Libro: Mujeres luchando en Venezuela

Portada de 'El concepto del otro en la liberación latinoamericana. La fusión del pensamiento filosófico emancipador y las revueltas sociales'

                                                               

                                            Ediciones Herramienta, Buenos Aires, 2019, 256 páginas

                                                                         ISBN: 978-987-1505-61-6

Mujeres luchando en Venezuela

Introducción del autor

Los reportajes publicados se hicieron en Venezuela entre el 7 de julio y el 28 de septiembre de 2018. Las respuestas de las entrevistadas se inscriben en un contexto económico y político muy particular que me parece necesario puntualizar. En las primeras semanas de julio se vivía en el país una situación muy difícil en lo económico, que podía cuantificarse en el hecho de que un salario mínimo, más la cesta ticket, sumaban cinco millones de Bolívares fuertes, que apenas alcanzaban para comprar un cartón (30) de huevos. El día primero de agosto, después de recorrer más de cuatrocientos cincuenta kilómetros a pie, llegó a Caracas la Marcha Campesina, denunciando los crímenes de los sicarios, pero también la falta de apoyo por parte de las autoridades del Ministerio de Agroindustria, que parecen haber elegido privilegiar su relación con los empresarios. El día 4 de agosto se produjo el frustrado intento de magnicidio contra el Presidente Maduro. El 17 de agosto se anunciaron las nuevas medidas económicas presentando el nuevo cono monetario y anclando el valor de la nueva moneda, el bolívar soberano, al precio del petróleo. Las nuevas medidas además elevaron el sueldo mínimo a medio petro, equivalente 1800 soberanos, lo que representaba un aumento del salario mínimo en treinta veces. Al finalizar el mes de setiembre los aumentos de precios habían deteriorado esa recuperación del poder adquisitivo de los salarios en un 30%. Por esos días, por un editorial del diario Nueva York Time, se supo de una reunión que había mantenido el presidente Donald Trump con militares venezolanos que fueron alentados a actividades golpistas. Por declaraciones de dirigentes del grupo ultraderechista Voluntad Popular se conoció la información de reuniones de altos funcionarios estadounidenses con militares colombianos y miembros de la oposición venezolana para evaluar los costos de una intervención militar desde Colombia hacia Venezuela ingresando por el Estado de Táchira. Intentando una contraofensiva diplomática y en búsqueda de financiación que permitiera aliviar la asfixia de inversiones que vivía el país, el Presidente Maduro viajó a China en una gestión que fue calificada como exitosa. El peor momento de la crisis económica había coincidido con el aumento del número de familias venezolanas que intentaron buscar mejores oportunidades de sustento económico en otros países. Al terminar septiembre la noticia en Venezuela no era los que emigraban sino los que regresaban. Mientras un puñado de presidentes latinoamericanos pronunciaban dramáticos discursos en las Naciones Unidas sobre la crisis humanitaria en Venezuela, en el país se advertía la reaparición del efectivo y una sensible mejora en el movimiento comercial, producto de una recuperación del poder adquisitivo de los salarios y pensiones. Después de meses de angustia y asfixia económica soportados sin producirse hechos violentos y explosiones sociales, después de haber vivido bajo la amenaza permanente de la intervención armada extranjera el pueblo venezolano parecía transitar, más relajado y esperanzado, una etapa diferente con nuevos desafíos y debates.

Seguramente los escasos tres meses en que se efectuaron estas entrevistas serán recordadas como un momento particular en la historia de la Revolución bolivariana. Y ese momento será sucedido por otros, tanto o más difíciles que los vividos. Las acechanzas siguen en pie: la intensificación del bloqueo económico, el golpe de Estado, reaparición de las guarimbas para promocionar una guerra civil, nuevos proyectos de invasión por parte de Estados Unidos y sus cómplices. 

