Herramienta web 8

Mayo de 2011

Entrevista a Eduardo Grüner

Entrevista realizada por Mariano Pacheco, Juan Rey y Diana Hernández

 
“Yo no estoy en contra de la palabra revolución, como no estoy en contra de la palabra comunismo. Al contrario, quisiera que se la pudiera rescatar del destino maldito que ha tenido. Ahora, hay que discutir qué significa hoy en día eso, como proyecto, como movimiento, como orientación”
 
 
Con este primer encuentro nos proponemos iniciar una serie de reportajes, diálogos, conversaciones y polémicas en torno al marxismo (o los marxismos) y la cultura; acerca de la política y la producción cultural vista desde una perspectiva de izquierda, radical, que rescate la rebeldía para pensar e intervenir. Nos encontramos en un momento en el cual resulta imperioso rediscutir conceptos tales como política, cultura, izquierda, revolución, entre otros. Es con ese ánimo que nos encontramos con Eduardo Grüner, quien amablemente nos recibió en su casa el 13 de mayo de 2011 para charlar sobres estos temas, sin formalismos ni pretensión de cerrar alguna discusión, sino por el contrario apostando a la apertura del debate y la reflexión permanente, aporte fundamental a la lucha contrahegemónica y por los sentidos. 

La entrega de Joaquín Pérez Becerra: ¿un punto de inflexión en la Revolución Bolivariana en Venezuela?

Durante las tres últimas semanas se ha dado un fuerte debate sobre la acción del gobierno de Venezuela, en la que de manera expedita e ilegal entregó al periodista Joaquín Pérez Becerra a las autoridades colombianas. Las protestas llegadas del exterior, pero sobre todo de diferentes organizaciones políticas y sociales de Venezuela llevaron al gobierno a tratar de aplacar los ánimos. Primero fueron los ministros de Relaciones Exteriores y Comunicaciones, pero sus declaraciones no convencieron, más bien encendieron aún más los ánimos por el tono pendenciero y desobligante utilizado: “No estamos sometidos ni estaremos sometidos al chantaje de nadie, ni de la ultraizquierda ni de la ultraderecha”. Casi inmediatamente el Presidente Chávez se refirió al hecho, pero, en contra de lo se esperaba de un político de su estatura, su argumentación se basó en la endeble premisa: “Que cada uno asuma su responsabilidad”. Incluso entre quienes lo aplaudían en el acto público donde hacía las declaraciones había caras de desconcierto. ¿De cuándo acá la Revolución Bolivariana, que consideramos un ejemplo para toda Latinoamérica, seguía la política de “cada uno sálvese como pueda”? Creemos que una revolución que se precie de tal debe, por el contrario, basarse en la solidaridad y la coherencia con los principios que la animan. Eso es lo que de manera fraternal pero decidida le piden sus seguidores al presidente Chávez. 

Respuestas estatales y empresarias al conflicto social en el sector minero post 2002

Durante los años 90, el Estado argentino desarrolló el marco jurídico propicio para la expansión sin precedentes de la inversión extranjera directa en el sector minero, iniciando un acelerado desarrollo de la minería metalífera a gran escala en el país. No obstante, este contexto de estabilidad y crecimiento halló su primer “obstáculo” a mediados de 2002, cuando el profundo proceso de movilización social transcurrido en Esquel (Chubut) culminó con la sanción de una ley provincial que prohibía la minería a cielo abierto con cianuro en determinadas zonas de la jurisdicción, impidiendo la radicación de la empresa minera Meridian Gold/El Desquite, y abriendo un período de incertidumbre que puso en entredicho la legitimidad y continuidad de esta actividad en el país a partir de 2003.

En el presente trabajo analizaremos las respuestas elaboradas por el Estado y las transnacionales mineras frente a la emergencia y proliferación de resistencias sociales en torno a la explotación minera a gran escala en la Argentina, considerando como punto de inflexión el “caso Esquel”, principal referencia de las acciones de protesta que se gestaron en otras regiones desde entonces. En este marco, tanto el Estado como las trasnacionales desarrollaron una serie de resoluciones y estrategias en pos de reconstruir una estabilidad más duradera para el sector. El Estado, a través de la jerarquización administrativa del área minera en 2003 y de la formulación del Plan Nacional Minero en 2004; y, las empresas, profundizando sus políticas de “responsabilidad social empresaria” como forma de construir legitimidad social. De esta manera, nos centraremos en el análisis de cada una de estas respuestas y sus interrelaciones. 

