‘campista’ en que se percibe en el escenario mundial a la Rusia de Putin, una potencia imperialista secundaria y regresiva», para explicar que «es precisamente esta percepción distorsionada, un efecto derivado de la dominación aplastante de los Estados , que, por una especie de ilusión óptica, le atribuye algunas de las características de la URSS de antaño» y que convierte a los Estados «entre los países del Sur que pretenden jugar su propia carta (oímos: con pocas excepciones, se se trata también de países capitalistas como China o India), lo perciben con (más o menos) benevolencia, como un aguafiestas frente a la hiperpotencia americana”. (Cabe señalar de paso que Rusia posee el mayor arsenal nuclear del mundo, y no el segundo como afirma SK en su texto. Incluso posee, por sí sola,

Estaríamos en un mundo aún más terrible de lo que ya es si “los países del Sur que pretenden jugar su propia carta” fueran todos de la misma calaña que China, que en sí misma es objeto de debate sobre su naturaleza imperialista. , que muestra cuán simplista es el esquema Norte-Sur en política, o que la India del fascista Narendra Modi. Pero, ¿por qué la India de Modi pretendería «jugar su propia carta» y no, por ejemplo, el México de AMLO, el Afganistán de los talibanes, el Brasil de Bolsonaro (aunque admirador de Putin), los generales de Myanmar (cubierto por Beijing) o las Filipinas de Duterte, que todos votaron por la resolución de la ONU? En realidad, la presentación tendenciosa de los hechos en los que se involucra SK sólo sirve a su acercamiento global al tema, y ​​lo revela.

Llego a la «nueva guerra fría» que, según mi análisis de hace más de veinte años, se inició a principios de siglo, habiendo precipitado la guerra de Kosovo (1999) una situación que se había gestado a lo largo de los primeros década postsoviética. SK leyó mal lo que escribí en mi nota:

“La invasión rusa de Ucrania es el segundo momento definitorio de la nueva guerra fría en la que se encuentra sumido el mundo desde principios de siglo como consecuencia de la decisión estadounidense de ampliar la OTAN. El primer momento decisivo fue la invasión estadounidense de Irak en 2003”.

Simplemente significa que en esta nueva guerra fría que ha comenzado «desde el cambio de siglo», ha habido dos momentos decisivos hasta ahora: la invasión de Irak en 2003 y la de Ucrania hoy. Ciertamente no he cambiado de opinión sobre cuándo comenzó, como SK podría haber creído.

El tono de su «respuesta» aumenta a medida que avanza. Escribí en mi memorándum que después de su aplastante derrota en Irak, “la propensión del imperialismo estadounidense a invadir otros países se ha reducido considerablemente, como lo confirma la reciente retirada de sus tropas de Afganistán. Y luego agregué:

“El destino de la invasión rusa de Ucrania determinará la propensión de todos los demás países a la agresión. Si a su vez falla, el efecto en todas las potencias mundiales y regionales será de fuerte disuasión. Si tiene éxito, es decir, si Rusia logra “pacificar” a Ucrania bajo sus botas, el efecto será un cambio importante en la situación mundial hacia la ley de la jungla sin restricciones, envalentonando al propio imperialismo de los Estados Unidos y sus aliados para continuar con su propio comportamiento agresivo. »

“Este razonamiento es doblemente insostenible”, escribe SK. “En primer lugar, el paralelo entre la invasión de Ucrania y la de Irak es en gran medida engañoso. Por supuesto, en ambos casos se trata de actos de agresión y violaciones a la soberanía e integridad de un Estado. Pero la comparación se detiene aquí. Porque Irak está a miles de kilómetros de Estados Unidos y no se trataba de que se uniera a una alianza militar hostil a Washington […]. Actualmente, Ucrania cuenta con el apoyo militar, económico y diplomático de muy alto nivel de todo el campo occidental, encabezado por Estados Unidos, mientras que Irak no cuenta con el apoyo de nadie y los talibanes solo de Pakistán. »

