Revista Herramienta Nº 16

Julio de 2001

Presentación.

Herramienta no es una publicación de carácter coyuntural y pretende que sus temas vayan más allá de las fronteras nacionales. Pero la coyuntura existe y se impone, sobre todo cuando se compone de las acciones de lucha contra la explotación y la exclusión social del capitalismo. Esta edición N° 16 de nuestra revista aparece cuando aún no se ha extinguido el eco de los disparos que en General Mosconi acabaron con la vida de dos trabajadores. Esa localidad de la provincia de Salta es una muestra cabal de la terrible realidad de nuestros días. El petróleo y el gas la hicieron fuerte y próspera. Pero la reestructuración, y luego privatización, de la empresa estatal YPF terminaron con los puestos de trabajo. La riqueza petrolera y gasífera sigue presente, pero los pobladores de General Mosconi la ven pasar desde el abismo de la desocupación, la miseria y la falta de futuro. Tanto el gobierno anterior, de Carlos Menem, como el actual de la Alianza han dejado a las empresas obrar a su antojo, dejando a miles de trabajadores al costado del camino y ni siquiera se han preocupado por promover nuevas actividades productivas que repongan los puestos de trabajo perdidos. Esa es la explicación de los cortes de rutas con los que las víctimas de la voracidad capitalista pretenden obtener alguna solución a sus problemas, y no la acción de “infiltrados y agitadores” que el gobierno del presidente De la Rúa denuncia para ocultar su propia responsabilidad y justificar la represión.

USA: Esperando la recesión.

Autor(es)

El autor realiza un implacable análisis del “aterrizaje suave” de la economía norteamericana, eufemismo que los funcionarios y los medios usan para evitar la palabra “recesión”. Aventura incluso un escenario tipo “espectro de Japón”, la crisis asiática de los años 1997-1998, como combinación de una caída de la Bolsa y el dólar. De confirmarse este pronóstico, sus efectos económicos, sociales y políticos serían de una magnitud incomparable y no habría regiones-refugio que pudieran quedar a salvo.

Entrevista a Joachim Hirsch.

Autor(es)

 

En el mes de marzo del año en curso (¿el reportaje es del 2000 o del 2001?), la “Cátedra Latinoamericana” del Posgrado en Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) organizó un ciclo de seminarios dictados por personalidades de alcance internacional. Entre ellos, Joachim Hirsch, (debería agragarse data sobre Hirsch) quien concedió una entrevista a Karina Moreno, politóloga argentina y corresponsal de Herramienta en México. El reportaje se realizó con la colaboración en la traducción en simultáneo de Ulrich Brand[1] y la edición, corrección y revisión final del profesor a cargo de la cátedra, Henrik Lebuhn[2].
 

Los desórdenes de los años 90 en América Latina: resistencias a la transnacionalización del capital.

El imperialismo no sólo produce ganadores y perdedores, sino que la subyacente explotación que produce aquellas divergencias de intereses también provoca resistencia, rebelión y quizás un nuevo ciclo de revoluciones.

J. Petras
 
El propósito de este artículo es discutir las resistencias populares a las políticas neoliberales de los años 90 en América Latina, como también la actuación del imperialismo norteamericano en la región, expresada, principalmente, a través del gobierno mundial. Se discute, también, la cuestión nacional y la lucha de clases en los marcos teóricos de algunos movimientos sociales latinoamericanos.
 

Reflexiones sobre socialismo y democracia: el caso Cuba.

La siguiente es una ponencia presentada en el VI Encuentro Latinoamericano de Revistas Marxistas, realizado en septiembre de 2000. El autor analiza el proceso de institucionalización posrevolucionario de los órganos de gobierno cubanos. En este marco, una lectura crítica de los contenidos democráticos vigentes en la constitución cubana, incluida su reforma posterior, y las prácticas reales del ejercicio del poder popular, ponen en evidencia las contradicciones del sistema. De allí la necesidad de discutir la diferenciación entre socialismo y democracia y una reformulación acerca de la función que cumplió el Estado en las llamadas experiencias socialistas del siglo XX.[1]

Palestina-Israel: algunas referencias para comprender la situación actual

Autor(es)

