LEER A FANON, MEDIO SIGLO DESPUES