Aparte del hecho de que he señalado estas diferencias antes , y en ningún otro lugar excepto en el sitio al que contribuye SK, ¿cómo diablos la distancia de Irak y el hecho de que nadie lo apoyó haría que el destino de los rusos invasión de Ucrania no determinaría «la propensión de todos los demás países a la agresión»? Misterio. SK continúa:

“Si, gracias al apoyo masivo de Occidente, gana militarmente, lo que sería justo en la medida en que defiende la integridad de su territorio contra un invasor, todo el bloque occidental celebrará esta victoria como si fuera suya. Y, precisamente gracias a esta victoria, podrá  borrar  las imágenes desastrosas de Kabul y Bagdad, lo que sin duda es una de las principales razones de la histeria belicista que actualmente se extiende por las capitales occidentales y los medios de comunicación. Borrando sus imágenes de derrota, se animará a continuar su marcha hacia el este y seguir imponiendo su ley a nivel mundial, aunque sea en formas menos costosas que expediciones como las de Irak y Afganistán. »

En resumen, según SK, una victoria de Ucrania sería “justa”, pero desastrosa en cuanto a sus consecuencias. Llegamos a preguntarnos si, por la misma lógica, no deberíamos sacrificar la justicia en la batalla suprema contra el “bloque occidental”, como argumentan algunos en los círculos de la pseudoizquierda neocampista. Por mi parte, escribí que un éxito ruso -que sigue siendo la hipótesis más probable por el momento, además- “envalentonaría al propio imperialismo de los Estados Unidos y sus aliados para continuar con su propio comportamiento agresivo”. SK me devuelve el mismo término para decir que un fracaso ruso haría lo mismo. No estoy de acuerdo: Estados Unidos ya se ha beneficiado enormemente de la acción de Putin. Deberían estar calurosamente agradecidos al autócrata ruso.

Una toma rusa exitosa de Ucrania alentaría a Estados Unidos a retomar el camino de la conquista del mundo por la fuerza en un contexto de exacerbación de la nueva división colonial del mundo y de tensión en los antagonismos globales, mientras que un fracaso ruso -además de Los fracasos estadounidenses en Irak y Afganistán reforzarían lo que se conoce en Washington como el “síndrome vietnamita”. Además, me parece bastante obvio que una victoria rusa fortalecería considerablemente el belicismo y el impulso hacia un mayor gasto militar en los países de la OTAN, mientras que una derrota rusa proporcionaría condiciones mucho mejores para llevar a cabo nuestra batalla por el desarme general y la disolución de la OTAN.

Las siguientes observaciones de SK no encajan bien con el sombrero de editor que sirve de preámbulo a su artículo y que afirma que no compromete «el marco respetuoso que es el nuestro». lo cito:

“Por lo tanto, […] la “posición antiimperialista radical” que defiende GA equivale a abogar no por la paz sino por una victoria militar para Ucrania, que el apoyo logístico occidental debe hacer posible. Esta posición asume su carácter belicista, de ahí su pretensión de “radicalidad”, a la que reviste de una dimensión “antiimperialista”, ya que se trata de derrotar al imperialismo ruso –salvo que por ello es Joe Biden quien se convierte en el verdadero campeón del antiimperialismo. »

Vuela tan bajo que no merece comentario. Sigamos leyendo:

“Rechazando el carácter interimperialista del conflicto actual, esta posición malinterpreta las consecuencias, aunque perfectamente previsibles, de una victoria obtenida en estas condiciones, a saber, una Ucrania vasallada, orgánicamente integrada en la OTAN, una Rusia rodeada por todos lados por una alianza militar. que lo trata como un objetivo, el atlantismo triunfando indiscutiblemente sobre Europa y más allá. »

Si Ucrania lograra deshacerse del yugo ruso, sería un vasallo , argumenta SK; es más que probable, de hecho. Pero lo que omite decir es que, si no lo lograba, sería esclavizada por Rusia. ¡Y no es necesario ser un medievalista calificado para saber que la condición de vasallo es incomparablemente preferible a la de siervo! Es que SK, a pesar de sus esfuerzos, no puede ocultar que lo que quiere es de alguna manera un empate, más que una derrota rusa. Escribe :

