Revista Herramienta Nº 56

Otoño de 2015

Revista Herramienta N° 56. Indice

 
 
Revista Herramienta N° 56
 
Otoño de 2015 - Año XVIII
ISSN 152 - 4710
 
DOSSIER:
Nuestra América. “Gobiernos populares” y “populismo”: balances, dilemas y perspectivas
 
Manuel Martínez
 
Guillermo Cieza
 
Raúl Prada Alcoreza
 
Jeffery R. Webber
 
María Orlanda Pinassi
 
Alberto Bonnet
 
Discutir el populismo
 
Omar Acha
 
Edgardo Logiudice
 
Situación mundial
 
Miguel Mora
 
Antonio Fuentes Díaz
 
Eugene Gogol
 
Pinar Öğünç
 
Carlos Eduardo Rebuá
 
Arte y literatura
 
Martín Ignacio Koval
 
Homenaje
 
Manuel Martínez
 
 

Repensando Venezuela

 
 
Para formular un diagnóstico del proceso bolivariano nos despojamos de toda pretensión de hacerlo derivando conclusiones de textos escritos en otras sociedades y momentos históricos. Tratamos de analizar una situación compleja en su particularidad utilizando las herramientas teóricas disponibles pero eludiendo la copia o la repetición de frases hechas en otros contextos.
Abordaremos cinco cuestiones: a) ¿Cuál era el proceso político previo a la asunción del gobierno por Chávez y cuál era el poder popular acumulado para sustentar los futuros cambios?; b) ¿Cuál era la matriz productiva que habían construido las clases en el país (consolidada con los gobiernos de la IV República) que condiciona al proceso bolivariano?; c) ¿En qué mundo está inserto el proceso bolivariano?; d) ¿Cómo se conjugan los distintos factores en la actual coyuntura?; e) ¿Cuáles son los límites estructurales y cuales las iniciativas que podrían modificarlos?

Recuerdo de Alberto Flores Galindo, Tito (1949-1990)

 

 
Manuel Martínez
 
A principios de los años 80, quien escribe estas líneas conoció al gran historiador peruano Alberto Flores Galindo. No recuerdo la fecha exacta, pero sí que la cita –gestionada por la ahora historiadora Carlota Casalino– se concretó en el Café Roma, en la Plaza San Martín de Lima. Tito –como lo llamaban sus amigos/as– me trató desde el primer momento como si nos conociéramos desde hacía tiempo. No me sorprendí; sabía que era así, muy amable, sencillo y profundo. Él, por entonces, ya era un renombrado profesor, ensayista y periodista, un académico no academicista, un militante no partidarizado de la causa por el socialismo.

Alteridad y/o gubernamentalidad

 
A Edgardo Lander
  
La tesis de la que partimos para abordar el análisis de los llamados gobiernos progresistas de Sudamérica es la siguiente: los gobiernos progresistas manifiestan y estructuran la forma de gubernamentalidad clientelar (Prada Alcoreza, 2014f). Esta forma de gubernamentalidad es ocasionada por las movilizaciones sociales anti-sistémicas, en su forma de expresión política anti-neoliberal. La gubernamentalidad clientelar o populista ensancha, en principio, los derechos democráticos, adquiriendo extensión, profundización, incluso la condición de nuevas generaciones de derechos, como los derechos colectivos y los derechos de la madre tierra. Estas son concesiones del poder a la potencia social; empero, ahí quedan, pues, después, la gubernamentalidad clientelar busca incorporar las representaciones sociales a la institucionalidad estatal, a las lógicas del poder, incluso a las prácticas perversas del poder. Formar clientelas con asistencias, con paternalismos, con bonos, con muestras afectivas, es la estrategia fundamental de reproducción del poder de esta forma de gubernamentalidad, que reproduce el Estado por medios efusivamente populistas. En una tercera etapa, la forma de gubernamentalidad clientelar se comporta como los encierros disciplinarios para contener la latencia o los desbordes sociales. Esta es su fase represiva, incluso dentro de las propias filas.

Teatro político en Bolivia

 
                         (english version)  
 
Retorno de Tiahuanaco
 
A fines de enero de 2015, el día anterior a su tercera asunción formal como presidente, Evo Morales “se presentó para una inauguración ceremonial indígena en las ruinas preincaicas de Tiahuanaco, vistiendo un traje grabado con el dios del sol, digno de un emperador”, informa Andrés Schipani para el Financial Times. “El simbolismo era adecuado: el líder con más años en el cargo en Bolivia no sólo ha defendido los derechos indígenas, sino que también se las arregló para enriquecer a uno de los países más pobres de América Latina” (Schipani, 2015).

Political Theatre in Bolivia

 
                      (version en español)
 
Returns of Tiwanaku
 
In late January 2015, the day before his third formal inauguration as President, Morales “turned up for an indigenous ceremonial inauguration at the pre-Inca ruins of Tiwanaku wearing an outfit engraved with the sun god, worthy of an emperor,” reports Andres Schipani for the Financial Times. “The symbolism was fitting: Bolivia’s longest-serving leader has not only championed indigenous rights but also managed to enrich one of Latin America’s poorest countries” (Schipani, 2015).

El ocaso de un proyecto engañador

 
                                
                               (versão em português) 
 
¿No estará él [el PT] marchando a favor de la corriente interna y mundial que favorece a los partidos ‘neoliberales’ (eufemismo que designa partidos reaccionarios y conservadores) y los partido social-demócratas, que se identifican con un ‘socialismo de cohabitación’, instrumental para la reforma del capitalismo?
                                                                                                                                        (Fernandes, 1991)
 

O ocaso de um projeto enganador

 
               (versión en español)
 
 
Não estará ele [o PT] marchando a favor da corrente interna e mundial que favorece os partidos ‘neoliberais’ (eufemismo para os partidos reacionários e conservadores) e os partidos social-democráticos, que se identificam com um ‘socialismo de coabitação’, instrumental para a reforma do capitalismo?
Florestan Fernandes, O PT em movimento, 1991.
 

El kirchnerismo: un breve balance

Autor(es)

 
Desde luego que no con la patria liberada, que anunciaron algunos ingenuos, ni siquiera con el capitalismo nacional, popular y racional, que en su primera campaña prometiera el ex presidente Kirchner: la década kirchnerista se cierra, simplemente, con otra administración justicialista que chapotea, que intenta mantenerse a flote en la fosa séptica de la corrupción. Pero todo cierre de un ciclo político, por penoso que resulte, invita a hacer balances. ¿Qué fue el kirchnerismo? El kirchnerismo fue la insurrección como restauración. El resto de estas páginas sólo intentan aclarar el significado de esta afirmación.[1]

El marxismo del joven Laclau (1960-1973): una antesala del postmarxismo

Autor(es)

 
El postmarxismo del teórico argentino Ernesto Laclau diseñó uno de los intentos más ambiciosos por “superar” al marxismo (esa es la clave de la apuesta postmarxista: que el marxismo es obsoleto). El postmarxismo de Laclau adquirió madurez teórica en el libro escrito junto a Chantal Mouffe, Hegemonía y estrategia socialista (1985). Una peculiaridad del marxismo de Laclau consistió en su revisión de las categorías marxistas. Por eso, su postmarxismo no se comprende cabalmente sin la reconstrucción de cuál fue su noción de marxismo, pues afianzó la clave de lectura de otros marxismos posibles. Este trabajo intenta aportar a una concepción crítica de su idea del marxismo y de la política vinculada a su perspectiva nacional-populista consolidada durante los tempranos años sesenta.
Distribuir contenido