Revista Herramienta Nº 27

Octubre de 2004

Revista Herramienta número 27. Indice

Revista Herramienta Nº 27

Octubre de 2004

Herramienta Nº 27

Internacional

El imperialismo estadounidense en las brasas orientales
Gilbert Achcar

El "nuevo" imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión
David Harvey

América latina

Homicidios en América del Sur: aportes y límites del análisis económico
Mamadou Camara y Pierre Salama


Guatemala: la persistencia del terror estatal

Luis Menéndez

Argentina

La Argentina hoy - Los movimientos sociales
Héctor Palomino

Contra la subjetividad privatizada: la creación de lo colectivo. Praxis desinstitucionalizadora desde los piquetes
María Belén Sopransi y Verónica Veloso

Ciudadanía/clases populares: el lado oculto de la dominación capitalista de clase
Renata Gonçalves

Teoría

Marx, la tradición liberal y la construcción histórica del concepto universal de hombre
Domenico Losurdo

Historia

Portugal, treinta años después del 25 de abril. La Revolución, cuando menos se la espera
Antonio Louçã

Debate

El trabajo vivo fuente creadora del plusvalor (Dialogando con Christopher Arthur)
Enrique Dussel

Debate Holloway - Dussel - Boron, en la UNAM. Discrepando con Dussel
Néstor López

Socialismo de mercado, capitalismo y comunismo
Michael A. Lebowitz

Cultura y sociedad

Pabellón de rurales
Eduardo Rosenzvaig

Reseñas

Ruy Braga. La nostalgia del fordismo. Modernización y crisis en la teoría de la sociedad salarial
Alvaro Bianchi

El retorno a Lenin en Slavoj Zizek "A propósito de Lenin. Política y subjetividad en el capitalismo tardío"
Omar Acha

El imperialismo estadounidense en las brasas orientales

Autor(es)

Reportaje a Gilbert Achcar

La Brecha: A principios de mayo del 2003, el presidente Bush organizó una puesta en escena triunfal sobre un portaviones de la marina de los Estados Unidos, para anunciar oficialmente el cese de los combates en el Iraq. Un año después, ¿cómo caracterizar la situación en este país?

Gilbert Achcar: Lo que sucede confirma lo que decíamos al principio de la invasión al Iraq: "las dificultades para Washington y Londres no hacen más que comenzar. Era sabido de antemano que el derrocamiento de Saddam Hussein y la ocupación militar del país no plantearía problemas para el ejército de los Estados Unidos, teniendo en cuenta la desproporción enorme de las fuerzas en juego. Pero otra cosa es controlar un país como el Iraq. El avance tecnológico aplastante del ejército de los Estados Unidos, ya no es tan determinante.En primer lugar, hace falta un número de soldados mucho más importante del que se necesita para una simple victoria militar. Ahora bien, la administración Bush creyó poder ocupar el Iraq con un número muy limitado de soldados, es uno de los talones de Aquiles de la potencia de los Estados Unidos: el factor humano, rápidamente considerado como superado, luego de la revolución tecnológica que ha transformado el "arte de la guerra". En segundo lugar, hay que tener frente a sí una población controlable, es decir que manifieste un cierto grado de resignación, o de aceptación, de la ocupación. Esto está muy lejos de ser el caso, la mayoría de la población iraquí ha recibido al ejército de los Estados Unidos con un sentimiento que podríamos resumir de esta manera: ‘Ustedes derrocaron a Saddam Hussein, muchas gracias, ahora váyanse de aquí, no los queremos como fuerza de ocupación’."

El "nuevo" imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulación mediante desposesión

Autor(es)

La dilatada supervivencia del capitalismo, a pesar de las múltiples crisis y reorganizaciones acompañadas siempre de agoreras predicciones sobre su inminente extinción -tanto por parte de la izquierda como de la derecha-, es un misterio que requiere ser estudiado. Lefebvre creyó haber encontrado la clave cuando pronunció su celebre frase de que el capitalismo sobrevive mediante la creación de espacio, aunque no acertó a explicar de qué forma se llevaría esto a cabo. Tanto Lenin como Luxemburgo, por motivos bastante distintos y utilizando argumentos también diversos, consideraron que el imperialismo -una determinada forma de producción de espacio- era el quid de la cuestión, aunque ambos argumentaron que dicha solución sería finita, dadas sus propias contradicciones.

