CUBA y EEUU reanudan relaciones diplomáticas. Causas y azares

Schachter, Silvio

 
 
 
 
 
 
 
Breve guión para reflexionar sobre el tema.
 
1- La tenaz resistencia del pueblo y gobierno cubano a las presiones, chantajes y provocaciones del imperio.
 
2- La solidaridad internacional ante la agresión de la que Cuba ha sido objeto durante mas de 50 años.
 
3- El reconocimiento de Obama del fracaso del bloqueo, que ha terminado aislando mas a EEUU que a Cuba.
 
4- La recomposición de las relaciones económicas, políticas y culturales de Cuba con el resto de Latinoamérica y el mundo. La presencia activa de Cuba en los organismos regionales e internacionales. Las nuevas formas de cooperación política continental que han debilitado las estructuras creadas para la lógica del patio trasero.
 
5- El paso de un mundo bipolar a un planeta globalizado de múltiples poderes, que ha vuelto anacrónica tácticas nacidas en el periodo de la guerra fría.
 
6- Los cambios operados en la isla, amplían las posibilidades de hacer negocios. La creciente presencia económica de Europa y sobre todo de China. La globalización capitalista aumenta la disputa por territorios y mercados y disipa las fronteras ideológicas.
 
7-En el marco de las tensiones que generan los proyectos sobre el futuro del socialismo a la cubana y sus contradictorios desenlaces, es mejor tener una embajada que no tenerla.
 
8- La actividad Vaticana en la gestión refleja la incipiente influencia y la mayor libertad de la iglesia católica en la sociedad cubana y su voluntad de enfrentar otros cultos de raíz popular extendidos en la isla. Juan Pablo II visito  La Habana iniciando este proceso.
 
9 -Obama termina su mandato, no puede ser reelegido, por tanto no esta condicionado por los votos  cubanos del poderoso estado de Florida. Como todos los que abandonan la Casa Blanca, esta pensando en mejorar su imagen,  como ex-presidente, habida cuenta de sus promesas incumplidas y el desprestigio por el continuismo en la política belicista que ha sostenido en su gobierno.
 
10-Si bien el bloqueo económico continua, se resquebraja y su final estaría próximo. Se derriban muros, es tiempo de celebración, pero es un tiempo cargado de desafíos y nuevos interrogantes.
 
Silvio Schachter