“Esta sombría eventualidad no hace que la resistencia ucraniana a la invasión rusa sea menos legítima, pero es importante ser lúcido sobre las implicaciones de la configuración actual y no contar historias. La dificultad fundamental a la que se enfrenta actualmente la izquierda antibelicista es que, como en todo conflicto interimperialista, la victoria de uno u otro bando tiene consecuencias devastadoras, siendo la peor, sin duda, una conflagración generalizada en Europa. »

Su problema es que es ilusorio desear un empate en caso de invasión de un país por otro. Un cese de los combates con una retirada incondicional del invasor de las fronteras antes del 24 de febrero sería una victoria para Ucrania. Un cese de los combates con la ocupación de gran parte del territorio ucraniano, si no la esclavización de toda Ucrania, sería una victoria para Rusia. Un resultado intermedio sería un éxito mixto para Moscú.

Pasamos ahora a la cuestión del armamento de la resistencia ucraniana. He escrito :

“Estamos a favor de la entrega incondicional de armas defensivas a las víctimas de la agresión, en este caso, al estado ucraniano que lucha contra la invasión rusa de su territorio. Ningún antiimperialista responsable llamó a la URSS o China a ir a la guerra en Vietnam contra la invasión estadounidense, pero todos los antiimperialistas radicales favorecieron mayores entregas de armas desde Moscú y Beijing a la resistencia vietnamita. Dar a quienes libran una guerra justa los medios para luchar contra un agresor mucho más poderoso es un deber internacionalista básico. Oponerse a tales entregas en su conjunto está en contradicción con la elemental solidaridad debida a las víctimas. »

SK comenta:

“Este paralelo con Vietnam parece, por decir lo menos, de mal gusto. Zelensky ciertamente no es el “nazi” del que habla Putin, pero tampoco es Ho Chi Minh… El gobierno ucraniano es un gobierno burgués, al servicio de los intereses de una clase de oligarcas capitalistas, en todos los sentidos comparable a la que domina en Rusia y en las demás repúblicas de la antigua URSS, y que pretende asegurar el país al campo occidental sin preocuparse por las previsibles consecuencias de tal opción. Siendo víctima de un ataque inadmisible, no representa ninguna causa progresista más amplia, y sería completamente absurdo que fuerzas de izquierda dignas de ese nombre defendieran la causa de su armamento. »

De acuerdo con esta lógica, por lo tanto, uno solo puede apoyar a un pueblo que resiste contra una invasión imperialista super armada si su resistencia está dirigida por comunistas y no por un gobierno burgués. Esta es una posición ultraizquierdista muy antigua sobre la cuestión nacional, que Lenin defendió en su momento. El apoyo a una lucha justa contra la opresión nacional, y a fortiori contra una ocupación extranjera, debe hacerse independientemente de la naturaleza de su dirección: si esta lucha es justa, implica que la población interesada participa activamente en ella y merece que la apoyemos. cualquiera que sea la naturaleza de su dirección.

Ciertamente, no son los “oligarcas capitalistas” los que se están movilizando en masa hacia las fuerzas armadas ucranianas en forma de una guardia nacional improvisada y “petroleros” novedosos, sino los trabajadores de Ucrania. Y en su lucha contra el imperialismo gran ruso, dirigido por un gobierno autocrático y oligárquico ultrarreaccionario que preside los destinos de uno de los paises mas desiguales del planeta , el pueblo ucraniano merece todo nuestro apoyo, que no es por tan acrítico de su Gobierno.