Homicidios en América del Sur: aportes y límites del análisis económico

*  

Según Fajnzylber, Lederman y Loaysa (2001, 2002), el ingreso por habitante no tiene influencia sobre el grado de violencia mientras las desigualdades no varíen. Desde este punto de vista, la pobreza no explica la violencia. Sin embargo, si el ingreso por habitante crece poco y si las desigualdades aumentan la pobreza tiende a aumentar. En este caso, el aumento de la pobreza es un factor constitutivo del crecimiento de los homicidios. De manera menos sofisticada, según Barro (2000, pág. 7): "la desigualdad de las riquezas y de los ingresos incita a los pobres a integrarse al crimen". Aunque impugnada por numerosos exámenes econométricos[1], esta opinión encuentra eco en numerosos universitarios y políticos que ven en la pobreza a la "nueva clase peligrosa".

Guatemala: la persistencia del terror estatal

Autor(es)

El presente trabajo se centra en el estudio y análisis de los diferentes dispositivos represivos que el Estado guatemalteco diseñó e implementó durante un relativamente corto período, entre 1978 y 1983, cuando los procesos de represión estatal se generalizaron en el país centroamericano, alcanzando niveles de terror masivo, genocidio, etnocidio y ecocidio.

La Argentina hoy - Los movimientos sociales


Introducción

Los nuevos movimientos sociales en la Argentina reflejan los esfuerzos de reconstrucción de los lazos sociales a través de nuevas formas de organización. Los cambios en las formas del trabajo, en sus dimensiones contractuales y organizativas, sostienen un enfoque más atento a la construcción social de los movimientos y no sólo a sus formas de protesta y movilización, concebidas aquí como emergentes de una actividad más vasta de creación de lazos y organizaciones sociales.

Contra de la subjetividad privatizada: la creación de lo colectivo. Praxis desinstitucionalizadora desde los piquetes

Introducción

El presente trabajo tiene el objetivo de reflexionar en torno a los cambios en la construcción de subjetividad que despliegan los nuevos movimientos sociales a través de la praxis particular del Movimiento Resistir y Vencer 26 de Junio (MRV 26 de Junio). Creemos que su papel constantemente cuestionador abarca una amplia gama de instituciones materiales y simbólicas que condicionan y atraviesan las subjetividades contemporáneas produciendo efectos de "despolitización" y retraimiento respecto de lo público. Frente a este fenómeno subjetivo masificante, los nuevos movimientos sociales centralmente señalan y sostienen el conflicto de clases en el seno de una sociedad paralizada de subjetividades privatizadas. La creación de alternativas a los modos de ser instituidos por el sistema capitalista devela el desarrollo de un pensamiento crítico, la elección por la humanización de la vida y la liberación de la imaginación colectiva hacia el cambio social y la autonomía.

Ciudadanía/clases populares: el lado oculto de la dominación capitalista de clase

Resumen:

El presente artículo pretende abordar la paradoja existente en la relación ciudadanía/clases populares, procurando suscitar algunas reflexiones sobre las implicaciones político-ideológicas que los diferentes usos de la noción de ciudadanía plantean a las luchas sociales.

Marx, la tradición liberal y la construcción histórica del concepto universal de hombre

*"Derechos sociales y económicos" y Revolución de Octubre

Criticando la teorización de la "libertad de la necesidad" realizada por Roosevelt y poniéndola en línea de continuidad con la teorización de los "derechos sociales y económicos" expresa en la Declaración universal de los derechos del hombre adoptada por las Naciones Unidas en 1948, Hayek señala: "Este documento es una abierta tentativa de fusionar los derechos de la tradición liberal occidental con la concepción completamente distinta de la revolución marxista rusa"[1]. La afirmación puede parecer paradójica, pero para examinar su validez es conveniente examinar la crítica fundamental dirigida por Marx a la sociedad de su tiempo.

Portugal, treinta años después del 25 de abril. La Revolución, cuando menos se la espera

¿Fue la "Revolución de los claveles" un mero intento de modelar la sociedad de acuerdo a "utopías irresponsables"? Por pensar así, por pensar que sí, la derecha continúa todavía hoy mostrándose incapaz de entender lo que pasó. La vieja derecha miraba hacia las universidades prerrevolucionarias y sólo veía en ellas una horda de barbudos, socavando la paz social con el Manifiesto comunista debajo del brazo. En los sillones del poder están hoy muchos de los antiguos imberbes y barbudos, que adaptaron esa versión a sus pequeños cultos de personalidad y a sus narcisistas biografías oficiales: en aquellos verdes años -se vanaglorian ahora- fueron ellos quienes derrumbaron a la dictadura, porque tenían una amplia y generosa visión del futuro. Quien alguna vez arengó a una RGA[1], piensa que eso lo autoriza para dar lecciones a todos los movimientos sociales de hoy, con el argumento de autoridad de haber "hecho" una revolución.

Distribuir contenido