Globaloney. El lenguaje imperial, los intelectuales y la izquierda. Prólogo de Eduardo "Tato" Pavlovsky

Pavlovsky, Eduardo

Quisiera empezar por un párrafo final de uno de los capítulos del libro: "No quiero terminar sin llamar a apoyar a todos estos movimientos, o sea, las FARC, el Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil, los zapatistas, en esta gran lucha antiimperialista y anticapitalista que tiene posibilidades de ser ganada". La esperanza -de un luchador infatigable como Petras- contagia alegría, pasión, admiración y respeto por las formas insurreccionales "sociales" a inventar que construyen en Latinoamérica la utopía de un nuevo modelo de socialismo. Por fuera de los partidos políticos tradicionales de izquierda. El nuevo socialismo será alegre o no será.

Cuando lo conocí a Petras -nos encontramos en la plaza Rodríguez Peña un sábado a la mañana- recuerdo que hablamos de marxismo -de Latinoamérica-, nos sacamos una foto juntos y después hablamos de mujeres. De nuestras resonancias personales sobre la maravilla de la mujer -sexo-abandonos mutuos-esperanzas-enamoramientos y mutuos pánicos a la soledad.

Para mí fue una mañana completa. Sin abandonar nuestras reflexiones políticas - pudimos hablar libremente de nuestras relaciones con las mujeres. De nuestras subjetividades mutuas. Pensé en una frase de Trotsky: "no solo de política vive el hombre".

Siempre pensé que uno de los tantos factores que influyeron en la caída del socialismo real era un cierto tono de desprecio por los afectos y emociones existenciales de las personas, que determinaban un desconocimiento total de las subjetividades del hombre en el socialismo. En concreto: lo que pasaba en la cabeza de la gente.

Hace pocos meses almorcé con Petras en Buenos Aires, donde trató el tema del MST y surgieron pequeñas diferencias respecto de Chávez o al acontecimiento venezolano. Una semana después recibía un hermoso cuento literario sobre nuestro encuentro. Petras inventaba creativamente el encuentro trazando una línea de fuga de la realidad que le permitía una desterritorialización y la creación de un nuevo espacio ético-estético. Ritornelo o acontecimiento deleuziano. A él no le gustaría esta descripción. Pero Petras tiene además de su férrea línea política infatigable, una ternura que emana por fuera de la representación. Yo capto su ternura llena de humor. Ternura estética de la amistad. Digamos la verdad, hay marxistas tristes y alegres. La burocracia soviética era triste. Los jóvenes universitarios que conocí en Leningrado en 1971 eran alegres y ávidos del conocimiento que no les llegaba. Recuerdo el interés de un psicólogo de arte por la temática de la antipsiquiatría y las teorías de Ronald Laing y David Cooper (dos eminentes psiquiatras marxistas ingleses que incluían la subjetividad como tema político).

Es muy importante la conferencia sobre "Globalización e imperialismo". Se refiere Petras al bastardeo con que se utiliza el término globalización -incluido también por un sector de la izquierda- y que construye la idea de pensar a la globalización como integración o comunicación. No hay tal, nos afirma Petras.

De las 500 empresas más grandes del mundo, vehículos de circulación de capitales como instrumento de la globalización, el 49% son norteamericanas; 37% son europeas y el 10% japonesas. El mundo globalizado en estas pocas manos. Circulación de capitales financieros que no aumentan la productividad sino solo las ganancias de un sector. Colonización financiera. Es ideológico, dice Petras, hablar de la inevitabilidad de la globalización. Es un argumento psicologista-desmoralizante que propone debilitar la capacidad crítica en formular y plantear otras líneas alternativas posibles.

En cuanto a la concentración de ingresos en Estados Unidos. Hace 20 años, dice Petras, un Chief Executive Officer ganaba 80 veces más que un obrero. Hoy gana 430 veces más. Los trabajadores norteamericanos trabajan 2.000 horas por año, un 20% más que hace 20 años. Hay 45 millones de norteamericanos sin ninguna cobertura de salud ni privada ni pública, y existe una prosperidad visible de un 30% de la población. También describe aquí el funcionamiento de las ONG.

¿Cuáles son las configuraciones que más se han beneficiado?

Las relacionadas con la circulación de capital especulativo. El capital que circula no invierte en el mejoramiento de la productividad. Entra un día y sale al día siguiente.

En "Democracia y capitalismo" se explaya magníficamente sobre la dicotomía entre autoritarismo militar y democracia electoral. Existe la posibilidad, dice Petras, de considerar los regímenes electorales como autoritarios, como neoautoritarismo, para distinguirlo del viejo autoritarismo relacionado con las dictaduras militares.