Los agoreros que desde hace años, quizas desde el principio de la revolución bolivariana, certificaron su fracaso, tendrán nuevos argumentos para sentenciar que esa experiencia está irremediablemente perdida. En esta recopilación de testimonios, elegí no opinar personalmente sobre lo sucedido y sobre los debates futuros. Me pareció mejor preguntarles a quienes, desde hace tiempo, vengo caracterizando como vanguardia de la revolución bolivariana: sus mujeres.

H. Guillermo Cieza.

Caracas, 29 de septiembre de 2018.

_________________________________

 

Prólogo

Dignidad

Hablar de Venezuela a través de las voces y los cuerpos de las mujeres que habitan este territorio. Cuerpos marcados y testigos de una lucha, resistencia y construcción permanente de un sentido revolucionario, que sigue latiendo en las venas abiertas de Nuestra América, y cuyo avance hacia el socialismo sigue siendo un ejemplo de voluntad política y deseo colectivo puesto en práctica.

El libro de Guillermo Cieza es algo más que simples relatos compilados, es una mirada sensible y un acompañamiento activo de un escritor que desafía el lugar común y se coloca como instrumento, como un puente para llegar más allá de la apariencia de las cosas. Tarea tomada con responsabilidad y cuidado, que tiene en cuenta el delicado momento por el cual atraviesa el pueblo venezolano.

La apuesta de Cieza en escuchar al sector político más dinámico de las sociedades latinoamericanas es una honesta respuesta a la lucha de las mujeres y, también, un reconocimiento al avance que impulsa a la lucha colectiva y a la sociedad en su conjunto.

Los muchos relatos y la construcción narrativa desde los medios de comunicación hegemónicos lograron instalar una “verdad” lejana de la realidad concreta del pueblo venezolano, a veces colocándolo como víctima de una supuesta “dictadura” y de una “crisis humanitaria” que estaría expulsando a las personas del país. Sin dudas, la situación de Venezuela no es la misma que la de la época del Comandante Chávez, y son muchos los desafíos que se imponen, no solo a este país, sino a todo el territorio latinoamericano. En este sentido, entender lo que pasa en Venezuela es imposible sin una mirada crítica y sin buscar adentro de los procesos las causas y reacciones que hacen este momento histórico.

Por ello, Mujeres luchando en Venezuela es un libro necesario y urgente. Es la posibilidad de vencer la mirada simplista y condenatoria que, lamentablemente, también se hace notar en espacios militantes que prefieren sostener un análisis parcial del complejo proceso venezolano.

Escuchar las voces de las mujeres permite romper con el economicismo y llegar al corazón de la crisis, comprender la subjetividad que explica los porqués del pueblo. 

Estos relatos de vidas tan diversas, en momentos desafiantes y difíciles, son una invitación a la escucha sin prejuicios, humanista, atenta y, sobre todo, solidaria. De a poco, los mitos sobre el pueblo venezolano y sobre el proceso chavista se van deshaciendo con el correr de las páginas. Las voces de las mujeres luchadoras, quienes llevan a cabo la batalla diaria de poner el cuerpo en la resistencia, sin claudicar, frente a toda la violencia económica impuesta al país, hablan de importantes momentos históricos, de la construcción de las comunas, de los tiempos de violencia contra el pueblo, del fortalecimiento de un sentido revolucionario con horizonte nítido: la ruptura con el sistema capitalista y patriarcal. 

El lugar de la mujer como protagonista en la construcción de otro mundo posible es uno de los principales elementos de cada entrevista, que busca mostrar la fuerza y el rol central de una ética feminista. Focalizada en la vida y en la reproducción de la vida como eje de una política de los cuidados, dicha ética se despliega en medio de la, aparentemente, situación sin salida de la crisis de abastecimiento que golpea el país, así como ante una creciente devaluación de la moneda y salarios insostenibles. 

En este contexto, las mujeres: maestras, abogadas, economistas, campesinas, líderes comunitarias, estudiantes, militares, académicas, escritoras, funcionarias del gobierno, arquitectas, migrantes, negras, mamás, madres solas, no mamás –por decisión política o personal–, hablan de sus vidas, de sus construcciones como sujetas políticas y actrices de este espacio-tiempo, hijas de estos días que son de lucha intensa, pero también de afecto. 

