Diálogo con Jorge, de Venezuela


Por Néstor López

Jorge Paz vive en Maracay, Aragua, una de las ciudades más importantes de Venezuela, ha sido trabajador del gremio de los servicios eléctricos donde se jubiló. Fue dirigente gremial y de varias luchas, estuvo en el directorio como representante obrero y se negó a ser ministro de energía en el gobierno de Chávez, disgustado por el autoritarismo y sus consecuencias: la corrupción. Fue militante durante toda su vida del PST  venezolano hasta su división, cuando un sector de ese partido brindó su apoyo al gobierno y él consideró que era central mantener su independencia política. En diálogo con Comunizar, nos cuenta sus impresiones desde la Venezuela de hoy.

Hay una conjura de gobiernos hipócritas, Macri, Bolsonaro, Trump, que se inclinan gustosos al hacer reverencias a los títeres del capital en medio esta crisis mundial que los zapatistas llaman “la Tormenta” y que se  traduce en un genocidio mundial que calculan en unos 4.000 millones de personas, lo vemos en Siria y ahora en Latinoamérica. Esos mandatarios son hipócritas porque dicen que son democráticos  y viven haciendo lo opuesto a lo que prometieron y más viven destruyendo el planeta. Ahora han desatado una campaña de cercamiento a Venezuela. Se dicen demócratas y no lo son.¿Y Maduro? Se dice militante del “socialismo bolivariano del siglo XXI, pero ¿qué es ese “socialismo”? ¿en qué se diferencia del capitalismo?

Jorge: Hablas de “conjura” y seguro que sí la ha habido y hay, la derecha y el imperialismo que apoyados en los fracasos de los gobiernos “progresistas” en Latinoamérica, han recuperado el poder, quieren barrer todo lo que tenga algo de tufillo a pueblo y no hay dudas de que en Venezuela con el gobierno de Chávez, y durante un tiempo el pueblo mejoró, avanzó, tomó conciencia de muchas cosas. Esas raíces, esas veleidades, esa rebeldía, no puede ser tolerada por ellos y no descansarán hasta hacer papilla así sea sólo el recuerdo. ¿Cómo van a tolerar liderazgos que tuvieron la osadía de ir a la ONU y decir que “aún huele a azufre” como lo hizo Chávez asociando al gobierno de USA con la malévola figura del Satanás cristiano. Claro que son hipócritas. Cómo creerle a Macri y su disolución de importantes conquistas sociales históricas en Argentina, o a Duque que en su gobierno van casi 500 líderes sociales y ex guerrilleros asesinados, al homofóbico y racista Bolsonaro que dice que los negros ya ni para procrear sirven, o al falso de Piñera en un país donde las leyes laborales son aún de la dictadura, a Lenin Moreno que incitó a los ecuatorianos a perseguir y golpear inmigrantes venezolanos por un asesinato cometido por uno. Y qué decir de ese redomado idiota de Trump del que sobran palabras para calificar.

Además de ser sirvientes del capital estos mandatarios hacen lo que quieren, como los reyes y no se los puede sancionar, controlar, revocar. Por eso en la Comuna de París el pueblo alzado impuso el derecho popular de revocarles el mandato si no son fieles a los fines para lo que fueron designados,¿hay revocabilidad de mandatos en Venezuela?

Jorge: Si, nuestra Constitución prevé la revocabilidad del mandato vía referéndum del presidente y cualquier cargo de elección popular, pero a mitad de mandato, en nuestro caso a los tres años, pues son mandatos de seis. Pero tampoco es fácil hacerlo pues lo han normado de tal manera vía leyes y resoluciones que la hacen muy difícil, además éste es un poder con vocación totalitaria y controla el poder judicial, el electoral y como la oposición ganó muy ampliamente la Asamblea Nacional que es el poder legislativo, pues la declararon en desacato e hicieron una Asamblea Nacional Constituyente con la que la sustituyeron, y desde allí legislan también.

En ese resquicio de poder se ha apoyado la oposición para el 23 de Enero y si, con millones de personas en las calles respaldándolos en más de 250 ciudades y pueblos, en ese escenario se autonombró Guaido como presidente de la República encargado, quien a principios de año fue designado Presidente de la Asamblea Nacional.

Ahora tratan de justificar ese autonombramiento con aberraciones jurídicas como una “legitimidad de origen fáctica”. Para mí es claro que es algo similar a la autoproclamación de Carmona en el 2002, sólo que ahora tristemente a diferencia de aquella vez las masas en la calle que rescataron a Chávez, ahora en la desesperación de vida que tenemos, apoyaron la jugada de fuerza del imperialismo y la derecha.