Colonialidad, subalternidades y emancipaciones en Nuestra América. Apuntes para problematizar el lado oscuro del Bicentenario

Los pueblos miran a veces como su libertad a lo que suele no ser
sino una disputa de reemplazo entre las estirpes de sus amos
René Zavaleta Mercado
 
La irrupción indígena, y en menor medida de afro-americanos, en el cada vez más convulsionado escenario de Nuestra América simboliza el retorno de lo largamente reprimido. Si la esencia de una nación es –al decir de Ernest Renán– el olvido y el error histórico, entonces esta contundente e iracunda presencia de los pueblos y comunidades originarias, a lo largo y ancho del continente, viene a resquebrajar aquella imagen homogénea y armónica que se pretendió imponer tras cada uno de los procesos independentistas vividos durante 1810. Esa supuesta bisagra histórica no fue tal para los grupos subalternos y pueblos oprimidos por el poder colonial, que continuaron siendo considerados “menores de edad” en términos jurídicos y, por lo tanto, plausibles de ser tutelados y segregados por los Estados emergentes. Más aún, como veremos en este artículo, aquel grado cero en muchos casos significó un avasallamiento mayor de sus territorios y derechos más elementales.

Ecología o Capitalismo: dilemas de la Revolución Ciudadana en Ecuador

                            (Versão em português)

 
Introducción
 
Las propagandas de Ecuador como destino turístico realzan la impresionante diversidad de paisajes concentrada en un pequeño país. Un territorio menor que el de Polonia es atravesado por la cordillera de los Andes, salpicando el paisaje de picos nevados y volcanes que separan la Amazonia en el oriente de la costa del Pacífico, donde se localiza el santuario ecológico de Galápagos, atractivo turístico requerido mundialmente. Si en el plano geográfico se destacan la diversidad de paisajes reunidos en un espacio diminuto, el análisis de la coyuntura revela una analogía en el plano político, donde la naturaleza de los problemas concentrados en el país expresa a través de una situación paroxística los dilemas comunes al destino del continente en el siglo XXI.
Por un lado, los desafíos enfrentados por una tímida economía exportadora primaria basada en la explotación de petróleo para superar la dependencia son agravados por la ausencia de una moneda nacional desde la dolarización en 2000, proyectando a un cuadro continental la aspiración de soberanía nacional. Por otro lado, el legado socialmente desintegrador y ambientalmente devastador de la efímera riqueza petrolera de los años 70 está en la raíz de una aguda sensibilidad para la renovada explotación de los recursos naturales en el presente, donde la resistencia indígena y campesina se suma al argumento ambientalista en la presión por un modelo de desarrollo alternativo. La convergencia entre los desafíos de soberanía, desarrollo económico y ecología presionan por un estándar civilizatorio alternativo cristalizado en la noción de raíz aborigen sumak kawsay o “buen vivir”, consagrado en la constitución aprobada en 2007. Los conflictos desatados por la afirmación de este principio y la simultánea profundización de la explotación minera están en la raíz de las contradicciones vividas por el gobierno de Rafael Correa. 

Ecologia ou Capitalismo: dilemas da Revolución Ciudadana no Equador

                             (Versión en español)        

 
Introdução
As propagandas do Equador como destino turístico realçam a impressionante diversidade de paisagens concentrada em um pequeno país. Um território menor do que a Polônia é atravessado pela Cordilheira dos Andes pontuando a paisagem de picos nevados e vulcões, que separam a Amazônia no oriente da costa do Pacífico, onde localiza-se o santuário ecológico de Galápagos, atrativo turístico de apelo mundial. Se no plano geográfico salienta-se a diversidade de paisagens reunidas em um espaço diminuto, a análise da conjuntura revela uma analogia no plano político, onde a natureza dos problemas concentrados no país expressa através de uma situação paroxística os dilemas comuns ao destino do continente no século XXI.
De um lado, os desafios enfrentados por uma acanhada economia exportadora primária baseada na exploração de petróleo para superar a dependência são agravados pela ausência de moeda nacional desde a dolarização em 2000, projetando em um esquadro continental o desígnio de soberania nacional. De outro, o legado socialmente desintegrador e ambientalmente devastador da efêmera riqueza petroleira dos anos 70 está na raiz de uma aguda sensibilidade para a renovada exploração de recursos naturais no presente, onde a resistência indígena e camponesa soma-se ao argumento ambientalista na pressão por um modelo de desenvolvimento alternativo. A convergência entre os desafios de soberania, desenvolvimento econômico e ecologia pressionam por um padrão civilizatório alternativo cristalizado na noção de raiz aborígene do Sumak Kawsay ou “buen vivir”, consagrado na constituição aprovada em 2007. Os conflitos colocados pela afirmação deste princípio e o simultâneo aprofundamento da exploração mineral estão na raiz das contradições vividas pelo governo Rafael Correa.

