En foco

Crece la hipoteca

 
 
 
 
 
 
Con el acuerdo arribado para cancelar la sentencia de la Justicia estadounidense con los “fondos buitres”, se consuma un nuevo fraude a la sociedad argentina.
Esta vez por 15.000 millones de dólares, que es el monto a pagar en efectivo a los acreedores, y que se obtendrán de una nueva colocación de títulos de la deuda pública, que alcanzaría un stock de deuda por 300.000 millones de dólares, y habilita a nuevas rondas de préstamos que agravará la hipoteca de nuestro pueblo.
Los especuladores financieros (buitres) compraron bonos depreciados en plena cesación de pagos de la Argentina, y ahora cobrarán con una renta increíble que oscila, según sea cada título, entre 400 a 1.000%. Más que un gran negocio, se trata de una estafa gigantesca.

De deudas e inversiones

 
Deudas.
 
La patética "discusión" entre Kicillof y Prat-Gay pareció un torneo por el premio al mejor deudor pagador.
Pero la deuda, las deudas no son neutrales arbitrios técnicos, significan la dominación del acreedor sobre el deudor. Desde las preliminares de la economía mercantil capitalista hasta la sofisticada ingeniería financiera que divide hoy al mundo entre unos pocos y potentes acreedores y unos muchos y pobres deudores. Que esa es la, por premios Nobel de Economía, efectivos y candidatos y hasta el compatriota Francisco, tan mentada desigualdad.

Los gobiernos pasan, la deuda crece

 
Por Fabiana Arencibia
Red Eco Alternativo
 
Cerramos el año con un incremento de la deuda pública 2014-2015 cercano a los 19 mil millones de dólares heredados de la gestión kirchnerista, con un nuevo proceso de endeudamiento externo con la banca internacional y un festival de letras y bonos para lanzar al mercado mundial. El camino ya conocido en que los bancos ganan y el pueblo pierde.
Nos acercamos a los 10 años desde que en enero de 2006 el entonces presidente Néstor Kichner pagó al contado y por anticipado el total de la deuda contraída con el FMI. Fueron alrededor de 10 mil millones de dólares que no iniciaron el camino de “desendeudamiento” tan promocionado.

6D: Crisis económica o la falaz "guerra económica"… derrota histórica y grises perspectivas

 
Por: Manuel Sutherland
15/12/2015
 
La profunda derrota sufrida por el gobierno bolivariano en la Asamblea Nacional es sin duda un hecho político contundente que amerita un análisis profundo. Por razones de espacio, este breve artículo abordará: lo que consideramos las causas concretas (materiales) del descalabro, un esbozo de la crisis económica, algunos números de la contienda electoral y un asomo a lo que puede ser el futuro cercano del progresismo venezolano.

Venezuela: Frente al voto rebelión

 

Un sistema incapaz de contener la burocracia y la corrupción estalla desde dentro cuando se cumplen 17 años de la victoria de Hugo Chávez.  
Por Roland Denis, miembro del proyecto Nuestra América - Mov. 13 de Abril y ex viceministro venezolano de Planificación entre 2002-2003 para Periódico Diagonal.
 
Reproducido en ANRED, 15/12/2015
 
Hemos pasado por unos de los grandes ejemplos que nos ha dado el pueblo como tal. Muchos años han pasado mientras las vanguardias y pequeñas direcciones que se mueven dentro los laberintos de la vida cotidiana, en su casi totalidad se convirtieron en lugar de extensión de las lógicas burocráticas del Estado. Poco a poco, distanciándose de las luchas reales que por una razón u otra ha de acometer el pueblo desde su contexto de vida, dejó de existir esa imbricación tan bella que existió hace diez o veinte años entre organización politizada de base y contextos comunitarios y clasistas.

Claves de una derrota anunciada: ¿Canto del cisne del chavismo?

 
Juan Agulló* y Rafel Rico Ríos**
 
Hace 17 años, el 6 de diciembre de 1998, Hugo Chávez, ganó las elecciones presidenciales en Venezuela por abrumadora mayoría (56.20%). El país sudamericano enterró el bipartidismo y clausuró un ciclo de pesadilla en el que la sucesión de crisis y ajustes estructurales pareció no tener fin.