No se sabe si la jugada les saldrá bien, pues hasta ahora ambos sectores de poder se mantienen firmes, cada uno moviendo sus piezas, la gente a la expectativa y sufriendo nuevos embates de los precios exorbitantes que no cesan de subir, ahora a diario.

Otra medida para garantizar la conducta recta de los diputados y gobernantes son las Asambleas Populares, es decir la participación horizontal en la elaboración y en definir qué camino se va a seguir . En la reforma de la Constitución que hizo Chávez ¿hay garantizada estas medidas?

Jorge: Pues hasta ahí no llegó la democratización del poder, se conceptualizo o se hizo como consigna el sustituir la idea de “democracia representativa” por “democracia participativa” pero nunca se avanzó más de ahí, primero por el caudillismo de Chávez y después por el retorno a las peores formas de abuso y control del poder por los “alacranes” (como muy bien los definió el general Muller Rojas, una de las veces que se distanció de Chávez) de Maduro, de Diosdado Cabello, de Rafael Ramírez, que lo sustituyeron después de su muerte.

Este es un régimen con vocación totalitaria, muy parecido a una dictadura, si acaso no lo es.

En coherencia con esta política se formó la Comuna de París. Allí el poder judicial, ejecutivo y legislativo era uno e indivisible, y con ida y vuelta a las Asambleas. Esta forma de vivir implica invertir la pirámide y pasar de un sistema verticalista a uno horizontal, y no es un proyecto idealista, así funcionó durante 72 días en París que tenía cerca de 1.500.000 habitantes en 1871 y así funcionan hoy las Comunas zapatistas de Chiapas y las Comunas de los kurdos de Rojava en Siria. Sé que Chávez habló de hacer comunas en Venezuela, es más hay entusiastas que dicen que había y hay funcionando miles. Dos preguntas:  ¿hay Comunas? y ¿son verticalistas o nacen, viven y se desarrollan en forma horizontal desde la base? Porque la Comuna de París y las de Chiapas y Rojava, van en camino a disolver el Estado, son antagónicas del estado y su poder.

Jorge: Aquí el poder legislativo, ejecutivo y judicial es uno e indivisible, pero sin asambleas y más bien contra las asambleas o cualquier forma de intentar decidir autónomamente. Este es un régimen con vocación totalitaria, muy parecido a una dictadura, si acaso no lo es.

Las Comunas fueron algo impulsado por Chávez, pero controladas desde arriba, desde el poder, verticalistas, adocenadas, como otra manera de controlar el poder. Sí, están instituidas, como una forma de participación vecinal, barrial, pero para controlar, no para desarrollar poder autónomo. A través de ellas, de las Juntas Comunales, se hacen censos para la venta de productos alimenticios subsidiados, ayudas sociales, médicas, pero manejadas arbitrariamente, son un asco, otro nido de corrupción y centralismo, la gente en silencio odia a la mayoría de estas Juntas Comunales por su descaro de quedarse con cosas que deberían repartir.

Puede haber habido alguna Comuna autónoma, que intentó hacer cosas distintas, honestamente. Conozco un caso en la ciudad de Barquisimeto, pero sólo ese y creo que ya la ahogaron. Las que lo intentaron fueron liquidadas muy tempranamente. Decir que hay Comunas para justificar este horrible régimen derechizado es convertirse en cómplice, yo no lo soy.

La mafia de la distribución de alimentos la controlan los militares y por supuesto nadie los controla a ellos.

Pasemos a la vida común de los trabajadores venezolanos, vos sos un trabajador jubilado ¿Cuántos bolívares cobras y cuánto cuesta un kilo de harina pan o de carne?

Jorge: El salario mínimo, que por ley también es el mínimo y también máximo al menos de la pensión de los jubilados fue aumentado a partir 15 de Enero a 18.000 bsS, antes era 4.500 bsS, nadie puede vivir con este monto, buena parte sobrevive por la ayuda de las remesas de familiares (este es mi caso) que se han visto obligados a emigrar, se estima en tres millones y la sangría sigue con un estimado de cinco mil a diario.

