28/05/2022

El presidente Alberto Fernández envió al Congreso el proyecto del Ejecutivo

Ocho meses después de anunciarlo en el inicio de las sesiones legislativas, el presidente de la Argentina envió el proyecto de despenalización y legalización del aborto, acompañado por el Programa de los 1000 días, que apunta a la maternidad en situación de vulnerabilidad y hasta los tres primeros años de vida de niños y niñas. ¿Cómo será el debate modelo 2020?

 

Alberto Fernández apretó el botón verde que le reclamaron los feminismos. En el Día de las militancias y una jornada parlamentaria marcada por la discusión sobre el aporte de las grandes fortunas en la Cámara de Diputadxs, el presidente concretó su promesa de campaña y lo anunciado el 1 de marzo en la apertura de sesiones ordinarias. La crisis sanitaria ralentizó el debate pero ahora la discusión vuelve a estar en manos del Congreso de cara a las sesiones extraordinarias. A la fuerza y el acumulado construido por el movimiento feminista, se suma el gesto político del Poder Ejecutivo: nunca un presidente envió una iniciativa de estas características.

“Tomé un compromiso ante ustedes que hoy vengo a cumplir. En el día de hoy enviaré al Congreso dos proyectos de ley para que todas las mujeres accedan a su derecho a la salud integral”, dijo el presidente en un vídeo que compartió en su cuenta de Twitter desde su despacho en Olivos y con corbata verde.

“Mi convicción es que el Estado acompañe a todas las personas gestantes en sus proyectos de maternidad y es responsabilidad del Estado cuidar la vida y la salud de quienes deciden interrumpir su embarazo durante los primeros momentos de su desarrollo”, agregó.

Como ya había dicho, el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo está acompañado por la institución del Programa de los Mil días con el objetivo de fortalecer la atención de las mujeres durante sus embarazos y la salud de sus hijes en sus primeros años de vida

“Exigimos un debate parlamentario, social y mediático a la altura de la historia de nuestro activismo por el derecho al aborto: un tratamiento expeditivo en el Congreso, sin lugar para la desinformación, mensajes de odio y expresiones antidemocráticas en los medios y en las redes”, dijeron desde la Campaña ni bien se conoció el anuncio del presidente. Mañana 18 de noviembre convocan a una acción federal en 50 ciudades del país: con caravanas, pañuelazos, bicicleteadas e intervenciones respetando los cuidados que impone la pandemia.

¿Qué dice el proyecto?

“La presente ley tiene por objeto regular el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención postaborto, en cumplimiento de los compromisos asumidos por el Estado argentino en materia de salud pública y derechos humanos de las mujeres y de personas con otras identidades de género con capacidad de gestar y a fin de contribuir a la reducción de la morbilidad y mortalidad prevenible”, señala el primer artículo de la iniciativa de Regulación del Acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención postaborto del Poder Ejecutivo:

– Propone la legalización del aborto en las primeras 14 semanas de gestación (inclusive) y más allá de ese plazo en los casos de violación y riesgo para salud o vida de la persona embarazada.

-Luego de la firma del consentimiento informado, la práctica debe garantizarse en el plazo de diez días. Y se ofrecerá una consejería que no será obligatoria.

–La práctica estará incluida en el Plan Médico Obligatorio.

-Los y las profesionales de la salud tendrán derecho a ejercer la objeción de conciencia. No podrán hacerlo en el caso de que esté en riesgo la vida de la persona gestante o la atención sanitaria sea postaborto.

Se tiene en cuenta que esto puede ser un obstáculo. La norma impedirá que se alegue la objeción de conciencia para evitar la prestación de atención sanitaria posterior al aborto.

–Entre 13 y 16 años se presume q cuentan con aptitud y madurez suficiente para decidir la interrupción de un embarazo y dar su debido consentimiento. Excepto que implique un riesgo grave para su salud.

-La propuesta remarca la necesidad de que se implemente la Educación Sexual Integral y que se capacite a docentes y personal de la salud en perspectiva de género y diversidad sexual. Esto es realmente muy importante.

-Entre las modificaciones al Código Penal, hay penas para lxs funcionarixs públicxs o agentes de salud que dilataren injustificadamente o se negaren a practicar la interrupción voluntaria del embarazo en contravención a la normativa vigente.

-También se modifica el Código Penal castigando a quienes realicen un aborto sin consentimiento de la persona gestante o si fuera después de la semana 14.

¿Cómo será el debate?

Como parte del oficialismo y representante de una comisión clave como lo es Mujeres y Diversidades, la diputada Mónica Macha tendrá un rol de capitaneo similar al que tuvo Daniel Lipovetzky, el hombre de las corbatas verdes, en la última discusión sobre este tema. “Es posible que lo tratemos en diciembre en plenario de comisiones”, dijo en esta entrevista. “El ritmo lo vamos a marcar nosotres y va a ser mucho más rápido que el proceso de 2018”, aportó.

Una diferencia favorable con la discusión de hace dos años es que las comisiones a las cuales seguramente se gire la iniciativa están a favor de legislar a favor de niñas, mujeres, lesbianas y varones trans. Todes votaron a favor en 2018. Legislación General tiene a su cargo a Cecilia Moreau, que fue parte de “l@s soror@s”. Legislación Penal tiene como responsable a la entrerriana Carolina Gaillard, a quien entrevistamos y dijo que “está todo dado para que sea ley antes de fin de año”. Salud está a cargo del tucumano Pablo Yedlin, con quién también hablamos. Él coincidió con su par Gaillard y agregó que “en esta nueva composición de la Cámara, la proporción a favor es más clara”

En 2018 el Senado votó por el aborto clandestino. La sanción de Diputadxs no se convirtió en ley por una diferencia ajustada: 38 votos contra 31. La iniciativa de la Campaña, presentada en 2019, aún tiene estado parlamentario por lo que será sometida a discusión. La pelota ahora está en la Cámara Baja, empieza el primer tiempo.

Una ley empujada por los feminismos

La historia parlamentaria del derecho al aborto no comienza en 2018 cuando, por primera vez, se logró el debate en las dos cámaras y la sanción de Diputadxs. El primer proyecto presentado en el Congreso para revertir la criminalización y que el Estado garantice el derecho a interrumpir un embarazo fue en 1937.

En 1992 la Comisión por el Derecho al Aborto presentó un proyecto de ley de Anticoncepción y Aborto a través de la diputada de la UCR, Florentina Gómez Miranda. En la genealogía parlamentaria hasta la saliente Ministra de Seguridad Patricia Bullrich llevó una iniciativa al Congreso.

No hay dudas que la construcción legislativa más transversal, federal y persistente es aquella presentada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. El 28 de mayo de 2007 llevaron su primer proyecto de interrupción voluntaria que pretendía despenalizar y legalizar el aborto por decisión de la mujer hasta las doce semanas de gestación. Fue en una fecha del calendario feminista, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Desde entonces comenzaron un trabajo subterráneo de incidencia parlamentaria con activistas que difundían y compartían los argumentos a diputados y diputadas de todos los bloques. El 28 de mayo de 2019 la Campaña llevó por octava vez en el Congreso el proyecto. Ese día se cumplieron 12 años de la primera vez que la Campaña había presentado el proyecto. El tema no llegó a debatirse en comisiones pero estuvo en boca de todes les candidates a presidentes. Nunca se había presentado una propuesta en año electoral.

(Artículo publicado originalmente en LatFem)

Encontrá lo que buscás