La tesis predominante sobre el enfrentamiento militar -extremadamente desigual y cuyo escenario es desde hace varias semanas Jerusalén y los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania- afirma que los "extremistas de ambos bandos" pudieron más que los "acuerdos" de Oslo y de Washington de 1993 y remataron el "proceso de paz" que resueltos y sabios dirigentes palestinos e israelíes habrían intentado llevar valientemente a buen término bajo los benévolos auspicios del presidente Clinton. La verdad es muy distinta. La provocación calculada del general Sharon forma parte de una división del trabajo bien sincronizada entre halcones y palomas, cuyo fin ha sido atenazar con más fuerza a las masas palestinas. Es la continuación de múltiples nuevas colonias y de la anexión progresiva de Jerusalén Este. A principios de octubre se levantaron los palestinos de Gaza y Cisjordania, y también los palestinos que son ciudadanos, de segunda fila, del Estado de Israel. Este levantamiento no estaba en el programa y terminó por destruir definitivamente esta inicua "paz de los gobernantes", con la que concluye el artículo de Gilbert Achcar que ofrecemos a continuación.

Flexibilidad del trabajo y plasticidad humana.

En la Voluntad de saber, Michel Foucault muestra que la aparición de los modernos dispositivos disciplinarios presupone una modificación sensible, o mayúscula, de las relaciones patriarcales caracterizadas, entre otras cosas, por el derecho del padre de familia sobre la vida y la muerte de los hijos, las mujeres y los esclavos. Este derecho, en principio absoluto, es reemplazado lentamente, en el transcurso de procesos históricos complejos, por un derecho ampliamente despersonalizado y ejercido por mecanismos de poder para controlar la vida. El poder ya no funciona para cobrar tributos o para apoderarse de las riquezas de otros, sino para que la vida de los individuos esté al servicio del incremento de bienes y riquezas. Se trata de controlar la vida y el cuerpo, su utilización y su reproducción, con el fin de tenerlos disponibles para la producción y no para la destrucción. No desaparece el derecho a dar muerte, pero está sin embargo relacionado a condiciones muy precisas de ejercicio y se lo interpreta como un medio de proteger la vida. El poder de dominar ya no se manifiesta esencialmente por ritos y rituales de sumisión a autoridades sacralizadas por la tradición, sino más bien en la captación, gracias a dispositivos disciplinarios, del poder de acción de los individuos. El poder dominar se dispersa y difunde en el espacio social como un bio-poder, es decir, como un poder que disciplina el cuerpo y sanciona las transgresiones a las reglas disciplinarias instauradas para asegurar la buena gestión de las vidas humanas.

Propuestas para un trabajo colectivo de renovación programática.

La finalidad del texto es presentar un boceto de lo que puede ser –reelaborado, enriquecido y desarrollado colectivamente– la base de un “proyecto de investigación y elaboración políticas, iluminado por el objetivo de transformación socialista de la sociedad”. Este proyecto sería llevado adelante conjuntamente con quienes, dentro y fuera de Carré Rouge, reconozcan su necesidad y compartan (en líneas generales, claro está) la problemática de partida. Las revistas que desearan colaborar en el proyecto podrían contribuir en el trabajo de publicación. El texto intenta dar elementos que también podrían estimular a que militantes sindicales no organizados políticamente se unan al trabajo.

Subjetividad.

 Feuerbach no ve que el propio “espíritu religioso” es un producto social y que el individuo abstracto que él analiza pertenece, en realidad, a una forma social determinada. K. Marx – Tesis VII sobre Feuerbach

 A pesar de que se ha utilizado la tesis VII sobre Feuerbach como epígrafe, el espíritu de la XI en su totalidad atraviesa este trabajo. Esto equivale a decir que sujeto y objeto no existen independientemente de la actividad, toda vez que sólo por medio de ésta pueden ocurrir los procesos de subjetivación y objetivación. Así, sujeto y objeto no son dados a priori pero se construyen en la y por la relación social. Por consiguiente, son siempre y sin sombra de duda históricamente situados. En estos términos, la historia es el demiurgo del sujeto-objeto.
Se pasa, de aquí en adelante, siempre que sea posible, a emplear la expresión sujeto-objeto en una tentativa de apartar cualquier riesgo de ofrecer una lectura dicotomizada. Rigurosamente, subjetivación y objetivación no son sino dos fases de un mismo proceso, cuando el universo conceptual se construye en el seno de una sociología y de una psicología materialistas.
Distribuir contenido