Un paquete de un kg. de Harina Pan, harina de maíz precocida básica en nuestra dieta está entre 3.000 y 3.500 bsS, un kilo de carne de los cortes más baratos entre 7.500 y 10 mil, un kg. de queso, duro, para rallar, que es el que se puede comprar, ayer llegó a 20 mil bsS, un kilo de papas en 9 mil, cebolla en 6 mil, eso hoy, mañana seguro todo será más caro. Ya hasta duplican precios en un sólo día, nadie controla esto. El mamarracho gobierno se reúne con empresarios y acuerdan ajustes de precios, que en ese mismo momento ya los empresarios los han puesto más caros y no los bajan.  La mafia de la distribución de alimentos la controlan los militares y por supuesto nadie los controla a ellos.

Es una tragedia la situación de la clase trabajadora, las empresas se vacían pues esos salarios no alcanzan muchas veces ni para pagar los pasajes del transporte público, prefieren los riesgos y humillaciones a que muchísimos de nuestros compatriotas son sometidos en países como Ecuador, Colombia, Perú, Panamá, países que hasta no hace tantos años fueron recibidos aquí y nunca maltratados como ellos nos hacen hoy, hay gran resentimiento aquí contra esos países por eso.

Los trabajadores muchas veces ni van a cobrar las liquidaciones de fin de la relación de trabajo por la miseria que representan. Los servicios públicos como electricidad, telefonía, gas, medio funcionan porque sus trabajadores reciben pagos por debajo de la mesa de quienes tienen alguna falla o requieren una bombona de gas. Desde el punto de vista de la “ética proletaria” y sin querer juzgar a nadie, menos estar en su pellejo, esta ética ya no existe, ha sido destruida y la lucha por sobrevivir como sea es lo que se ha impuesto. Los sindicatos son poco más que un adorno, ya habían sido prácticamente arrasados en pleno Gobierno de Chávez, ahora es peor. En salud y maestros ha habido huelgas de más de un mes e igual han sido ignorados. El origen obrero de Maduro (que es más ficción que realidad) no ha servido de mucho, bueno si, para jodernos más.

A nivel de esta angustia ¿hay formaciones de pobladores para controlar la distribución de los productos básicos de la canasta familiar? ¿Quién controla la distribución?

Jorge: No, no existe tal control por parte de la población. Eso está controlado por los Consejos Comunales que son apéndices del partido de gobierno y amenazan e intimidan con no entregarle a quien critique o se queje. Como dije, son odiados en silencio por la gente, pues son lo que aquí llamamos “sapos”, delatores. Muy pocas son las excepciones donde manejan eso transparentemente y también duran muy poco al frente de esa distribución quienes lo hacen bien. La gran distribución al mayoreo, es controlada por militares quienes hacen grandes negocios con eso. Hay Generales al frente del control de cada rubro alimenticio y de los grandes centros de venta de alimentos.

El gobierno ha perdido cualquier apoyo popular, su respaldo es el de las fuerzas armadas

¿Quién apoya al gobierno? ¿Los militares?, ¿Los pobladores? ¿una combinación de sectores?

Jorge: El gobierno ha perdido cualquier apoyo popular, su respaldo es el de las fuerzas armadas, hasta ahora muy unidas pues son los que manejan grandes negocios, la corrupción los une hasta ahora. La oposición aprobó una ley de amnistía para los que dejen de respaldar a Maduro, hasta ahora no les ha dado resultado, pero puede ser que con el pasar de los días algo logren, recuerden lo falso que son los militares. No parecen tener los opositores gran fuerza o importantes contactos al interior de la fuerza armada, los han ido detectando y arrestando o sacando de militares activos. El Gobierno tiene buenos servicios de inteligencia al interior de los cuarteles, el G2 cubano ha sido decisivo en montar ese andamiaje.

Por supuesto tienen apoyo de los “enchufados” que son los favorecidos de las prebendas y actos de corrupción en el vivir cotidiano del país.

En las gigantescas marchas del 23 de Enero y las protestas nocturnas en urbanizaciones y barrios, no ha sido mucha la participación y en los sitios de mucha pobreza tampoco, no porque no rechacen a Maduro, que sí lo hacen (no tanto así con el recuerdo de Chávez) sino porque que el subsistir cotidiano, el temor a perder las ayudas sociales pesa mucho, y creo que la intuición y desconfianza en que un gobierno de la oposición les suprima todas las ayudas sociales que aún mantienen, que seguramente haría, no en lo inmediato claro, comida subsidiada, pensiones de varios tipos, por vejez, el 100% de adultos mayores tiene pensión, embarazo, hogar…

Quienes hoy están en pugna son dos sectores del poder, uno centrado en la institución legislativa y otro en la burocracia del poder ejecutivo, ¿hay algún movimiento desde abajo que trate de desarrollar una política de independencia del poder?

