Colombia: Neoliberalismo y violencia