Libro: El caos planetario. Ensayos marxistas sobre la miseria de la mundialización capitalista. Presentación

Portada de 'El concepto del otro en la liberación latinoamericana. La fusión del pensamiento filosófico emancipador y las revueltas sociales'

Globalización del sistema y globalización de la resistencia. Algunas ideas.

El libro del que nos ocupamos en este comentario es fruto de un tenaz esfuerzo orientado a elaborar una crítica sólida y profunda de las tendencias actuales del capitalismo mundial, de sus contradicciones y de sus aspectos más catastróficos y regresivos. Es también un intento de consolidar y ampliar el potencial crítico del método marxista de análisis de la realidad, sobre la base de fortalecer el diálogo con las otras expresiones del pensamiento crítico y las identidades que se forman a partir de ellas (teología de la liberación), con grupos que luchan contra distintas formas de opresión (feministas, indígenas) y contra las tendencias más regresivas y destructivas del capitalismo finisecular (flexibilización toyotista, xenofobia, destrucción del medio ambiente, etcétera).

Vega Cantor plantea la posibilidad de este diálogo intelectual y político a partir de la fundamentación de una crítica marxista a la idea de progreso. El punto de partida de esta tarea es la revisión de algunos de los esfuerzos más tenaces para despojar al marxismo de sus vestigios racionalistas y sus tendencias a una visión unilineal y eurocentrista de la historia de las sociedades humanas (W. Benjamin, W. Morris, T. Adorno, H. Marcuse, J. Mariátegui). En base a la elaboración crítica de estos aportes y experiencias, el autor de El Caos... intenta aportar algunos elementos para una visión marxista del mundo contemporáneo que no sea tributaria de la idea de progreso. Vega Cantor trabaja alrededor de los siguientes ejes: a) la denuncia de la falsa neutralidad del progreso científico y tecnológico; b) las consecuencias destructivas del progreso industrial sobre la naturaleza y las condiciones de vida; c) el rescate de distintos movimientos sociales opuestos al progreso capitalista; d) la diferenciación entre progreso moral y progreso económico y tecnológico. Sobre la base de estos elementos el historiador colombiano propone colocar en el centro de las propuestas de un nuevo movimiento socialista, la idea de la revolución no como el relevo de la burguesía por el proletariado en la carrera de postas hacia el progreso lineal sino como la lucha del conjunto de los explotados para detener las tendencias destructivas del capitalismo.

A la hora de enjuiciar a la apología del progreso como un discurso encubridor de las prácticas más asociales y deshumanizadas del capitalismo contemporáneo, Vega Cantor nos entrega algunos de los análisis más agudos de su libro. En su mirada sobre la mercantilización de la naturaleza y el cuerpo humano (saqueo de recursos, tráfico de órganos, biopiratería) traza un interesante paralelo con el rol que jugó la violencia a escala mundial en el proceso de acumulación del capital en los siglos de la formación de la economía-mundo. Los laboratorios de los países imperialistas y sus empresas depredadoras son los nuevos piratas y corsarios del mundo globalizado. Tanto hoy como hace quinientos años, los fenómenos que el pensamiento dominante intenta mostrar como procesos naturales, están vehiculizados por medio de la violencia (física o económica) que es el motor de la transferencias de recursos y la expoliación de unos pueblos por otros.

En lo concerniente al diálogo entre las corrientes clásicas de la izquierda y los movimientos y corrientes no marxistas, El Caos... propone transitar el camino de la relación madura que descarta el echar por la borda toda la tradición revolucionaria y la recepción acrítica de todo lo proveniente de los espacios que se reclaman contestatarios. Luego de señalar la convivencia de corrientes anticapitalistas junto a corrientes nihilistas y reaccionarias en el seno del movimiento ecologista y el feminismo, se ocupa de estudiar una corriente ideológica y política alrededor de la que se tejieron un montón de expectativas y malentendidos en las últimas tres décadas de la historia de las luchas revolucionarias en América Latina. Vega Cantor analiza los puntos de sutura y las líneas de fuga entre el marxismo y la teología de la liberación en una revisión bastante completa del pensamiento de los cristianos revolucionarios y sus intentos de construir espacios críticos en el seno de las iglesias latinoamericanas (comunidades de base) y su lucha contra el clero aliado a las oligarquías reaccionarias y proimperialistas. De la misma manera Vega Cantor pasa revista a la visión de la religión en el pensamiento de izquierda a partir de la obra de Marx y Engels, haciendo hincapié en algunos elementos poco desarrollados de un problema cuyo análisis en el corpus marxista tiene un sabor a debate trunco del que aun quedan páginas por escribir.