Jorge: No, la polarización es total, claro, hay sectores disidentes del chavismo que han venido rompiendo con el PSUV que denuncian lo ocurrido como un intento de golpe de Estado urdido por el imperialismo, y a la vez denuncian a Maduro como usurpador, alguno ha planteado el referéndum como salida, pero es todo muy marginal.

¿Qué hacen, qué dicen, cómo se expresan los jóvenes?

Jorge: Te comento que el fenómeno de la enorme emigración de los últimos tiempos ha sido en lo fundamental de la juventud, la derrota de las violentas protestas del 2017 que tuvo de protagonistas y principales víctimas de la brutal represión del régimen a la juventud de la clase media, esos jóvenes por miles, decenas de miles, después de la derrota y frustración con el liderazgo opositor decidieron irse del país. Últimamente la migración y también en su mayoría de jóvenes se ha extendido a los sectores más pobres, a los barrios más humildes.

El régimen se ha especializado en la represión

¿De qué lado está la policía? ¿A quién reprime específicamente en la calle?

Jorge: La policía se ha mantenido fiel al gobierno, por supuesto, su predilección represiva han sido las protestas políticas y también los reclamos sociales. En la última marcha en el Estado Carabobo hubo una muestra de simpatía de algunos de la Brigada motorizada hacia la marcha de oposición, pero es un hecho aislado.

La represión en lo fundamental ha estado a cargo de la muy odiada Guardia Nacional, son brutales, implacables, muy corruptos y eso los hace mantenerse monolíticos en apoyo al régimen. Tienen el control de los pasos fronterizos, alcabalas, puertos y aeropuertos es descarada su práctica de corrupción, por supuesto el régimen lo tolera, es una manera de mantenerlos fieles. Dos días antes de las protestas del 23 de Enero unos veinte elementos de tropa comandados por un sargento se alzaron, tomaron un comando pero fueron rendidos muy rápidamente, usando terminología futbolera, quedaron en “posición adelantada”. En la zona donde tomaron el comando hubo alguna protesta popular apoyándolos, pero no fue ni numerosa ni tampoco duradera.

El régimen se ha especializado en la represión. Para la más selectiva utilizan a la policía política, el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia), también los han metido en las empresas públicas. Usan el FAES (Fuerza de Acciones Especiales) para asesinar delincuentes en las barriadas, a donde llegan asesinando a malandros y también a cualquiera, son una fuerza de asesinato.

Venezuela es un país donde la delincuencia ha crecido enormemente, la inseguridad es uno de nuestros más graves males, el atraco, robo, crimen se ha convertido en algo normal y cotidiano, eso ha sido un caldo de cultivo para la corrupción policial y de la justicia, el CICPC policía del sistema judicial además de asesinar impunemente, cobra en dólares por arreglar detenciones, no pasarlos a tribunales y pasándolos en complicidad con jueces, también arreglan lo que sea.

Algunos pensamos que el aspecto más grave de la crisis es el ético, aquí se perdió cualquier valor o norma, las más elementales incluso y eso será también lo más difícil de arreglar, si acaso hay arreglo posible.

¿Qué puedes defender?

La información que nos llega de algunos sectores afirma que todas las movilizaciones son de derecha y pretenden llevar adelante las políticas de Trump y otros gobiernos antichavistas… Todos los que se movilizan y dicen basta Maduro se pueden considerar así que no existe una reivindicación de libertad aunque se exprese confusamente. ¿Habrá un pequeño espacio para la esperanza por fuera de los políticos estatales y profesionales del capitalismo?

