Argentina, Brasil, México entran en la tormenta. ¿Quo vadis América Latina?