Revista Herramienta Nº 5

Octubre de 1997

Temario.

 

La salida del presente número de Herramienta, revista de debate y crítica marxista, coincide con el 80 aniversario de la Revolución Rusa. En las postrimerías de la Primera Guerra Mundial, en 1917, la humanidad fue sacudida con el triunfo de la primera revolución socialista. El siglo que hoy termina parecía así destinado a ser el de las grandes transformaciones sociales. La teoría y la práctica revolucionarias se fusionaban de manera extraordinaria, a tal punto que la posibilidad de tomar el cielo por asalto estaba planteada para los trabajadores. La perspectiva del socialismo quedó entonces abierta, renovando la cultura y la práctica política de la izquierda a escala mundial.

 

Reflexiones ante el 80º aniversario de la Revolución Rusa. Recuerdos del futuro.

 

La suerte de la República de los Soviets no puede ser separada de la suerte de la revolución mundial. Nadie puso a nuestra disposición siglos ni décadas para usar sin control. La cuestión se decide por la dinámica de la lucha, en la que el enemigo se aprovecha de cada error, de cada torpeza y ocupa cada centímetro de terreno no defendido (...) No es verdad que podremos construir “el socialismo integral” si la Internacional comunista prosigue la política que se expresó en la capitulación del partido alemán en 1923, en el putch estoniano de 1924, en los errores ultra-izquierdistas de 1924-25, en la vergonzosa comedia del Comité anglo-ruso en 1926, en la cobarde política de la dirección polaca en 1926, en la serie ininterrumpida de faltas que hicieron perecer la revolución china de 1925-27 (...) La Internacional comunista no resistirá otros cinco años de faltas semejantes. Y, si la Internacional comunista se derrumba, tampoco la URSS resistirá mucho tiempo. Los salmos burocráticos proclamando que en nuestro país ya están realizados 9/10 del socialismo (Stalin) se mostrarían entonces como charlatanería estúpida. Ciertamente, incluso en tal caso, al fin de cuentas la revolución proletaria sabría abrir nuevas vías hacia la victoria. ¿Pero cuándo? ¿Y al precio de cuántos sacrificios y cuántas víctimas innumerables? La nueva generación de revolucionarios internacionales debería unir el hilo roto de la herencia y volver a conquistar la confianza de las masas en el mayor acontecimiento de la historia, que puede ser comprometido por un encadenamiento ininterrumpido de faltas, de volteretas y de falsificaciones en el terreno de las ideas.[1] 
 
León Trotsky, 1928.
 

La Revolución Rusa como hazaña del progreso. Un imaginario social de la Argentina de entreguerras

 

Los vástagos rojos y ácratas de la idea del progreso
 
Intentaremos aproximarnos a una serie de lecturas sobre la Revolución Rusa como un imaginario del progreso, en la Argentina durante las décadas del 20 y el 30. Junto al análisis de Octubre como ruptura teórica y práctica con el socialismo de la II Internacional e inicio de una nueva etapa en la lucha de clases a nivel mundial, en la izquierda criolla encontramos otras formas de aproximarse a la revolución rusa. El proceso soviético fue analizado desde esquemas heredados del liberalismo decimonónico (civilización/barbarie, atraso/progreso, despotismo/libertad); como el ciclo superior de las revoluciones liberales en su proyección hacia la periferia del mundo civilizado; como un laboratorio donde se ensayaban experiencias políticas, económicas, pedagógicas etc., que podían incorporarse a medios sociales mas estáticos o como el advenimiento de sujetos sociales (juventud, hombre integral) portadores de una cultura diametralmente opuesta a la cultura burguesa.

 

Notas críticas a la Teoría General de la Explotación y de las Clases, de John Roemer.

Introducción 

A finales de los años ’90 el marxismo en general y el materialismo histórico en particular atraviesan una profunda crisis. Luego del auge de las décadas del ’60 y ’70, el marxismo ha dejado de ser el inspirador casi exclusivo de los mas importantes movimientos sociales, especialmente del movimiento obrero. En el terreno estrictamente académico este retroceso también ha sido notorio, aunque menos significativo.
Sin embargo, en el mundo universitario subsisten fuertes reductos de pensamiento marxista o inspirado en Marx. Uno de estos reductos lo constituye el llamado “marxismo analítico”.[1]

24 de marzo de 1976: ¿por qué el golpe?

Todo indicio de iniciativa autónoma de los grupos subalternos tiene que ser de inestimable valor para el historiador integral.

