La tragedia de Rio y las doctrinas de choque

Badaró, Marcelo

Fomentada por el capital, la tragedia en Río, produce el clima para las nuevas doctrinas de choque


Sou o monstro criado por ti
No lixão do Jaracati
Foi ali que vi minha mãe
Garimpando um rango pra mim
Foi ali que eu vi os irmãos
Todos negros com calos nas mãos
Atração pro boy que filmava
Da sacada de sua mansão
Foi ali que eu vi o contraste
Duas cidades em uma cidade
Foi ali que eu vi que nós éramos
Patrimônio da desigualdade" 

O Imortal, autor Gíria Vermelha
 
Vivo entre Niterói y Santa Teresa, mientras escribo, después de tres días de lluvias que azotaron el Gran Rio, muchos de mis vecinos en ambos lugares, no tienen dónde vivir. Otros muchos no sobrevivieron. Sólo en Morro do Bumba, en Niterói, se estima en 200 las personas que podrían haber muerto enterradas.  
Son estimaciones, no cifras exactas, las personas, que viven en la ladera de un antiguo relleno sanitario, son tratadas por el Estado como verdaderos residuos urbanos. No hay registro de la zona para poder especificar el número de viviendas y personas afectadas. Pero el alcalde, el Sr. Jorge Roberto Silveira del PDT -Partido Democrático Trabalhista- dijo en la víspera del colapso, cuando el número de víctimas mortales en Niterói ya había superado las 60 personas, que "el número de hogares en zonas de riesgo en la ciudad, era demasiado pequeña para justificar las obras para contener los posibles deslizamientos de tierra", son demasiado costosos, más barato es eliminar los residentes de estas áreas.

Nada sorprende, viniendo de un alcalde que tiene como prioridad, pavimentar las calles de la Zona Sur, sin obras de drenaje adecuado, pero con vistas panorámicas para construir allí torres de vivienda. En el proyecto del Presupuesto Municipal de 2010, sólo 50 mil reales son para obras que permitan reducir el riesgo de deslizamientos de tierra, mientras prevé un gasto de más de 2 millones de reales al año para un Consejo Consultivo, jugosa prebenda que reduce riesgos, pero de sus amigos y correligionarios, según informó el concejal Renatinho del PSOL -Partido Socialismo e Liberdade. 
 
Para los trabajadores más pobres, que solo encontraron las laderas para vivir, la solución "más barata" es la remoción. Nada se dice sin embargo, de otras ocupaciones, tanto o más irregulares, que también están sujetas a deslizamientos como ocurrió en Froes Estrada, zona "noble" de la especulación inmobiliaria de la ciudad. Hace unos años se obtuvieron concesiones de la ciudad, para a construir allí un condominio de casas y edificios de gran lujo, en un lugar que debería ser dedicado a la preservación del medio ambiente.
Eliminación es de hecho la consigna. El gobernador Sergio Cabral del PMDB -Partido do Movimento Democratico Brasileiro- junto al presidente Lula da Silva, se apresuraron en establecer a los responsables de la muerte, los moradores de las favelas cariocas, que insisten en construir en áreas peligrosas. Por eso reafirmo su propuesta de construir muros ecológicos de contención, complementados con placas de aislamiento acústico.
Estos instrumentos, buscan transformar los barrios pobres y los guetos de la periferia, para garantizar una acción más eficaz de Caveirões[1] y UPPS[2],  se presentan ahora como una solución al problema de las lluvias. En lugar de urbanizar las favelas, regularizar el derecho a la tierra, a una vivienda decente y resolver la contención de laderas, se dedican a la "contención" de la gente, con paredes y armas. Para la remoción y el traslado, Sergio Cabral anunció que la Policía Militar estaba a disposición de todos los alcaldes para aplicar esta política.
 
