Israel-Palestina: "Si tomas la tierra, debes darle ciudadanía a la gente"


Por Aziz Abu Sarah

La anexión israelí de Jerusalén Este debería ser una lección para los palestinos en Cisjordania, dice el activista Aziz Abu Sarah. "La lección central que aprendí como jerusalemita es: estás solo". Le entrevista para la revista Local call, Orly Noy, activista política y traductora de poesía y prosa farsi. Es miembro de la junta ejecutiva de B'Tselem y activista del partido político Balad.

A pocos días para que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu declare el 1 de julio la extensión de la soberanía israelí a todos los asentamientos de Cisjordania, el resultado de la anexión aún no está claro. Pero para cualquiera que quiera tener una idea de cómo se verán las cosas del lado palestino, Jerusalén Este ofrece un posible modelo.

El área, hogar de más de 300.000 palestinos, fue anexionada en 1967 de acuerdo con la misma lógica de " máxima tierra, mínimos palestinos ", a pesar de ser parte de Cisjordania, de la cual ha sido desconectada por la fuerza.

Aziz Abu Sarah , de 40 años, es un activista político y ex colaborador de la revista +972 de Jerusalén Este que participó en las elecciones a la alcaldía de la ciudad hace dos años, aunque, como la mayoría de los habitantes de Jerusalén Este, es un residente permanente y no un ciudadano israelí. Cree que los palestinos en Cisjordania pueden aprender mucho de la experiencia de sus homólogos en Jerusalén Este, y que deben tomar las medidas necesarias en consecuencia, desde ahora.

¿Crees que la anexión realmente va a suceder?

Es difícil saberlo, pero supongo que sí. Me sorprendería si no fuera así.

Todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre la anexión, que anteriormente solo se habían presentado como una posibilidad remota. Como alguien que ha vivido toda su vida en territorio anexado, ¿cuál considera que es el significado más importante de la anexión a partir del modelo de Jerusalén Este?

Israel quiere anexionarse el territorio únicamente para su propio beneficio, sin asumir ninguna responsabilidad por las personas cuyas vidas hará más difíciles deliberadamente. Cuando los residentes de Jerusalén Este comenzaron a trasladarse a Cisjordania, lo hicieron porque la vida en Jerusalén se había vuelto intolerable, en términos de [falta de] permisos de construcción, educación, todos los aspectos de la vida bajo el dominio israelí. Para los palestinos, esto hace la vida mucho más difícil.

La experiencia de Jerusalén Este ha sido de una limpieza étnica "tranquila": hacer la vida tan difícil que la gente se vaya por su propia voluntad.

No es realmente un secreto, ni es necesariamente una agenda [específica] de la derecha, también la apoya el centro-izquierda israelí. Utilizan todos los medios disponibles, como el muro de separación, para expulsar a la mayor cantidad posible de palestinos de Jerusalén. Hacen que sea difícil obtener permisos de construcción para que las personas se vean obligadas a abandonar la ciudad y construir al otro lado del muro de separación. Eso es lo que le sucedió a mi familia: construyeron una casa en [Cisjordania] y luego regresaron para alquilar un apartamento en Jerusalén que no era apto para alojar a una familia. Tenemos tierras en [el vecindario de Jerusalén Este de] Wadi Joz, pero no se nos ha permitido construir nada allí, así que mi padre construyó una casa en al-Azariya, a unos 10 minutos de distancia.

Cuando tenía 16 años, me negaron una tarjeta de identidad [de residente de Jerusalén]. Exigieron que demostrase que vivo en Jerusalén. Durante meses tuve que ir a escondidas a la escuela y cada vez que los soldados israelíes me atrapaban, me pegaban. Entonces mis padres decidieron alquilar un apartamento en Jerusalén. Nos mudamos a un piso de dos habitaciones: yo, mis padres y mis dos hermanos que estaban casados ​​y tenían hijos. Dormía en la cocina con cuatro o cinco niños. Ese fue el tipo de anexión que se nos impuso: vivir en condiciones indignas o irse a Ramallah y vivir una vida normal.

Podemos expresar la lógica de la anexión como " máximo territorio, mínimos residentes” a los que se convierte en invitados en su propia tierra.

