Argentina: El 24 de marzo y la cuarentena


Por Silvio Schachter

Este 24 de marzo tendrá  la triste paradoja que, mientras las FFAA están en las calles, la gente  ante la prioritaria e imprescindible  cuarentena, debe estar recluida en sus casas.

Este hecho inédito, cargado de malos presagios, devino también en que se escuchen voces supuestamente progresistas no solo avalando sino que más aun,reclamando la imposición del estado de sitio y el toque de queda para hacerla cumplir,como única respuesta ante actos de egoísmo e irresponsabilidad que atentan contra la vida de toda la sociedad.Posiciones que empatizan  peligrosamente con  las argumentaciones que justifican  las medidas tomadas por el presidente represor Sebastián  Piñera en Chile.

Cuando el miedo se vuelve irracional, las excepcionalidades se pueden utilizar para imponer  lo que  hasta hace poco parecía impensado. El aislarse y no moverse, en una sociedad que hizo de la dinámica globalizadora de la comunicación y el movimiento constante un modo ser, junto al pánico al contacto físico, están generando  nuevas subjetividades que como parte de la desesperación y la sensación de impotencia ante, el COVID 19,  un enemigo invisible, no deben ser utilizadas  para legitimar la cancelación de derechos, ni menos para blanquear la historia del terrorismo de Estado, tampoco para diluir el conflicto social bajo la falacia del lema de“todos en el mismo bote”. Son muchas las lecciones del pasado sobre la manipulación política de situaciones de crisis que deberían recordarse, porque del  comportamiento social en el dramático escenario actual, dependerá cómo será el  tiempo próximo, donde probablemente nada será igual.

Recientemente se hizo sentir el rechazo a dar vuelta la página, y quedó claro que  no olvidamos ni perdonamos. Durante los años de plomo los pañuelos blancos desafiaron al feroz enemigo visible y el 24 de marzo se fue transformando  en un hito del Nunca Más, de  memoria, verdad y justicia. Más allá de la forma que adopte en estas durísimas  circunstancias que  hoy nos afectan gravemente,  nada ni nadie puede arrebatar ni conciliarel sentido  de este símbolo de lucha, resistencia y rebeldía

¡30.000 DETENIDOS DESAPARECIDOS, PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!

Silvio Schachter es miembro del consejo editorial de Herramienta