Notas para una interpretación histórica de la trayectoria del Partido de los Trabajadores (PT)*

                                    (Versão em português)

 
Hubo algo de formidable y emocionante, pero también algo de terrible en la historia del PT. Utilizando vocabulario acuñado por los clásicos griegos, tuvimos el momento epopeya, el momento tragedia y hasta un poco de comedia en la trayectoria a lo largo de la cual el petismo se transformó en el lulismo.
El PT fue el mayor partido en la historia de la clase trabajadora brasileña en el siglo XX. En los años 80, Lula y la dirección del PT (que organizaron la corriente interna Articulación) fueron capaces de aferrarse a un partido que, en diez años, evolucionó de una organización de unos pocos miles a otra con cientos de miles de activistas. Y que pasó de obtener el 10% de los votos en 1982 para gobernador en San Pablo (y en promedio menos de 3% en los otros estados), a librar una pelea muy cerrada en el segundo turno de las elecciones presidenciales de 1989, contando sólo con aportes voluntarios.
El PT de 2011 es, evidentemente, otro partido, aunque la fracción dirigente sea esencialmente la misma. En tres décadas, el PT eligió muchos miles de concejales, algunos centenares de diputados estaduales y federales, alcanzó el gobierno de más de mil intendencias, muchos estados y está por tercera vez a cargo de la presidencia. El PT de 2011 es la máquina electoral más profesional de Brasil, integrada evidentemente a las instituciones del régimen y asociada, estrechamente, a algunos de los más poderosos grupos empresariales. Paradójicamente, la autoridad de Lula no disminuyó. 

Notas para uma interpretação histórica da trajetória do PT

                                         (Versión en español) 
    

Houve algo de formidável e emocionante, mas, também, algo de terrível na história do PT. Para remeter ao vocabulário cunhado pelos clássicos gregos, tivemos o momento epopéia, o momento tragédia e, até, um pouco de comédia na trajetória em que o petismo se transformou em lulismo.
O PT foi o maior partido da história da classe trabalhadora brasileira no século XX. Nos anos oitenta, Lula e a direção do PT (que organizou a corrente Articulação) foram capazes de empolgar um partido que, em dez anos, evoluiu de uma organização de uns poucos milhares, para centenas de milhares de ativistas. E que saiu dos 10% dos votos em 1982 para governador em São Paulo (e menos de 3% na média nos outros Estados), para uma disputa muito apertada do segundo turno nas eleições presidenciais de 1989, contando apenas com contribuições voluntárias.
O PT de 2011 é, evidentemente, outro partido, embora a fração dirigente seja, essencialmente, a mesma. Em três décadas, o PT elegeu muitos milhares de vereadores, algumas centenas de deputados estaduais e federais, chegou ao governo de mais de mil prefeituras, muitos Estados e está pela terceira vez à frente da presidência. O PT de 2011 é a máquina eleitoral mais profissional do Brasil, portanto, integrada às instituições do regime e associada, estreitamente, a alguns dos mais poderosos grupos empresariais. Paradoxalmente, a autoridade de Lula não diminuiu.

Valoraciones en torno al pensamiento de izquierda en Haití

 

Introducción
La polarización de las entidades caribeñas y latinoamericanas hacia esferas diferentes de dominación colonial e imperialista ha implicado la imposición de moldes económicos y socioculturales diversos. Esta situación determina que un antillano, desde su universo económico, político y cultural, conformado por la dominación foránea, se sienta más identificado con su metrópoli que con América Latina y el Caribe.
Si bien la estructura económica de las entidades caribeñas se ha hecho desde fuera y hacia adentro, su composición social también manifiesta una orientación similar. La irradiación va desde arriba hasta abajo, actuando con mayor o menor intensidad sobre el carácter de clase, la conciencia colectiva y clasista y el comportamiento (incluyendo hábitos de consumo) de la población subordinada. Todos los esfuerzos colonizantes están destinados a llevar al colonizado a confesar la inferioridad de su cultura. “Los países del llamado primer mundo, con su concepción etnocéntrica del mundo, se han valido de todos los medios a su alcance para desarticular nuestras culturas como requisito indispensable de su liderazgo y de nuestra dominación.”[1] Solamente los sectores más populares y nacionales, desde el punto de vista de sus intereses objetivos o del arraigo cultural, guardan la autenticidad esencial. Ésta ha de mantenerse y cultivarse a pesar de los intentos imperialistas y conquistadores, pues “cultura es la memoria que un pueblo tiene de sí mismo, es su forma de ser y de pensar”[2].
Distribuir contenido