El problema central de SK es que se equivoca sobre lo que es una guerra interimperialista. Si bastara con que fuera una guerra donde cada bando es apoyado por un rival imperialista, entonces todas las guerras de nuestro tiempo serían interimperialistas, ya que por regla general basta con que uno de los imperialismos rivales apoye un campo para el otro apoya el lado opuesto. Una guerra interimperialista no es eso. Es una guerra directa, no por poderes, entre dos potencias, cada una de las cuales busca invadir el dominio territorial y (neo)colonial de la otra, como muy claramente lo fue la Primera Guerra Mundial. Es una «guerra de saqueo» en ambos lados , como le gustaba llamarla a Lenin.

Califique el conflicto en curso en Ucrania, en el que este último país no tiene la ambición, y mucho menos la intención, de apoderarse del territorio ruso, y donde Rusia tiene la intención declarada de subyugar a Ucrania y apoderarse de una gran parte de su territorio – para llamar a este conflicto interimperialista, más que una guerra imperialista de invasión, es una escandalosa distorsión de la realidad.

“Hoy, añade SK, dada la naturaleza de las fuerzas presentes, la entrega de armas a Ucrania solo puede tener un objetivo, asegurar su futuro vasallaje y su transformación en un puesto avanzado de la OTAN en el flanco oriental de Rusia. »

Es falso. La entrega de armas a Ucrania tiene como único objetivo ayudarla a oponerse a su esclavización , aunque, además, desea su vasallaje creyendo ver en ella la única garantía de su libertad. Por supuesto, también debemos oponernos a su vasallaje, pero por el momento, debemos ocuparnos de lo más urgente.

SK continúa su cargo:

“Si, en vista de los riesgos incalculables que implicaría, ¿por qué, como sostiene GA, oponernos solo a la “intervención militar directa” en este conflicto y no a  cualquier  forma de intervención militar? ¿Es el indiscutible riesgo nuclear una razón suficiente para limitar la moderación a la mera “intervención directa”? »

La respuesta es sí, por supuesto. Esta es ciertamente una condición suficiente , pero no es la única: la razón más directa –la que, a diferencia de la nuclear, no es hipotética (la disuasión mutua obliga), sino cierta– es que la entrada directa en guerra por parte de los otro campo imperialista transformaría el actual conflicto en una verdadera guerra interimperialista, en el sentido correcto del concepto, un tipo de guerra a la que somos categóricamente hostiles.

“El límite entre la intervención directa e indirecta es menos claro de lo que algunos parecen pensar”, explica SK. Podemos devolverle la observación: esta frontera es más clara de lo que piensa. Por eso los miembros de la OTAN son unánimes (y no sólo Emmanuel Macron, cuya sabiduría alaba SK) al declarar que no cruzarán la línea roja que consiste en enviar tropas para luchar contra las fuerzas armadas rusas en suelo ucraniano, o disparar derribar aviones rusos en el espacio aéreo ucraniano, y esto a pesar de las instancias de Volodymyr Zelensky. Es que temen con razón una espiral fatal, los escépticos, como se han vuelto, en cuanto a la racionalidad de Putin, que no dudó en esgrimir la amenaza nuclear desde el primer momento.

Si la lucha de los ucranianos contra la invasión rusa es justa, como admite SK a regañadientes, entonces es totalmente justo ayudarlos a defenderse de un enemigo muy superior en número y armamento. Por eso estamos sin vacilar a favor de suministrar armas defensivas a la resistencia ucraniana. ¿Que significa eso? Una vez más, SK no ve nada más que fuego.

Un ejemplo: ciertamente estamos a favor de la entrega de misiles antiaéreos, portátiles y de otro tipo, a la resistencia ucraniana. Oponerse equivaldría a decir que los ucranianos solo tienen que elegir entre ser masacrados y ver sus ciudades destruidas por la fuerza aérea rusa, sin tener los medios que necesitan para defenderse, o huir de su país. Al mismo tiempo, sin embargo, uno no solo debe oponerse a la idea irresponsable de imponer una zona de exclusión aérea sobre Ucrania o parte de su territorio; también es necesario oponerse a la entrega de aviones de combate a Ucrania, como prevé Joe Biden. Los cazas no son estrictamente armamento defensivo, y suministrarlos a Ucrania, de hecho, podría empeorar significativamente el bombardeo ruso.

