Herramienta web 10

Diciembre de 2011

Las turbias aguas de la desidia

 
 
 
 
 
 
 
 
Como en Cromagnon y en la estación de Once, las inundaciones del 2 de abril ponen en entredicho la noción de accidente o imponderable acción de la naturaleza. Si bien no es lo mismo una bengala, un freno defectuoso o un torrente de agua incontrolable, en todos los casos aparecen develados vicios estructurales de un sistema donde se asocian desidia, negligencia, corrupción, lucro empresarial, inoperancia, indiferencia, que, combinados, conforman la figura de crimen social, del cual el Estado y quienes gobiernan deberán responder.
A diferencia del incendio o la tragedia ferroviaria, donde el compromiso de lo humano es evidente, en la inundación la excusa utilizada es la inclemencia climática.

Herramienta web 10. Indice

Herramienta web 10

Diciembre de 2011
ISSN 1852-4729
 
 
 
Entrevista realizada por Mariano Pacheco, Juan Rey y Diana Hernández
 
María Dolores Liaudat, Nayla Pis Diez y Santiago Liaudat
 
Mariana Giaretto
 
Franck Gaudichaud
 
Claudio Katz
 
Charles-André Udry 
 
Peter Mc Laren 
 
Claudia Mazzei Nogueira 
 
Marcos Dantas
 
Werner Bonefeld 
 
Edgardo Logiudice  
 
Paresh Chattopadhyay
 
Antonino Infranca

Vicente Zito Lema en diálogo con Herramienta

 

Entrevista realizada por Mariano Pacheco, Juan Rey y Diana Hernández
 
 
Vicente nos recibe amablemente en su casa del barrio de Flores, un domingo por la mañana, bien temprano, porque al mediodía ya debe estar viajando hacia Mar del Plata, desde donde regresó el viernes para participar de una actividad que se realizó en Buenos Aires en apoyo al proceso de lucha de independencia del pueblo vasco, dar clases en una institución psicoanalítica, participar en una mesa redonda en el marco del Primer Foro por un Proyecto Emancipador realizado por la Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de la Argentina (COMPA), y coordinar su taller de poesía, todo en menos de 48 horas. De allí su cansancio, y su pedido de que no le saquemos una foto, sino que busquemos una en internet. Nos pide disculpas por el olor a milanesa que hay en la casa, pero sostiene que si no prepara la vianda, su mujer y compañera de vida no lo llevará en el auto. Hablamos informalidades un rato largo y, luego, compartimos nuestras ideas acerca de las conversaciones que vinimos teniendo durante el año en torno a estos temas. Le contamos que el primer reportaje del año fue con Eduardo Grüner, y el segundo, con Martín Kohan. Ahora le toca a él acompañarnos en estos diálogos que, desde Herramienta, venimos intentando promover: para meternos en algunos de los debates que pensamos imprescindibles hoy, para abordar los vínculos entre los marxismos y la cuestión cultural, vistos desde una perspectiva de izquierda.

 

2001-2011: Continuidades y rupturas en una década del movimiento estudiantil argentino

 

Agradecemos a las decenas de militantes estudiantiles actuales y de generaciones anteriores que entrevistamos y/o consultamos para la elaboración del presente artículo. Ell@s construyeron esta historia; a ell@s está dedicado.
 
La crisis política del 2001 planteó nuevas coordenadas para el quehacer militante de las organizaciones de los diferentes sectores sociales. En el presente artículo intentamos rastrear los principales cambios en el movimiento estudiantil en lo que hace a reconfiguración del mapa de fuerzas políticas, a ejes de intervención y a nuevas prácticas organizativas. Distinguimos con fines expositivos en estos diez años una serie de etapas, a sabiendas que la realidad es siempre más compleja. Y si bien abordamos la evolución de las tres principales corrientes (grosso modo, radicalismo-socialismo, peronismo-kirchnerismo, izquierda) nos centraremos en la irrupción del sector independiente, cristalizado pos-2001 y por tanto heredero directo de la crisis. Por último, para tener una visión histórica que permita comparaciones añadimos una breve reseña de los principales acontecimientos y la evolución en el mapa de fuerzas en el movimiento estudiantil de las últimas décadas. Por allí empezamos a recorrer esta historia:

 

Cooperativización: algunas aproximaciones a las relaciones actuales entre Estado capitalista y sectores subalternos