Los vínculos con el territorio, con la comunidad, con la familia, hacen de la vida de cada una de estas mujeres, con sus historias, sus esperanzas y sus miradas, un tejido de muchos colores. La mezcla de sus experiencias con los procesos políticos, históricos y económicos del país atraviesan sus cuerpos y sus devenires, y así elimina la pared que insiste en separar lo personal de lo político, lo público de lo privado, y nos interpela con mil preguntas. 

La duda permanente y el reconocimiento de que no hay receta lista para una actualidad que se presenta renovada y con mecanismos sofisticados de avance sobre el territorio por parte de las fuerzas imperialistas, es la potencia de un pueblo que, frente a uno de los momentos más difíciles de su historia, demuestra una cautela y una madurez política capaz de rechazar una salida fascista a la crisis. De un pueblo que, comprendiendo los límites del proceso anterior y los errores de la administración actual, tiene consciencia de la fragilidad de un gobierno que es atacado permanentemente, sobre todo por el peso político del país y – en no menor medida– por la capacidad de resistencia de su gente. Porque la crisis es, en gran parte, una respuesta a la lucha del pueblo organizado. 

Sin mitigar contradicciones y ambivalencias, los relatos traen a la luz un pensar y hacer no homogéneos de la política, que se permite cuestionar y replantear métodos y estrategias. La experiencia de las comunas y de las fábricas recuperadas dibuja una posibilidad de futuro que no es leída en la mayoría de los análisis, pero que está viva en la memoria colectiva y sigue reproduciéndose en el caminar diario de mujeres y hombres en Venezuela.

Es con esta impronta que Mujeres luchando en Venezuela ofrece un viaje a un cuerpo-territorio relatado en primera persona. Expone posibilidades y miradas optimistas de un pueblo que conoce la fuerza de su resistencia y su capacidad de reinvención y resiliencia. 

Vanessa Dourado. Buenos Aires, 20/12/2018

 

_________________________________

 

H. Guillermo Cieza

Nació en Bolívar, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1952. Militó en la década del 70 en las Fuerzas Armadas Peronistas y el Peronismo de Base. Participó en la resistencia a la dictadura instalada en 1976 y por su condición de sobreviviente del accionar represivo fue testigo de la causa de la Escuela Mecánica de la Armada. Militó en el Encuentro de Organizaciones Sociales en la crisis de 2001 y posteriormente en el MTD Aníbal Verón. Participó en la fundación del Frente Popular Darío Santillán, donde continúa su militancia.

Participó  en la redacción de la publicación clandestina Campana de Palo (1978-1979) y dirigió los periódicos Orsay ( 1984), Retruco  (1988-2000) y actualmente el portal Darío Vive. (www.dariovive.org) .

Vivió en Venezuela entre 2013 y 2016, donde fue asesor del Ministerio de Comunas y trabajó en los talleres de formación política José Carlos Mariátegui. En ese país publicó Crónicas Bolivarianas (Editorial el Perro y la Rana, 2015) y la novela Plan B (El Perro y la Rana, 2018), que pertenece a la zaga que también integran Destiempo, Veteranos de Guerra, Estado de Gracia, Quién mató a Federico Lynch, que fueron publicadas en la Argentina como Cinco veces 70 (Editorial El Colectivo, 2018).

Mujeres Luchando en Venezuela, que edita Herramienta, se publica en simultaneo en Venezuela por la Editorial Trinchera.

 

Ediciones Herramienta. Rivadavia 3772 - 1º "B" (1204) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Teléfono (+54 11)4982-4146 - revista@herramienta.com.ar - www.herramienta.com.ar

 

                                                                    DISTRIBUIDORA HERRAMIENTA

                                                                    pauladiaz.herramienta@gmail.com

                                                                             Tel: (011) 4982-4146

                                                                               Cel: 15-5996-5021

Comprar libro