Revista Herramienta Nº 20

Julio de 2002

Revista Herramienta número 20. Indice

Revista Herramienta Nº 20

Invierno 2002

Herramienta Nº 20

Presentación

Situación Mundial

El imperialismo norteamericano después del 11 de septiembre
Claude Serfati

Lo que Israel ha hecho
Edward Said

La verdadera política del Estado israelí
Entrevista con Tikva Honing-Parnass

América Latina

Del golpe a la insurrección: El chavismo en la encrucijada
Modesto Emilio Guerrero

Pensar Chiapas para entender el mundo:
Acercamiento al análisis de las transferencias de excedentes

José Guadalupe Gandarilla Salgado

¡Que se vayan todos!
John Holloway

Argentina

Propuestas socialistas para superar la crisis nacional
Economistas de izquierda

"Vos, que hacéis repetir siglo pasado..."
Eduardo Martedí

Asamblea Popular de Palermo Viejo: La Trama social y política
Entrevista con Pedro Brieger

Teoría

La problemática de la reproducción del capital en El Capital
Alain Bihr

¿Adiós a la clase? El materialismo histórico y la política de la "diferencia"
Valerie Scatamburlo-D´Annibale y Peter McLaren

El fin de la ciencia y la anticiencia
Ricardo J. Gómez

Historia

La revolución rusa de José Ingenieros: elitismo y progresismo
Omar Acha

Polémica

Imperialismo e "Imperio"
John Bellamy Foster

Libros

Neoliberalismo y educación. La huelga de la UNAM a finales del siglo, de Adrián Sotelo Valencia
Luis Menéndez

Acerca de Imperio & Imperialismo, de Atilio Borón
Hernán Camarero

Avisos

En una coedición de Herramienta y la Universidad de Puebla, presentamos: Cambiar al mundo sin tomar el poder, de John Holloway.
Aparece julio de 2002

Presentación de Herramienta Nº 20

Nuevamente, el espacio de nuestra revista ha quedado estrecho para abordar la cantidad y magnitud de las cuestiones planteadas en la arena internacional. Y nuevamente hemos debido postergar la publicación de trabajos valiosos, a cuyos autores agradecemos la confianza puesta en Herramienta, aunque sus textos no hayan podido entrar en este número.

El imperialismo norteamericano después del 11 de septiembre

Autor(es)

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 ofrecieron al Gobierno de Bush la justificación —que hubiera encontrado de todas maneras— para relanzar una vez más los gastos militares a una escala aún mayor que tras la guerra de Kosovo y para desplegar su aparato militar mundialmente, en la península india y en Asia central, en Filipinas y en Colombia. No podemos disociar esta política de la relación de furiosa rapiña que mantienen los Estados Unidos —y el capital financiero mundial que en él se apoya— con la mayor parte de los países y regiones del mundo.

Lo que Israel ha hecho

Autor(es)

Invierno de 2002

A pesar de los esfuerzos de Israel para restringir la cobertura mediática de su invasión a las ciudades y campos de refugiados de Cisjordania, las informaciones y las imágenes se han filtrado, de todas maneras, poco a poco.

Internet ha provisto centenares de relatos de testigos, así como las fotos que lograron algunos de ellos. Las televisoras árabes y europeas han hecho lo mismo, pero en las cadenas televisivas de los Estados Unidos o no está disponible o es bloqueada, e incluso hábilmente negada.

Esta documentación ofrece la prueba impresionante de lo que ha sido verdaderamente la campaña de Israel, de lo que en realidad siempre fue: la conquista irreversible de la tierra y de la sociedad palestina.

La verdadera política del Estado israelí

Abril de 2002

¿Cuál es el verdadero objetivo del actual ataque contra los palestinos?

La brutal ofensiva militar que conduce actualmente el ejército israelí contra los palestinos (llamada, en la neo-lengua orwelliana típica de Israel, "Operación Muro Defensivo") marca el inicio de una nueva etapa en el largo proceso que apunta a destruir al movimiento nacional palestino encarnado en los combatientes de la Intifada y, como lo declaró Haidar Abdel Shafi al periodista Yossi Algazi del diario Haaretz el 2 de abril, "a liquidar la existencia del pueblo palestino en la tierra Palestina". Este objetivo estratégico del Estado judío sionista se corresponde con los intereses imperialistas de los Estados Unidos que quieren eliminar del Medio Oriente (y del tercer mundo en general) cualquier movimiento político o régimen nacionalista independiente que, por definición, representaría un obstáculo a la globalización capitalista en la región.

Del golpe a la insurrección: El chavismo en la encrucijada.