Así es, invitados que realmente no son deseados. "No nos gusta que estés aquí, pero no tenemos otra opción, así que haremos todo lo posible para hacerte la vida difícil hasta que te vayas". Esto ya está sucediendo en el Área C [de Cisjordania, que está bajo el control total de Israel]: la gente se está mudando a las Áreas A y B [bajo control total y parcial de los palestinos, respectivamente], principalmente porque Israel les hace la vida imposible.

“No creo que Bibi [Netanyahu] o [Benny] Gantz estén planeando integrar a los palestinos que viven en las áreas programadas para la anexión. Dudo que les den tarjetas de identidad azules [en poder de residentes permanentes y ciudadanos]. Creo que piensan que fue un error dárselas a los residentes de Jerusalén Este.

Otra dimensión de la anexión en Jerusalén Este es el aplastamiento de las comunidades locales y el liderazgo. El deseo de Israel de mostrar soberanía ha convertido cada globo con los colores de la bandera palestina en una amenaza que puede llevar al cierre de un evento o centro cultural.

No tengo dudas de que esto sucederá en las áreas que se anexarán. Si las personas tienen una cultura e identidad vivas, van a luchar contra un régimen que les niega derechos y la capacidad de ser palestinos”.

Quizás la lección que los palestinos en Cisjordania deben aprender de la experiencia de Jerusalén es que, en lugar de luchar contra la anexión, que Israel les impondrá de todos modos, ¿no deberían luchar por la igualdad de derechos? ¿Por una tarjeta de identidad israelí, por ejemplo?

Es exactamente lo que pienso. Según las encuestas que estoy viendo, el número de israelíes a favor de la anexión ha aumentado significativamente en los últimos 20 años. La razón es que la gente no lo ve como una amenaza demográfica para Israel, porque tomarán la tierra sin la gente. Si ese es el caso, se debe decirle a Israel: disculpe, pero nada de eso. Si anexiona la tierra, también debe integrar a la gente [que reside en ella] como ciudadanos. Si no insistimos en esto, no veo otra forma de luchar contra la anexión.

Este es precisamente el problema de la Autoridad Palestina: sus amenazas no asustan a Israel. Cuando el primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, dice que si Israel sigue adelante con la anexión, "declararemos un estado palestino en todo el territorio entre el río y el mar", ¿y qué? ¿De qué servirá eso? No tiene ningún poder. No es como en el libro de Génesis, donde Dios dice: "Hágase la luz", y hay luz. Incluso ayudaría a Netanyahu y a la derecha, porque dirán, 'genial, han hecho algunas declaraciones rimbombantes y, como de costumbre, no pasará nada'. La gente siempre juega el juego de Israel, y no lleva a ninguna parte.

Eso es exactamente lo que intenté hacer en Jerusalén. Decir: “¿Quieres que Jerusalén sea parte de Israel? Bien, ¿estás preparado para tener un alcalde árabe?” Y de repente cundió el pánico, y los israelíes dicen que es inaceptable. Lamentablemente, la Autoridad Palestina también se opuso [a mi candidatura], porque temían que los residentes de Cisjordania aprendieran algo de ella y pensaran que ya no hay necesidad de la AP. La idea de un nuevo liderazgo palestino joven es muy aterradora para estos tipos, que tienen más de 70 años”.

Como parte de los Acuerdos de Oslo, la Autoridad Palestina accedió a la exigencia de Israel de permanecer fuera de Jerusalén Este, abandonando así a la ciudad y sus residentes. ¿Crees que ocurrirá lo mismo en las áreas anexionadas en Cisjordania?

Por lo que he visto en sus declaraciones, no tienen ningún plan o estrategia con respecto a lo que harán. Han hecho mucho ruido y discursos, pero finalmente no tienen ningún plan. De hecho, no solo renunciaron a Jerusalén Este en los [Acuerdos] de Oslo, sino también a los residentes del Área C al renunciar a toda autoridad en estas áreas. Creo que realmente no entendieron lo que estaban firmando. No estaban preparados para escenarios de "qué pasaría si". ¿Qué pasa si Israel no cumple con sus compromisos después de cinco años? No se miraba hacia el futuro, y ahora estamos tratando con las mismas personas.