Introducción

La propuesta de este trabajo es poner en discusión algunas de las implicancias políticas del proceso de cooperativización que ha caracterizado a ciertas relaciones entre el Estado capitalista y los sectores subalternos en la Argentina de los últimos diez años. En este sentido, intentaremos mantener una distancia prudente tanto de las perspectivas que rechazan la cooperativización por signar un peligro para el sistema de libre mercado, así como de aquellas que promueven y defienden el cooperativismo como base indiscutible de prácticas emancipatorias. Sin embargo, lejos de buscar posiciones intermedias, la tesis latente en este trabajo es que la cooperativización instrumentada estatalmente es unos de los resortes económicos fundamentales para la construcción de la supremacía hegemónica capitalista actual.
El análisis de las relaciones entre Estado y clases subalternas a partir de experiencias concretas de tomas de tierras urbanas nos ha permitido identificar a la cooperativización como un proceso en el que se entrelazan complejamente tanto mecanismos estatales de dispersión del conflicto social como estrategias de subsistencia de los sectores populares. Lejos de las simplificaciones, estas reflexiones proponen analizar los límites y los alcances del proceso de cooperativización, distinguiendo algunos significados, estrategias, prácticas e ideales que se ponen en juego en las experiencias concretas de cooperación social. 

Prefiguraciones Dialécticas de Redención. Violencia, Estado de Excepción y Metafísicas de la Esperanza en Oaxaca (2006)

Por las esperanzas que nos heredan,
Alberta Cariño Trujillo de la organización CACTUS
 Tyri Antero Jaakkola, luchador humanista de Finlandia.
Resumen
 
En los últimos años, Oaxaca mostró que vivir prefiguraciones utópicas del deseo de otra realidad, pensar otro mundo que la condena de la miseria y la hambruna naturalizada en los discursos del mercado, o sobrevivir en la contradicción pensando otro mundo, están en relación con las condiciones capitalistas que cosifican el tiempo utópico del nos-otros en la violencia del Anticristo que no ha dejado de vencer, diría Walter Benjamin (Tesis IV) en sus tesis del Concepto de Historia. Así, podríamos decir que las esperanzas se extinguen o se debilitan, pero Oaxaca mostró en 2006, paradójicamente, que lo que se con-tiene de violencia estructural, son también ilusiones metafísicas de la libertad escindida por los intereses materiales, ontologizados en las categorías de la verdad y mentira de la violencia del mercado.

Reflexiones en torno al “largo mayo chileno”. Cuando el neoliberalismo triunfante se agrieta

 

El 22 de septiembre del 2011 con traje oscuro, corbata violeta y camisa celeste, el presidente Sebastián Piñera sube a la tribuna de la asamblea general de la ONU. El jefe del gobierno chileno y exitoso empresario multimillonario muestra una amplia sonrisa. En estos tiempos de crisis del capitalismo, él reivindica una economía floreciente, con una tasa de crecimiento de más de un 6% del PIB (principios de 2011). Durante su breve discurso ante los principales jefes de Estado del planeta insiste, también, en el conflicto social relacionado con la educación que atraviesa su país desde hace varios meses: “la carrera por el desarrollo y la batalla por el futuro, debemos ganarla en las aulas”, afirmaba. Aseguró que su gobierno pretende “garantizar una educación para todos y una educación gratuita para todos los que la necesitan”. Y el hecho de que los jóvenes de Chile luchen valientemente incluso es una prueba de la buena salud de la democracia chilena, todos movilizados por “una noble causa, grande, bella que es la de dar una educación de calidad” al pueblo. Magia del verbo propia de un político… quién podría pensar que está escuchando al representante de una derecha dura, de regreso a la cabeza del Estado 20 años después del final de la dictadura militar (1989) y comprometida, a cualquier precio, en la continuidad de esta revolución capitalista impuesta a sangre y fuego sobre las cenizas de la Unidad Popular y el cadáver de Salvador Allende.1 En lo más recóndito de los barrios populares, en el corazón de las innumerables marchas que agitan las ciudades del país, entre las decenas de colegios, liceos y universidades ocupadas, este discurso se recibe como una provocación más. El poder no comprende lo que subyace en la sociedad, o más bien intenta aparentar que no comprende. El día de esa intervención en la ONU, manifestaciones y coloridos desfiles mostraron a la Moneda.2que el movimiento por una educación “gratuita pública y de calidad” no está muerto. En la tarde del 23 de septiembre Camila Vallejo, una de las dirigentes de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) subrayaba, con un cierto dejo de ironía, que el discurso del presidente estaba lleno de “contradicción, incoherencia e inconsistencia”, en el mismo momento en que Piñera se negaba a cualquier negociación seria y seguía desplegando todo un arsenal represivo 

Los atolladeros de la economía latinoamericana

Autor(es)

Al concluir el año 2011 reaparecen los nubarrones sobre la economía latinoamericana. El brusco agravamiento de la crisis global augura un freno del crecimiento que aumenta el nerviosismo. Durante el último quinquenio el producto bruto regional mantuvo un ritmo ascendente del 5% anual, a pesar de la desaceleración registrada en el 2009. La recuperación posterior se prolongó durante el 2011, que finalizaría con un incremento de 4,4% del PBI. Hay previsiones de otro aumento del 4,1% para el 2012, pero nadie sabe cuánto durarán los escudos protectores frente a la nueva turbulencia internacional.
Los neoliberales advierten contra la recaída y proponen recortar el gasto público para reforzar las defensas. Aunque la deuda pública y privada es muy inferior al promedio de los países desarrollados, promueven la contracción para asegurar las acreencias de los banqueros. Sus convocatorias a la austeridad expresan esta prioridad de los financistas. 

