Revista Herramienta Nº 35

Junio de 2007

América Latina hoy. Entre la explotación redoblada y la actualidad de la revolución

*

Introducción

Los análisis sobre América Latina formulados por el pensamiento académico prevaleciente y por organismos internacionales se basan por lo general en el denominador común de una supuesta falta de madurez de la región respecto a las formas que el capitalismo presenta en naciones o en regiones del llamado mundo central. Por ello, en su intento por explicar lo que ocurre en la región, son comunes las afirmaciones que hablan de reformas económicas insuficientes, instituciones políticas que no se han consolidado o culturas políticas que no terminan de alcanzar niveles adecuados. Subyace una brecha no cubierta con respecto a lo que acontece en algún modelo predominantemente europeo o en Estados Unidos.

Capitalismo especulativo y alternativas para América Latina

*

Cualquier respuesta mínimamente respetable sobre el futuro de las sociedades latinoamericanas, especialmente sobre sus perspectivas económicas de medio y largo plazo, presupone un diagnóstico adecuado sobre la etapa actual del capitalismo mundial y sobre su probable trayectoria en las próximas décadas.

Pocos cuestionan hoy el hecho de que vivimos, desde más o menos la mitad de los años '70, una nueva etapa capitalista, muy diferente de los "treinta años gloriosos". En aquella época, la explotación capitalista pudo convivir con un nivel de vida relativamente satisfactorio para los trabajadores del Primer Mundo y con un proyecto de desarrollo en algunos países del Tercero. Esto permitió, por lo menos en las ciudades, algún grado de ascenso social de parte de los trabajadores y la formación de una clase media con cierta significación.

Cuba: ¿transición o continuidad?

* 

Al comenzar el año 2007, el sistema político cubano ofrece la confusa imagen de un orden que al mismo tiempo que se recompone, niega fervorosamente que lo esté haciendo. Pero también, paradójicamente, hace lo opuesto, es decir, afirma que avanza justamente donde más patente es su inmovilismo. Una situación que Gramsci hubiera denominado, con sobradas razones, como morbosa.

Clase, lucha y organización. Una experiencia de lucha de los trabajadores municipales en la ciudad de La Plata (Buenos Aires, Argentina, 2006)

Autor(es)

*

1
Introducción

Hacia finales de julio de 2006 tres trabajadores de la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de La Plata eran "desvinculados" de su lugar de trabajo. Esta situación no era nueva. Otros dos trabajadores habían sido echados poco tiempo antes del Consejo de la Mujer y la Dirección de Control Urbano.

Sin embargo, el despido de los empleados contratados en Desarrollo Social desató un importante conflicto en el que terminaron involucrados funcionarios municipales, los gremios de trabajadores municipales (en particular, ATE y UPCN) y organizaciones sociales de la región (en particular, las enroladas en el Frente Popular Darío Santillán, FPDS).

Retrospectiva y perspectiva. Diez años de movimientos sociales en Argentina

* 

"Nacimos desorientados y nos educaron como tarados"
Andrés Calamaro, No Tan Buenos Aires, en Honestidad Brutal II.

"Corte de ruta y asamblea, que en todos lados se vea el poder de la clase obrera"

Las manos de Filippi, Los métodos piqueteros, en Hasta las manos.

"El infierno ya es ahora y es el que habitamos todos los días..."
"Buscar y saber quién y qué, en medio del infierno, no es infierno y hacer que dure, y dejarle espacio"
Ítalo Calvino, en Las ciudades invisibles

Uno

En su célebre novela Respiración Artificial, Ricardo Piglia pone en boca de uno de sus personajes la siguiente frase:

El profesor, por ejemplo, era un hombre que reflexionaba sobre los principios. Mejor dicho, le digo, era un hombre de principios. Especie también rara en estos tiempos. ¿Qué tenemos sino los principios para sostenernos en medio de toda esta mierda?[1]

Marx contra Vogt. Apuntes para una bioografía intelectual de los años 1860-1861.

Autor(es)

* 

A través del último volumen de la Marx-Engels Gesamtausgabe (MEGA2), accedemos a la publicación completa de la correspondencia de Karl Marx entre 1860-1861: un capítulo demasiado poco explorado de su biografía intelectual. Este período comprende la redacción del polémico escrito El señor Vogt, los esbozos de El capital, los artículos periodísticos para el New York Tribune y para el Die Presse, además de los estudios realizados a través de minuciosas lecturas, las vicisitudes de su salud y la incierta fortuna de su existencia, causada por la profunda miseria que lo oprimía.

Ernst Bloch y el sueño de las ciencias humanas

*

El comunismo como superación positiva de la propiedad privada, como autoalienación humana, y, por ello, como verdadera apropiación de la esencia humana por y para el hombre. Por ello, como retorno del hombre para sí en cuanto hombre social, es decir, humano; retorno pleno que, en cuanto tal, es consciente y tiene lugar en el marco de toda la riqueza de la evolución precedente. Este comunismo es en cuanto naturalismo pleno=humanismo; en cuanto humanismo pleno=naturalismo; es la verdadera solución del conflicto que el hombre sostiene con la naturaleza y con el propio hombre; la verdadera solución de la pugna entre existencia y esencia, entre objetivación y autoconfirmación, entre libertad y necesidad, entre individuo y género.[1]

Karl Marx

La Reforma Económica china en debate. Notas sobre la globalización y la autonomía del Estado

Hemos asistido últimamente a la producción de numerosos trabajos sobre los recientes desarrollos económicos de China, y sobre la inserción del país en la economía mundial. Muchos de estos trabajos constituyen exposiciones críticas y radicales de la Reforma Económica, que cuestionan tanto la naturaleza del proceso cuanto sus perspectivas futuras. La Reforma sería francamente reaccionaria, asentada cada vez más en la explotación intensiva del trabajo como forma de postergar las contradicciones estructurales de un sistema que hace pelear a los países del Asia Oriental por "una porción cada vez más pequeña del valor agregado."[1] Todo esto a su vez no responde más que a una dinámica dictada por la evolución del capitalismo a escala global, que gobierna la evolución de los procesos políticos y económicos al interior de China, en complicidad con una "pequeña élite" local beneficiaria de las migajas del proceso.

Islam político, antiimperialismo y marxismo

*

"Así, la crítica de los cielos se transforma en crítica de la tierra, la crítica de la religión en la crítica de la ley, y la crítica de la teología en la crítica de la política"

Karl Marx, Introducción a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel

Fundamentalismos y "choque de civilizaciones"

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 el gobierno de Bush agitó el fantasma del "fundamentalismo islámico" como la nueva amenaza contra el "mundo libre" en general y los valores norteamericanos en particular que vendría a reemplazar al "imperio del mal" soviético. Con este discurso buscaba justificar la "guerra contra el terrorismo", una ofensiva política y militar cuyo objetivo era recomponer la hegemonía norteamericana empezando por "rediseñar" el mapa del Medio Oriente.

Distribuir contenido