Gramsci

Presentación

En los últimos años se han escrito en la Argentina una serie de trabajos que tienden a explicar la recuperación de la hegemonía por parte de la burguesía -entendiendo su pérdida en el sentido gramsciano de crisis de autoridad o crisis del Estado en su conjunto-, a partir de la política desarrollada por la dictadura militar instaurada en 1976. A modo de ejemplo daré cuenta de algunos de ellos:

Estructura de clases, movilidad de clases y distribución de las personas.

Autor(es)

Cuando comencé a trabajar sobre las “opciones de ocupa­ción”, aproximada­mente en 1969, nadie me dijo cuál era el modo para aproximarse a esta temática exitosamente. Los especialis­tas euro­peos se remitían a Marx, Durkheim y Weber como tres pensa­do­res de igual importancia y significación (una actitud que, a la luz de la fuerte oposición de los dos últimos contra el primero, resulta inquietante). Los sociólogos norteamerica­nos, considera­dos “maes­tros” de la investigación empírica, sólo rinden tributo a Weber y a Durkheim e ignoran totalmente a Marx (debí darme cuenta de que este conspicuo silencio era un signo seguro de algo intere­sante).

La reproducción del metabolismo social del orden del capital (primera parte)

En fases anteriores del desarrollo histórico del sistema del capital, muchos de sus aspectos y tendencias negativos, ocurrieron de tal modo que pudieron ser ignorados con relativa facilidad, excepto por unos socialistas clarividentes como el mismo Marx[1]. Por el contrario, en las últimas décadas emergieron movimientos de protesta desde las más diversas partes de la sociedad. Así, entre ellos, apareció el ambientalismo en sus más variadas formas, con orientaciones y valores, a veces lejanos al socialismo. Estos movimientos en varios países capitalistas, han intentado establecerse en el campo político a través de los denominados partidos verdes. Han tratado de llamar la atención sobre los procesos de destrucción ambiental en curso, dejando sin embargo indefinidas las causas socioeconómicas subyacentes, y sus connotaciones de clase. Hacen esto precisamente para ampliar su atracción electoral, con la esperanza de intervenir en procesos de reforma capaces de revertir tan peligrosas tendencias destructivas.

Debate: Mundializacion-globalización del capital.

Esta sección viene a dar continuidad a los debates que sobre el tema se realizaron en los encuentros promovidos por Herramienta en el mes de junio en Buenos Aires y en el mes de setiembre en la ciudad de Rosario. Allí se propuso a los panelistas prolongar el intercambio de opiniones por escrito: publicamos ahora las contribuciones recibidas y con la próxima entrega de la revista daremos a conocer las restantes. Como miembro de la redacción de la revista, quiero sobre todo destacar las “coordenadas” en que, a nuestro juicio, se inscribe la cuestión. Para ello, comenzaré por recordar algo dicho en el primer número de la revista 

“...en los umbrales del siglo XXI, ni los más optimistas ideólogos del capital pueden ocultar el desarrollo rampante de viejas y nuevas calamidades. En este presente pleno de amenazas, afirmamos que es más actual que nunca el antiguo “pronóstico alternativo” de socialismo o barbarie. Y la experiencia secular subraya también que la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos, o no será. Vale decir: si el movimiento obrero y socialista no forja el camino de su emancipación, la barbarie del capital reinará sobre la creciente destrucción de la humanidad y la naturaleza.

Un ámbito para el debate y la crítica marxista: los encuentros abiertos de Herramienta.

Desde un comienzo, Herramienta se definió como un esfuerzo colectivo, desde el campo del marxismo revolucionario, de reflexión crítico-práctico-constructiva que no pretendía poner cerco alguno al libre planteo de opiniones, estudios y propuestas. Partíamos del diagnóstico que las últimas e inmensas transformaciones que estamos presenciando en todo el mundo y en todos los planos de la actividad y del pensamiento le exigen más que nunca al marxismo estar dispuesto a asumir un proceso de intercambio, confrontación y reelaboración de ideas para readecuar las respuestas a los nuevos problemas de la realidad. Con el objetivo de profundizar esta exploración, de hacer más firme un proyecto que nunca consideramos cerrado o absolutamente predefinido, es que Herramienta decidió tempranamente trasponer sus páginas y salir a practicar la crítica y el debate marxista en forma pública, sin intermediaciones. Así surgió la idea de los "Encuentros Abiertos", un espacio para la discusión de algunos de los problemas esenciales del marxismo de fin de siglo. Este último año fue pródigo en este tipo de experiencias; en las páginas que siguen haremos, pues, un primer y somero balance de esta actividad.

 

Distribuir contenido