Novedad editorial

Los derechos humanos desde una perspectiva anticapitalista: Presentación

Celebramos la salida del cuarto número de la colección Cuadernos de Contrahegemonía, Los derechos humanos desde una perspectiva anticapitalista, del presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de la Zona Norte Damián Ravenna. Esta introducción al texto de reciente aparición (coeditado por Contrahegemonía y Herramienta) es de Daniel Sambrana, periodista de FM Tinkunacu, espacio radiofónico donde Ravenna también realiza columnas periódicas sobre la problemática de los derechos humanos.

.

“La conquista del poder cultural es previa a la del poder político, y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados ‘orgánicos’ infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios”.

Antonio Gramsci

.

Entender y demandar la garantía de “los derechos humanos pensados como cimientos para la emancipación social” es la mirada fundamental que aporta Damián Ravenna para transformar la realidad imperante y construir –desde su militancia de base– la sociedad que anhelamos.

En Los Derechos Humanos desde una perspectiva Anticapitalista, desde su rol de militante y Presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires, Ravenna nos introduce en una serie de reflexiones, análisis y propuestas para pensar y repensar los derechos humanos como una herramienta de exigencia a los Estados y, a la vez, de construcción popular de nuevas formas de relaciones que nos permitan avanzar en la reproducción de nuestra vida superando el sistema capitalista que destruye el planeta y cercena diariamente los derechos elementales a más de la mitad de la población mundial.

“Mediante la idea-fuerza de generaciones de derechos se ha buscado consolidar derechos exigibles y derechos que no lo son, sumando para esta perspectiva legalista del reclamo de derechos, a la progresividad de los derechos humanos como un acompañante funcional tanto al derrame de la copa pregonada por los capitalistas neoliberales como así a la espera de la distribución de la riqueza de los capitalistas posneoliberales”, expresa con firmeza el autor, señalando que el orden estatal imperante promueve un vínculo entre los derechos humanos y la vida social que sostiene una función conservadora de la progresividad y la regulación del conflicto social y de los mecanismos de dominación.

La garantía de los derechos humanos no puede esperar y, en este sentido, la conquista de leyes nacionales que abonen a cumplimentar esos derechos representa un avance significativo. Así mismo es fundamental que estas leyes sean secundadas por políticas públicas, organismos y dispositivos que hagan efectivos esos derechos.

“Los derechos humanos son integrales y están interconectados”, nos explica Ravenna al desnudar la lógica capitalista de separar derechos –entre exigibles y no exigibles– para evitar garantizarlos en forma inmediata. Lo que nos recuerda que los derechos humanos no le pertenecen a ningún gobierno pero su cumplimiento es obligación de todos los Estados.

Damián Ravenna es un defensor inquieto, militante, aglutinador y riguroso de los Derechos Humanos y de su función enriquecedora sobre la vida social. Por ello asesora y acompaña a las organizaciones y movimientos sociales, políticos y sindicales donde su colaboración es requerida. Sus reflexiones surgen no sólo de una larga trayectoria militante, de construcción y articulación con diversos sectores en lucha, sino también de una formación constante y generosa que se plasma en sus intervenciones radiofónicas[1] y en sus textos.

Sin dudas esta publicación es un material didáctico, necesario, provocativo y urgente. En estas exposiciones Ravenna repasa con claridad docente los marcos jurídicos, pactos, tratados y convenciones que garantizan los derechos humanos, relacionándolos con los hechos de la actualidad que afectan la vida social y reproducen la injusticia del sistema de dominación y el modelo civilizatorio capitalista.

“La realidad –afirma Antonio Gramsci– está definida con palabras. Por lo tanto, el que controla las palabras controla la realidad”. La acción comunicativa militante de Ravenna es esencial para la formación, el reconocimiento y el pleno ejercicio de la defensa de los derechos humanos en nuestras comunidades. Es una simbiosis entre el acompañamiento y la comunicación como herramienta pedagógica.

Es perentorio tener una mirada y una práctica de defensa de los derechos humanos que nos pertenezca, que no sea funcional a las clases dominantes sino a la clase subalterna y oprimida, y en esa senda transita Ravenna. “Lo que debe quedar claro es que al interior de los derechos humanos existe una lucha que busca que sean una herramienta más de la regulación social, o sean un cimiento para la emancipación social; por ello debemos antagonizar la progresividad con la integralidad, al historicismo europeo con la decolonialidad, al desarrollo con el antidesarrollo y el maldesarrollo, a los derechos exigibles y los que no lo son, con la justiciabilidad de todos los derechos humanos” sostiene el autor.

Las reflexiones plasmadas en las siguientes páginas nos proponen repensar las lógicas capitalistas que se desarrollan detrás del incumplimiento constante de los derechos de los sectores populares y la falta de garantías de los Estados ante esas injusticias. Y son un aporte invaluable para la reflexión/acción sobre las formas de reproducción de nuestra vida cotidiana, antes de que el capitalismo imperante destruya lo que nos queda de nuestra casa común y de nuestra humanidad.

 

[1] Damián Ravenna sostiene una columna radiofónica semanal en el programa de radio “Encuentro con las Noticias”, por FM Tinkunaco.