El chavismo entre la derrota parlamentaria y su dilema final

 
La estruendosa derrota política del chavismo en las elecciones del 6 de diciembre es proporcional al grado de concentración de poder acumulado durante 17 años. Es un curioso paralelo de sensación con lo sucedido en Argentina entre el 25 de octubre y el 22 de noviembre, cuando Scioli ganó, pero la gente sintió que había perdido. En Venezuela la imagen resultante de tamaño retroceso, a pesar de no ser una elección presidencial, es que el gobierno y su partido comenzaron su derrumbe.
El PSUV se redujo a la mitad de lo que era en la Asamblea Nacional, con apenas 55 diputados de los 103 que tenía, mientras que la derecha obtuvo la mayoría califica de los dos tercios con 112 curules, sumando los propios de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) y los tres diputados indígenas asociados en otra fuerza. La oposición anti chavista quedó con la capacidad legal de modificar leyes orgánicas y la mismísima Constitución Bolivariana, que es la arquitectura jurídica del Estado Social de Derechos iniciado por el chavismo desde 1999. 

La izquierda frente al balotaje

Autor(es)

 
Este texto fue pensado para intervenir en la coyuntura política argentina actual, representa la opinión personal del autor sobre la cuestión discutida, y por lo tanto no compromete el parecer del colectivo de Herramienta.
 
 
En el clima de gran politización que rodea al balotaje, el debate en la izquierda se intensifica entre los partidarios de votar a Scioli o en blanco. Esta polémica ha diluido la convocatoria inicial a posponer cualquier discusión sobre el kirchnerismo.
Los seguidores de Stolbizer que promueven el apoyo a Macri han quedado fuera de estas controversias y de cualquier pertenencia al progresismo. La discusión gira en torno a Scioli, que es visto en forma unánime como un exponente del viraje conservador. Salta a la vista la responsabilidad del gobierno en este curso. Las limitaciones políticas del oficialismo, las ataduras al PJ, los fracasos económicos y el autismo frente al hartazgo social explican este escenario.

Repensar el voto en blanco: un debate urgente en la izquierda argentina

Autor(es)

 
Este texto fue pensado para intervenir en la coyuntura política argentina actual. Escrito para la sección En Foco de esta página web, representa la opinión personal del autor sobre la cuestión discutida, y por lo tanto no compromete el parecer del colectivo de Herramienta.
 
El problema
Las recientes votaciones del 25 de octubre tuvieron para la izquierda un resultado que con mucha buena voluntad se podría calificar de agridulce. La fórmula presidencial presentada por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) alcanzó el 3,23% de los sufragios. Al respecto hay que descartar todo diagnóstico triunfalista. Aunque no es ese el tema que quiero discutir aquí,  indudablemente tal resultado determina lo que voy a decir. Es que si la izquierda hubiera obtenido otro caudal electoral, es decir, si hubiera expresado una corriente de opinión significativa, el escenario para mis consideraciones sería muy distinto y la actitud en la presente coyuntura también.

Apuntes ante el debate abierto por el balotaje

 
 
Este texto fue pensado para intervenir en la coyuntura política argentina actual. Escrito para la sección En Foco de esta página web, representa la opinión personal del autor sobre la cuestión discutida, y por lo tanto no compromete el parecer del colectivo de Herramienta.
 
El debate sobre los distintos posicionamientos frente a la segunda vuelta tiene una intensidad que contrasta con una campaña descafeinada, vaciada de ideas, acotada al espacio aséptico de los medios y a la publicidad marketinera. Los propios candidatos han pasado de la vacuidad del mercadeo de la imagen al precipitado y poco creíble menú de promesas de ilusionistas sin galera.
En el debate de la izquierda por el voto positivo, por el mal menor o en blanco, o por la abstención, es deseable que los argumentos no sean banalizados y sirvan para repensar un conjunto de fenómenos que el pragmatismo electoral tiende a soslayar. Es evidente que mas allá de un núcleo militante que votará conforme a la decisión de su organización, la mayoría actuará de acuerdo a su criterio y buen entender.
Distribuir contenido