Ocupemos Wall Street, ¿signos anunciadores de un ‘nuevo bloque social’?

El 17 de septiembre de 2011, en la onda de un llamamiento lanzado a finales de julio en la página Adbusters –una página que indica su voluntad “de cambiar la forma en que se difunde la información, sobre la que ejercen su poder las empresas y la forma en que las ideas se producen en nuestra sociedad”–, los primeros “activistas” daban el pistoletazo de salida al movimiento Occupy Wall Street (OWS) en Nueva York.
La policía de Nueva York no les dejó plantar sus tiendas en medio del centro mundial de las finanzas. Lo hicieron en el Zucotti Park, situado bastante cerca del “Ground Zero”, en Lower Manhattan. La plaza ha sido rebautizada como “Liberty Square”, en referencia a Tahrir Square, en El Cairo.
Desde entonces, el movimiento se ha extendido a un gran número de ciudades a través de los Estados Unidos, a más de setenta y cinco hasta el 6 de octubre. Y en esta progresión de adhesiones, desde el comienzo de este mes, el apoyo de varias secciones de diferentes sindicatos y de diversas organizaciones de barrio (community groups) añadía una dimensión inusitada a este movimiento social. 

Contra el resurgimiento de la ideología fascista en los Estados Unidos. Las tareas de la pedagogía crítica revolucionaria

Autor(es)

 

¡Oh cuerpo mío, haz de mi siempre un hombre que cuestiona! Frantz Fanon, Piel negra, máscaras blancas
 
Ahora, he elegido predicar sobre la Guerra en Vietnam porque estoy de acuerdo con Dante, que los lugares más calientes del infierno están reservados para aquellos que en un período de crisis moral mantienen su neutralidad. Llega un momento en que el silencio se convierte en traición.  Martin Luther King, “Why I am opposed to the war in Vietnam” (30 de abril de 1967)
 
No tengo piedad ni compasión por una sociedad que comienza por aplastar a la gente, y luego la castiga por no ser capaz de ponerse de pie bajo ese peso. The Autobiography of Malcolm X
 
No, no soy americano. Soy uno de los veintidós millones de negros que son víctimas del americanismo. Uno de los veintidós millones de negros que son víctimas de la democracia, que no es más que una distinguida hipocresía. Entonces, yo no estoy aquí hablándoles como un estadounidense o un patriota, alguien que saluda a la bandera o que ondea bandera - no, yo no. Hablo como una víctima del sistema americano. Veo a América a través de los ojos de la víctima. No veo ningún sueño americano: veo la pesadilla americana. Malcolm X, Speeches
 
La bestialidad del imperialismo, la bestialidad que no conoce límites, que no tiene fronteras nacionales, la bestialidad de los ejércitos de Hitler es como la bestialidad de América del Norte… porque es la esencia del imperialismo convertir a los hombres en animales salvajes, sedientos de sangre, decididos a masacrar, matar, asesinar y destruir el último vestigio de la imagen del revolucionario o partidario en cualquier régimen que aplasta bajo sus botas, ya que lucha por la libertad. Che Guevara, “Discurso en la Asamblea de la ONU”, 1964.
 
Somos libres, pero no para la maldad, no para ser indiferentes al sufrimiento humano, no para beneficiarnos de la gente, del trabajo creado y sostenido por su espíritu de asociación política, mientras nos negamos a aportar a la situación política de la que nos beneficiamos. Hay que decir “no” una vez más. El hombre no es libre de ver impasible la esclavitud y la deshonra de los hombres, ni sus luchas por la libertad y el honor. José Martí, “Pensamientos”
 
El nazismo es la culminación del imperialismo. La violencia en las colonias llega a los hogares con forma de Nazismo. El holocausto fue sólo la punta del iceberg de lo que Occidente ha infligido a las colonias durante siglos. El resto del iceberg es el genocidio en las colonias. Son indisociables.
La definición de persona o de individuo en Occidente es exclusiva. Ellos creen en su propia superioridad y van a defenderla a toda costa. De otra manera no hay razón para que América deba estar en Iraq o Afganistán o América Latina o Europa del Este o en cualquier lugar del Tercer Mundo. Estas guerras serían completamente insensatas sin algún fundamento que las justifique. Prakesh Kona, “Notes Towards a Definition of Resistance”

 

Distribuir contenido