Jorge: Es la oposición de derecha la que maneja todos los hilos y claro que los gobiernos de derecha de Latinoamérica están detrás y en apoyo a ellos, en particular Duque, de Colombia, para quien Venezuela es casi un hecho de política interna para él y por supuesto Trump es la principal garantía para todos. Pero la reflexión también debe incluir el cómo es que gobiernos, que han jodido a sus países, un idiota como Trump hayan logrado asumir ese liderazgo. Para mí la respuesta es que no hay nada que defender en un gobierno tan derechizado como éste de Maduro, que le entrega el país a las multinacionales mineras yanquis y canadienses, a las petroleras yanquis, europeas, chinas y rusas, que ha destruido el país, separado las familias, que son unos pillos y corruptos, incapaces además. Que son ostentosos en sus corruptelas, que nos matan de hambre, que te mueres por falta de medicinas o atención médica si no tienes dólares para pagar, que los servicios públicos son cada vez peor, falta agua en las tuberías, los apagones cotidianos, la telefonía un desastre, que además en las calles y barrios te mata el delincuente o el policía, que tienes que trasladarte en camiones abiertos como transporte público que además ponen las tarifas que les viene en gana, que el gobierno decreta y decreta y nadie acata nada, que no hay sueldo o pensión que alcance, cobras hoy y mañana ya no tienes nada, que conseguir que comer es algo dificilísimo, no sólo por los precios, sino que la gente más pobre tiene que esperar las bolsas y cajas de comida que no llegan a todos ni es regular y constante, que tienen que hacer colas desde las 3 o 4 de la mañana, o desde la noche anterior quedarse a las puertas del supermercado para que al día siguiente hagan lotes de gente y hagan un sorteo para vender sólo a dos o tres lotes de los 7 u 8 en que los agrupan. Que ir a una de nuestras muy hermosas playas se ha hecho totalmente prohibitivo o peligroso por los robos, ir a un cine es algo lujosísimo, que han convertido la vida cotidiana en algo infernal, pero que además se ve que vamos para peor, que no hay esperanza, que están sepultando el futuro, sino lo hicieron ya.

Claro que da rabia, mucha rabia oír a cada vez más gente pedir que nos invadan los gringos, que sigan y apoyen a un total desconocido como lo es Guaido pero, ¿Qué puedes defender?.

Muchos chavistas que estaba descontentos pero que mantenían distancia de lo que convocaba la oposición ahora fueron a los cabildos y a las marchas, es que nos reventaron la vida a cambio de nada, de absolutamente nada. Yo mismo no fui a esas marchas por prurito.

Hoy es 26 de Enero de 2019, todo sigue muy confuso, cada sector trata de mover sus piezas, pareciera que ambos quisieran negociar, pero creo que ya no hay margen mínimamente aceptable para ninguno: sin salir Maduro la oposición no cederá, la salida de Maduro es inaceptable para el chavismo. No es fácil hacer pronósticos definitivos, pero creo que el gobierno está muy debilitado, busca espacios de negociación, dicen que están de acuerdo con lo que proponen México y Uruguay, Maduro dijo que está dispuesto a reunirse con Guaido.

La oposición hoy convocó a nuevos cabildos para insistir con la ley de amnistía, tal vez no sean tan numerosos, hablan de una  nueva marcha la próxima semana, si el gobierno los deja será más grande que las anteriores, las calles son de la oposición, los cuarteles, por ahora, del gobierno.

La presión internacional arrecia para que Maduro se vaya o convoque a nuevas elecciones. El domingo vence el plazo para que USA retire a sus diplomáticos, dicen que no lo harán y nombraron a Eliot Abrans de pasado siniestro en Centroamérica como su representante para “restituir” la democracia aquí.

El apoyo a Maduro es poco y lejano, si a China le dan garantías de la deuda del país con ellos, mirará para otro lado. La dirigencia China es totalmente pragmática, tal vez los rusos por razones de geopolítica mantengan más firmeza, los apoyos en Latinoamérica son débiles, países pequeños y con muchos problemas propios, la hipocresía europea se va perfilando con Francia que reprime a los chalecos amarillos y su presidente Macron tiene 75% de rechazo, exige elecciones acá pero no las hace allá, los “socialistas” españoles exigen elecciones que ellos niegan a los catalanes a cuyos dirigentes mantienen en las cárceles, Inglaterra enredada en un Brexit aún le queda tiempo para sumarse al coro de farsantes doble moral, pero así está el mundo.

Creo que el gobierno de Maduro no podrá salir de esta. Si no tiene apoyo popular y no sé hasta dónde logre mantener el de los militares. Aun así las últimas cartas no parecen echadas y aún saliendo Maduro no estará “solucionado” todo, hay apoyantes al régimen muy radicalizados y armados. Nadie la tiene fácil, mientras tanto nuestra vida cotidiana seguirá en la ruina y empeorando. Amanecerá y veremos dice el viejo refrán.

Néstor López es integrante del Consejo de Redacción de Herramienta

Esta entrevista fue publicada por el portal Comunizar: http://comunizar.com.ar/1440-2/