En resumen, estamos por la entrega a Ucrania de armamento antiaéreo y antitanque, así como todo el armamento indispensable para la defensa de un territorio. ¡Rechazarle estas entregas es simplemente ser culpable de no ayudar a las personas en peligro! Hemos solicitado la entrega de tales armas defensivas a la oposición siria. Estados Unidos los rechazó e incluso impidió que sus aliados locales los entregaran, en particular debido al veto israelí. Sabemos cuáles fueron las consecuencias.

Penúltimo punto: sanciones. He escrito :

“Las potencias occidentales han decidido toda una serie de nuevas sanciones contra el Estado ruso por su invasión de Ucrania. Algunos de ellos pueden reducir efectivamente la capacidad del régimen autocrático de Putin para financiar su maquinaria de guerra, otros pueden dañar a la población rusa sin afectar demasiado al régimen o a sus compinches oligárquicos. Nuestra oposición a la agresión rusa combinada con nuestra desconfianza en los gobiernos imperialistas occidentales significa que no debemos apoyar sus sanciones ni exigir su levantamiento. »

Otra forma de traducir esto es decir que estamos a favor de las sanciones que afectan la capacidad de guerra de Rusia y sus oligarcas, pero no las que afectan a su población. Esta última formulación es correcta en principio, pero luego habría que traducirla concretamente. Sin embargo, no tenemos los medios para examinar el impacto de toda la gama de sanciones ya impuestas por las potencias occidentales a Rusia.

En cuanto a SK, piensa que

“la tarea de la izquierda es denunciar la función política de este dispositivo y mostrar que es ante todo un instrumento que permite asfixiar a un país que perturba el orden mundial moldeado por la supremacía estadounidense y occidental, un instrumento que, en el fondo, difiere poco de un acto de guerra. »

De nuevo es señal de una falta de percepción dialéctica el no ver que diferentes sanciones pueden jugar diferentes papeles. Contrariamente a las posiciones dogmáticas de SK, definimos nuestras posiciones a la luz del “análisis concreto de la situación concreta”, como bien lo expresó un gran crítico del dogmatismo de izquierda. En cuanto a la caracterización del imperialismo ruso como “un país que perturba el orden mundial moldeado por la supremacía estadounidense y occidental”, una vez más revela la esencia del pensamiento de SK.

Al final del curso, SK subraya un punto de acuerdo: “Por otro lado, solo podemos estar de acuerdo con GA en el último punto que menciona: la recepción incondicional de los refugiados ucranianos. Sin embargo, se apresura a agregar: “Pero uno no puede hacer esto sin notar que el cuasi-consenso que lo rodea es un ejemplo flagrante del ‘doble rasero’ del discurso cínico dominante. En mi texto muy conciso, SK parece no haber notado que lo hice indirectamente al pedir “la apertura de todas las fronteras a los refugiados de Ucrania, como debería ser para todos los refugiados que huyen de la guerra y la persecución, sea cual sea su origen  ”. Esto es evidente para nosotros, al igual que la hostilidad hacia la OTAN.

*

Gilbert Achcar es profesor en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres. Ha publicado, entre otros,  The Shock of Barbarism: Terrorisms and World Disorder  (2002, 2004, 2017),  The Powder Keg of the Middle East  with Noam Chomsky (2007),  The Arabs and the Shoah. La guerra árabe-israelí de las historias  (2009),  The People Want. Una exploración radical del levantamiento árabe  (2013) , marxismo, orientalismo, cosmopolitismo  (2015) y  Síntomas morbosos. La recaída del levantamiento árabe  (2017). Próximamente publicará  La nueva guerra fría: Crónica de un enfrentamiento anunciado. 

*Gilbert Achcar: Académico y escritor socialista libanés. Es profesor de Estudios de Desarrollo y Relaciones Internacionales en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

Fuente: Contratiempos- REVISTA DE CRÍTICA COMUNISTA

Encontrá lo que buscás