De la noche a la mañana un golpe militar derrocó al presidente Chávez, un gobernante al que Bussines Week había apodado el “huracán del Caribe”. Y de la noche a la mañana un contragolpe militar con apoyo de masas lo devolvió al gobierno. Parecía una chanza de mal gusto. Todo en cuestión de horas.

El vértigo de los hechos que consumó ambos sucesos llevó a las reacciones y conclusiones más diversas, curiosas y, en algunos casos, desopilantes. Y, como siempre en situaciones parecidas, pueden conducir a derrotas amargas a los trabajadores y el pueblo. En ese sentido es acertado el título-concepto de Le Monde Diplomatique, edición argentina, cuando advierte que Latinoamérica debe revisar las “Lecciones desde Venezuela” (mayo 2002).

Pensar Chiapas para entender el mundo: Acercamiento al análisis de las transferencias de excedentes.

 Las discusiones teóricas en ocasiones adquieren connotaciones verdaderamente paradójicas, pues cuando es más palpable la realidad de la que da cuenta un concepto menos se recurre a él para caracterizar dicho proceso. Mientras la dependencia económica se ha profundizado, la discusión crítica sobre la teorización de la dependencia ha sido condenada al olvido. Cuando los dispositivos imperialistas del sistema se han desbocado, opera la censura y autocensura sobre la pertinencia de los teóricos del imperialismo. En el momento en que más han aumentado las transferencias internas y externas de excedente, más se habla de las bondades que los flujos de capital tienen para los países periféricos. Es necesario superar esta situación y atreverse a ir en contra del “sentido común”, recuperando debates teóricos y conceptuales ya avanzados hace años por algunos de los más serios exponentes del pensamiento social latinoamericano. 

¡Que se vayan todos!

Autor(es)

1. En los últimos nueve meses, desde el 11 de septiembre, el grito se ha vuelto más agudo, más estridente. Es el horror de lo que vemos a nuestro alrededor: las bombas cayendo, la violencia contra los inmigrantes, los 35.000 niños que mueren de enfermedades curables cada día, la ciega arrogancia de los capitalistas y sus políticos, las presiones sobre todos nosotros para renunciar a nuestros sueños de un mundo de dignidad, el peligro real de que nosotros, nuestros hijos o nietos estaremos presentes cuando el capital finalmente destruya a la humanidad. A todo esto sólo podemos gritar ¡NO!. NO es la base de la gramática de la rebelión, la gramática de la revuelta, la gramática de la revolución.

Propuestas socialistas para superar la crisis nacional

Economistas de Izquierda *

Un conjunto de economistas de izquierda argentinos, que vienen trabajando desde enero sobre una salida para la crisis nacional, acaban de elaborar el siguiente documento, que sienta las bases para el capítulo económico de un programa socialista, con la expresa intención de que sea útil a las organizaciones sociales y políticas que combaten por los intereses de los trabajadores, los desocupados y demás sectores del pueblo explotado. (Los subtítulos han sido agregados por la redacción deHerramienta)

Vos, que hacéis repetir siglo pasado...

 

James Petras insiste, en Globaloney, en su convicción de que la hegemonía cultural conquistada por el imperialismo entre los intelectuales ha impuesto un lenguaje eufemístico, que oscurece intencionadamente la comprensión del mundo real. Así es como una voz clara y connotante, imperialismo, troca en globalización. Venimos sufriendo el intento de estructurar un mundo de ficción vía neologismos que disfrazan la realidad o engañan sobre la misma.
Ese lenguaje ideológicamente trastocado, es desnudado desde el título: Baloney en inglés significa estupidez o tontería. La novedosa globaloney podría traducirse como "globalización de la estupidez". Puede agregarse que las nuevas formas institucionales autoritarias se llaman transiciones democráticas, las nuevas formas de superexplotación y precarización del trabajo mutan en flexibilización, el desmantelamiento de las conquistas obreras seculares ha sido nombrado ajuste, la intervención activa del Estado para regular el mercado como agente de la banca financiera se bautizó desregulación, los cortesanos del Poder Ejecutivo elevados a nueve miembros de indemne venalidad, constituyen la Solemne Corte Suprema, y la Cámara de Senadores (o la de Diputados) universalmente denunciada por corrupta, lleva adosado casi como prefijo un protocolar Honorable, un plan económico ya no se hace para sustento de una clase o sector social: se lo neutraliza haciéndolo sustentable.
Esto es, digamos, lo nuevo. Contrariamente, en el ámbito de la izquierda, ocurre que continuamos utilizando un viejo léxico para nombrar categorías propias de un desaparecido escenario social: el del siglo XIX. Por mecanismo inverso, el de viejas palabras para nombrar cosas nuevas, pareciera que nos solazamos, también, viviendo en la ficción.
Distribuir contenido