Ayuda humanitaria, Gaza y Venezuela y el doble discurso


Por Silvio Schachter

El que no conoce la verdad es simplemente un ignorante. Pero el que la conoce y la llama mentira, ¡ese es un criminal!...” Bertold Brecht

En Gaza viven un millón y medio de palestinos, sufren de los peores atropellos, a diario para trabajar tienen que pasar por humillantes puestos de control militar en donde son registrados, insultados, tratados a patadas, requisados, rechazados. El agua es racionada al antojo de los israelíes, las casas demolidas sin previo aviso y los ocupantes lanzados a la calle para construir nuevos asentamientos israelíes, la comida racionada, los hospitales carecen de medicinas, los habitantes palestinos son vigilados, reprimidos y asesinados. Es una verdadera cárcel a cielo abierto. Como parte de esta política desde junio de 2007 Israel impuso un fuerte bloqueo a la Franja de Gaza.  

En mayo del año 2010 un conjunto de activistas de 60 países organizaron una flotilla solidaria que llevaba a Gaza 10.000 toneladas de ayuda humanitaria, básicamente materiales de construcción y medicinas. Entre ellos se encontraba el escritor sueco Henning Mankell, autor de la saga del detective Wallander y varios parlamentarios de Alemania, Noruega, Suecia, Bulgaria e Irlanda.También viajaba a bordo de uno de los barcos la norirlandesa Mairead Corrigan Maguire. De 66 años y nacida en Belfast, ganó el Nobel de la Paz en 1976, por su iniciativa The Peace People para lograr una salida no violenta al conflicto norirlandés.

Cuando la flotilla se hallaba aún en aguas internacionales, comandos de marina israelíes lanzaron, el día lunes 31 de mayo a la madrugada, un asalto sangriento que costó la vida de 10 activistas y produjo decenas de heridos,. El brutal acto, calificado justamente  como terrorismo de Estado, fue ocultado o tergiversado por los grandes medios y no fue condenado ni  por EEUU ni por ninguno de los que hoy llaman a invadir Venezuela utilizando una pantomima de ayuda humanitaria como punta de la agresión.

Presentes en Cucuta, de  esta maniobra participaron tres  mandatarios, quienes se abrogan ominosamente la defensa de la democracia en el país bolivariano: Sebastian Piñera presidente de Chile, quien hizo su carrera política dentro  del partido Renovación Nacional creado por civiles y militares pinochetistas para dar continuidad a la política del dictador chileno; Ivan Duque, presidente de Colombia, un hombre estrechamente vinculado al ex presidente  Alvaro Uribe, quien está involucrado en la creación del narco-estado colombiano, acusado de ser partícipe activo en la formación de grupos paramilitares y crímenes de lesa humanidad y Mario Abdo presidente de Paraguay por el  Partido Colorado, el partido del dictador Alfredo Stroessner,quien ejerció un gobierno criminal durante 35 años y de quien su padre fue secretario privado. Abdo declaró a poco de asumir. “Stroessner hizo mucho por el país”.

Ellos junto a otros partidos de derecha integran la Union de Partidos de Latinoamérica, la UPLA de la que también forma parte el PRO. Un recorrido por su membrecía es un catálogo de lo peor de la historia política de nuestra América.

Silvio Schachter es integrante del consejo de redacción de Herramienta