Eduardo Paes -PMDB- alcalde de Río, que coincidentemente fue el "prefeitinho"[3] de Cesar Maia en la región Barra da Tijuca y Jacarepaguá durante las trágicas inundaciones de 1996, es quien mas rápidamente se levantó para defender la necesidad del traslado amplio, general e irrestricto, clasificando de demagogos a -quienes se oponen a esta medida.
La lista comienza con los habitantes de Morro dos Prazeres, en Santa Teresa, golpeado por las lluvias de esta semana, pero pronto se expandirá a todos los barrios que han sido catalogados como prioritarios para la expulsión, en función de los Juegos Olímpicos de 2016, son un numero mucho mayor que el relevado como zonas de riesgo en la ciudad.
 
Respecto a la prevención, ahora se anuncia que el gobierno federal enviará 200 millones de reales para el estado de Río de Janeiro. Demasiado tarde, como de costumbre, hasta ahora ningún centavo fue destinado a las obras de prevención de inundaciones y a la contención de las laderas, ahora se descubrió que el ex ministro Geddel Vieira Lima -PMDB- candidato a gobernador de Bahía, envió el 50% de los fondos federales para la prevención de desastres a Bahía, mientras que Río ha recibido menos del 1%. Pero no se desesperen los que están sin hogar debido a las lluvias, porque el gobierno federal libero las ordenes de pago de las cuentas del FGTS[4], dinero de los propios trabajadores, de los mismos afectados. "FG qué?", se preguntan miles de trabajadores precarizados victimas de este desastre.
 
El caso es que hoy, como todo en la sociedad de clases instituidas por el poder del capital, las tragedias no son vistas por todos desde el mismo ángulo. Los intereses del capital inmobiliario, la construcción civil, el transporte y los monopolios de servicios públicos, cuentan con representantes electos en cargos de gobiernos, gracias a campañas financiadas con abundancia de recursos. Para ellos las tragedias, como todo lo demás, son un buen negocio.

Naomi Klein, en su libro "La doctrina del shock", documentó y analizo como las crisis económicas, desastres naturales -huracanes, terremotos, maremotos- y las guerras, son cada vez más manipulados por la lógica del capital, como momentos "excepcionales" donde las grandes conmociones crean el clima necesario para la aplicación de las doctrinas de shock, eliminación de derechos, privatizaciones y criminalización -véase, la entrevista publicada en la revista Classe, no.1-. Nada más apropiado para entender el Brasil de hoy y en especial Río de Janeiro.
Aquí en la tierra de “los choques del orden”[5], la tragedia magnificada por el capital , que transforma el suelo urbano en una de sus principales áreas de inversión y especulación, inviabilizando así la posibilidad de una vivienda y una vida digna para la mayoría de la clase trabajadora, no está siendo planteada por los gobernantes. Días de luto oficial y lamentos por televisión no pueden ocultar las responsabilidades de los que nada hicieron para prevenir los desastres, porque ellos por el contrario, los esperan, para infligir más "choques" a la población. A nosotros nos cabe, la conmoción por la tragedia que tomó tantas vidas, pero también la indignación, simiente de la reacción, que no debe tardar.
 
[1]. Caveiroes, de caveira: calavera, nombre dado a los vehículos que con ese logo, utiliza la policía especial llamada BOPE, diseñado especialmente para reprimir en las favelas.
[2]. UPPS unidades de policía pacificadora, son parte de un programa destinado a desplegar efectivos para controlar mas de 100 favelas de cara al Mundial de futbol del 2014 y las Olimpiadas del 2016
[3]. Prefeitinho, diminutivo irónico de Prefeito , alcalde, intendente, jefe municipal.
[4]. FGTS fundo de garantía do tempo do servicio, creado en los 60 para proteger al trabajador    despedido.
[5]. Choques de orden: plan del alcalde de Rio, Eduardo Paes para poner orden y limpieza en la ciudad, brigadas policiales, persiguen a indigentes, desalojan a vendedores ambulantes o demuelen viviendas precarias.
 
Articulo publicado en Correio da Cidadania, 
La traducción y las notas aclaratorias fueron realizadas por Herramienta