Desde los gobiernos militares ¿hemos transitado hacia la democracia o hacia un gobierno electoral neoautoritario?

Las grandes medidas del "ajuste laboral-flexibilización del trabajo" generalmente son resueltas por funcionarios no elegidos. Cualquier ministro de Hacienda o presidente del Banco Central (funcionarios no elegidos) ahora deben ser hombres de confianza de otros funcionarios no elegidos del exterior. Las principales decisiones según Petras están tomadas por funcionarios no elegidos ni siquiera nacionales sino extranjeros.

Esta es la manera autoritaria de imponer las políticas que generan las desigualdades. Dice Petras que la democracia capitalista es contingente de la hegemonía capitalista y el capitalismo tiene una visión instrumental de la democracia. Las democracias neoautoritarias funcionan con la capacidad de defender algunos intereses contra otros intereses.

También hace una descripción pormenorizada del papel de los intelectuales latinoamericanos de centro izquierda que jamás en Estados Unidos realizan una crítica al imperialismo y afirma que son condicionados y socializados en las ciencias sociales norteamericanos mediante becas-subsidios-etcétera. Hemos perdido las grandes tradiciones críticas de la mejor intelectualidad de las universidades de América Latina. Debemos recuperarla, estando abiertos a la comprensión de los nuevos movimientos sociales de resistencia en Latinoamérica.

Otro capítulo de mucho interés es el referente a "La Tercera Vía. Mito y realidad", que surge pretendiéndose crítica de lo que describen como "capitalismo de libre mercado" y "socialismo de Estado". La Tercera Vía "sería" una tercera opción entre ambos. Se desliza magníficamente sobre la descripción histórica de los social-reformistas, que deslindaban una tercera vía entre el socialismo revolucionario y la reacción capitalista. Y termina afirmando: "En suma, la Tercera Vía euro-norteamericana es un dramático viraje desde el socialismo reformista y el capitalismo de bienestar hacia el neoliberalismo. Los partidos social demócratas se han transformado de abogados de una mayor igualdad a defensores de regímenes que incrementan las desigualdades entre ricos y pobres, de patrocinadores del incremento del gasto social a auspiciantes de los recortes abusivos del bienestar social, de promotores del empleo y del seguro del desempleo a arquitectos de la legislación -amiga de los empleadores- de la ‘flexibilidad laboral’ y de las políticas de indemnización barata. Hoy en día los partidos socialdemócratas no son ni sociales ni demócratas -representan una nueva y más virulenta ala derecha con una agenda de libre mercado para los grandes negocios".

El capítulo referente al MST brasileño es una extraordinaria descripción del funcionamiento de este importantísimo movimiento social latinoamericano. Veamos los puntos fundamentales según Petras:

- Movimiento social con enormes capacidades -opera en todos los Estados de Brasil con una fuerza importante en 24 Estados (240 mil familias. Más de un millón de trabajadores rurales cooperativistas en el país...);

- ... que muestra no teóricamente sino en la práctica que la ofensiva neoliberal puede ser derrotada;

- ... tienen su propia dinámica -su propia inserción y su propia singularidad de concienciar la explotación y la necesidad de organizarse en la lucha de las expropiaciones de tierras;

- ... la influencia que tuvieron las bases de la iglesia católica de Brasil en su formación (muy pocos saben esto);

- ... la importancia fundamental de la educación en el movimiento del MST. Escuelas de meses de educación política - historia - concepciones sobre el problema agrario - marxismo, el problema del imperialismo, etcétera;

- ... sus redes de solidaridad y extensión;

- ... la singularidad de la ética. No ética de proclamas. Sino del "cómo" vives;

- ... la ausencia de líderes carismáticos y existencia del liderazgo colectivo. "Ocupar, resistir y producir";

- ... la existencia de dos luchas, una la expropiación de las tierras y la otra la presión ejercida al gobierno para que cumpla con financiar la expropiación;

- ... no excluyen la lucha electoral - pero los ritmos electorales no influyen en el ritmo de las expropiaciones;

- ... descripción de la relación con los partidos políticos - pero sin perder la singularidad y ritmo del propio movimiento. La necesidad de adquirir un poder político para enfrentar la estructura jurídica vinculada con el sector latifundista.

También Petras se refiere a las luchas en Ecuador, México, el movimiento zapatista y su mística como creación revolucionaria, como ejemplo de este siglo. Colombia y las FARC.

El libro de un estudioso marxista, indispensable de leer para seguir comprendiendo las vías de la creación de nuevos modelos socialistas.

Un magnífico trabajo -que hace reflexionar. Pero una reflexión llena de optimismo, llena de esperanzas y de alegrías. Un estímulo para seguir luchando contra la injusticia. Eso es el libro de mi amigo Petras.

Eduardo Pavlovsky