Falleció el gran poeta alemán Peter Hacks

Bauer, Alfredo

Fue discípulo dilecto de Bertolt Brecht. Y tal vez el único de los epígonos que, como dramaturgo y como poeta lírico, llegó a aproximarse al nivel del maestro. Brecht lo había llevado a la República Democrática Alemana (RDA), y allí surgió, en más de medio siglo, lo sustancial de su obra: más de veinte grandes piezas teatrales, entre ellas adaptaciones creativas de obras clásicas (Aristófanes, Göthe, Meilhac/Halevy, John Gay, Enrique Leopoldo Wagner, Rosvit von Gandersheim, etcétera); muchos poemas líricos en estilo tradicional pero renovadores y rebeldes en su contenido; varios volúmenes de teoría literaria y, -last, but not least!-, una abundante y chispeante literatura infantil. Hacks no dejó de expresar en su producción literaria su identificación con la RDA después de su caída.

Las obras teatrales de Peter Hacks fueron traducidas a muchos idiomas y representadas en todo el mundo. En nuestro país estuvo sobre el escenario durante varios años el drama unipersonal en cinco actos: Conversación en la casa Stein sobre el ausente señor von Göthe, dirigido por Manuel Iedvabni y ejecutado por la actriz Ingrid Pellicori. Fue precisamente la centésima puesta en escena de esta obra llevada a cabo en el mundo; hecho que ocasionó una gran alegría al maestro Hacks.

Con motivo de cumplir Peter Hacks sus 75 años (21 de marzo de 2003), fue editado en su homenaje un libro, en cuya elaboración también pudimos colaborar desde la Argentina. Cuando, en esa oportunidad le expresamos telefónicamente nuestras felicitaciones, nada indicaba aun la proximidad de su deceso.

Todavía no hemos logrado que fueran estrenadas otras obras de Hacks, como por ejemplo, la hermosa comedia en verso Adán y Eva, que enaltece la "desobediencia" como fuente de creatividad, y que ya hemos vertido al castellano.

El poeta Peter Hacks, grande entre los grandes, no obtuvo sin embargo, hasta ahora, el merecido reconocimiento en el mundo. Ha de ser porque nunca estuvo dispuesto a adaptarse a las nuevas relaciones de poder ni a las modas derivadas de ellas, pero tales factores, a la larga, siempre pierden su eficacia, y el mérito genuino se impone.