En nuestra opinión el abordaje de las relaciones entre marxismo y teología de la liberación, entre militancia de izquierda y cristianos de base es un aporte particularmente interesante para los lectores que, como el caso del autor de estas líneas, provenimos de una tradición intelectual y revolucionaria fuertemente identificada con el agnosticismo radical. Lejos de la apología ingenua de cualquier sector religioso que se reclame progresista y de la demagogia pro-cristiana de algunas corrientes de izquierda populistas y oportunistas (de las cuales la Argentina de los años 80 y 90 conoció varios ejemplos), Vega Cantor nos propone un camino distinto. Un diálogo maduro que rescate, aún desde la divergencia, las muestras más genuinas de la participación de los cristianos, en distintos movimientos sociales en Latinoamérica (MST en Brasil, revolución sandinista, el gobierno de Aristide en Haití y la participación de sacerdotes de base en el movimiento zapatista en Chiapas) y las diferencias del supuesto progresismo de ciertos obispos de nuestros países que hace valer su influencia para frenar conflictos y constituir un puente de negociación entre gobiernos neo-liberales en retirada y centro-izquierdistas siempre listos para suplantarlos. Un diálogo que nos aporte a las corrientes de fuerte tradición obrerista elementos para la mejor comprensión del universo mental de nuestras poblaciones rurales con su cúmulo de identidades étnicas y el conjunto de horizontes culturales de que son testimonio viviente. Un diálogo que, más allá de toda demagogia, nos permita a los militantes y organizaciones que abrevamos en una tradición agnóstica, y que pensamos seguir haciéndolo, reclamar el respeto a nuestra identidad en el marco de la construcción de grandes redes de comunicación basadas en la pluralidad de identidades y experiencias que conviven en el seno de los explotados del mundo.

A la hora de ensayar una síntesis de los trabajos que integran El Caos... Vega Cantor intenta trazar un boceto de ese socialismo libertario y autogestionario que debe nacer de la superación revolucionaria del capitalismo inhumano. Ese nuevo sistema que debe basarse en la crítica por los hechos del progreso capitalista, encarnada en el surgimiento de espacios autónomos en donde los productores directos empiecen a ensayar la gestión directa del conjunto de procesos que afectan a sus condiciones de vida y de esa manera constituir embriones de nuevas relaciones sociales de un sistema de democracia directa. Tal vez es en este punto donde le haríamos un pequeño reproche al profesor Vega Cantor, en el sentido de que nos hubiera gustado que profundizara un poco más el trabajo de síntesis en la elaboración de propuestas y esquemas tentativos para plasmar en el terreno de la praxis política y el movimiento de masas las formas del diálogo abierto entre las distintas corrientes y movimientos que luchan contra la opresión en todas sus formas. Sin embargo, analizando El Caos... en el marco de la tarea intelectual que viene desarrollando desde hace años este historiador colombiano para remozar y fortalecer el pensamiento marxista para el milenio que comienza, estamos seguros que con los próximos frutos de su producción nos seguirá aportando nuevos elementos para la reflexión y el debate en el seno de las fuerzas revolucionarias.

Comentario en Revista Herramienta
Por Daniel Omar De Lucía

Profesor de Historia en el Instituto del Profesorado Joaquín V. González de la ciudad de Buenos Aires.

Renán Vega Cantor es historiador, profesor titular de la Universidad Pedagógica Nacional, de Bogotá, Colombia. Autor y compilador de los libros Marx y el siglo XXI (2 volúmenes), Editorial Pensamiento Crítico, Bogotá, 1998-1999; Gente muy Rebelde, (4 volúmenes), Editorial Pensamiento Crítico, Bogotá, 2002; Neoliberalismo: mito y realidad; El Caos Planetario, Ediciones Herramienta, 1999; entre otros. Premio Libertador, Venezuela, 2008. Integrante del Consejo asesor de Revista Herramienta.

Comprar libro