Te diré algo que no tenía la intención de compartir, pero sí, lo diré: hace unos meses asistí a una reunión en la que habló Saeb Erekat, y él dijo: 'Si esta anexión continúa, otros y yo que vivo en el área de Jericó y el valle del Jordán exigiremos la ciudadanía israelí ''. Por supuesto, él no lo hará, está mintiendo e Israel lo sabe. Si sigue adelante, me sorprenderé positivamente, pero las posibilidades son casi nulas.

La principal lección central que aprendí en la vida como un jerusalemita es que 'estás solo'. Los residentes de Jerusalén Este lo saben bien: no tenemos motivos para confiar en [el presidente palestino] Mahmoud Abbas, la Autoridad Palestina o Israel. También lo vimos durante la crisis del coronavirus: las personas crearon increíbles redes de apoyo de forma independiente, porque entendieron que si esperaban a la AP, no pasaría nada, e Israel ciertamente no iba a cuidarlos. Y esto es lo que los residentes del Valle del Jordán deben entender: no tienen apoyo y no recibirán ayuda de nadie. Ni de la AP, ni de la UE, ni de Israel. Esto es importante porque afectará la forma en que se organizan. Por supuesto, una vez que comiencen a organizarse políticamente, la Autoridad Palestina hará todo lo posible para frenarlos porque representa un riesgo para la AP.

Si se lleva a cabo la anexión, ¿qué posibles soluciones futuras quedan?

Primero, es obvio que tras la anexión, cualquier persona que todavía crea en la solución de dos estados se está mintiendo a sí misma. Tzachi Hanegbi [un ministro israelí y miembro del partido Likud] dijo explícitamente a los colonos: "No se preocupen, no existirá un estado palestino".

Tampoco creo que la izquierda israelí gane pronto. Incluso si lo hace, ¿qué es 'la izquierda'? ¿El Partido Laborista que forma parte de este gobierno anexionista? ¿Yair Lapid? [Líder de oposición centrista]Se lo digo a los palestinos antes que a los israelíes: debemos entender que el sueño de un estado palestino es actualmente una especie de tranquilizante. Nos calma, pero sabemos que es una mentira. Un estado palestino, tal como lo hemos imaginado, no llegará a existir.

¿Cuáles son las otras opciones? Una federación o confederación, o un estado. No creo que haya muchas opciones. De hecho, estoy de acuerdo con cualquiera de estas dos posibilidades, porque si hay una especie de federación, dará expresión a las identidades nacionales de cada pueblo, y en el caso de un estado, creo firmemente en el ideal democrático. Si israelíes y palestinos aprenden a vivir juntos de alguna manera, un solo estado ofrecerá un tipo diferente de equilibrio entre las comunidades religiosas y laicos, un equilibrio que no existe en ninguno de los estados.

Cuando me postulé para alcalde, una de las conversaciones más divertidas que tuve fue durante una entrevista en una estación de radio ultra ortodoxa. Fue una de las conversaciones más respetuosas que tuve. El hombre que me entrevistó fue tan generoso y divertido para hablar, que hizo preguntas serias, pero al final dijo algo que me hizo reír: 'Sabes qué, no me opongo a que ganes las elecciones, porque nos llevaremos bien con los musulmanes, trabajaremos juntos para detener a estos laicos'. Claramente no me conocía, pero hay un punto en lo que dijo: hay una gran comunidad religiosa musulmana en Jerusalén Este, y si se organizase y participase en las elecciones municipales, puedo ver cómo trabajaría conjuntamente con los ultra ortodoxos judíos. Creo que estas comunidades pueden llevarse muy bien también a nivel nacional, aunque no sería el tipo de país en el que me gustaría vivir.

Aziz Abu Sarah es  activista palestino, empresario y ex colaborador de +972, se postuló para alcalde en las elecciones de Jerusalén de 2018.

Publicado por sinpermiso

Fuente:

https://www.972mag.com/annexation-east-jerusalem-aziz-abu-sarah/

Traducción:

Enrique García