Economía

Brexit: un giro histórico-mundial

 
                                         
 
 
                                                           (english version)
 
La votación en Gran Bretaña del 23 de junio a favor de la salida [leave] de la Unión Europea es un acontecimiento de enorme significación geopolítica.2 Tendrá un efecto desorganizador sobre las redes de las alianzas a través de las cuales los poderes imperialistas occidentales, liderados por los Estados Unidos, administran el capitalismo global. Es un golpe serio a la Unión Europea (UE). Los líderes de la Comunidad Europea están tratando de poner una cara valiente ante el voto del Brexit, pero no es una broma perder el segundo país más grande en la UE, el poder financiero y militar más importante de Europa. La victoria del Leave también continúa la sucesión de referéndums en los cuales las iniciativas e instituciones de la UE han sido rechazadas por el voto popular: Grecia (2015), Irlanda (2001 y 2008), Holanda (2005, 2016), Francia (2005), Suecia (2003), Dinamarca (1992). El columnista del Financial Times, Wolfgang Münchau, especula que la derrota del primer ministro Matteo Renzi en el referéndum constitucional de octubre podría comenzar a empujar a Italia hacia la salida (Münchau, 2016).

Brexit: a world historic turn

 

                                  

 

                                                         (versión en español)

Britain’s vote on 23 June to leave the EU is an event of major geopolitical significance. 1 It will have a disorganising effect on the nexus of alliances through which the Western imperialist powers, led by the United States, manage global capitalism. It is a very serious blow to the European Union. EU leaders are trying to put a brave face on the Brexit vote, but it is no joke to lose the second biggest country in the EU, Europe’s largest financial and military power. Leave’s victory also continues the succession of referendums in which EU initiatives and institutions have been rejected by popular vote – Greece (2015), Ireland (2001 and 2008), the Netherlands (2005, 2016), France (2005), Sweden (2003), Denmark (1992). Financial Times columnist Wolfgang Münchau speculates that a defeat of prime minister Matteo Renzi in October’s constitutional referendum could start pushing Italy to the exit (Münchau, 2016).

El curso actual del capitalismo y las perspectivas para la sociedad humana civilizada

 
Una fase específica de la historia económica y social sudamericana ha llegado a su fin. Esta fase fue testigo de la exportación de materias primas o productos semiprocesados en gran cantidad y a altos precios, que permitieron a sus economías tener tasas de crecimiento considerables y a sus gobiernos financiar una serie de programas sociales sin cambiar la distribución de la riqueza. El “modelo”, como así se lo llamó, dependía de la tasa de crecimiento y la demanda de commodities en otras partes de la economía mundial, especialmente en China. El fin de lo que terminó siendo un paréntesis de quince años despertará una agudización de las confrontaciones políticas y sociales en todas partes, cuyo preludio son hoy los acontecimientos en Brasil. Me complace contribuir a la discusión en Herramienta, en la cual tratar de explicar lo que considero que es un momento crucial en la historia mundial, en el que el capitalismo está alcanzando sus límites absolutos.

Capitalismo del siglo XXI. El “escándalo” Volkswagen

 
Contaminación, capitalismo cognitivo y financiarización 
 
 El automóvil ha sido en nuestro siglo y es aún el objeto de producción por excelencia (las mayores innovaciones técnicas y organizativas en la fábrica fordista y también en la empresa post-fordista conciernen a la producción de automóviles), y es todavía el objeto de consumo por excelencia. […] "El automóvil es, al mismo tiempo, el símbolo privilegiado de la reclamada autoafirmación del «yo» (del yo entendido individualistamente) y de su solitaria introyección en el mundo (Prestipino, 2000: 191).
 
 

Lo que la crisis griega revela. Un enfoque teórico

Autor(es)

 
 
Con la globalización, los Estados europeos sufren en general nuevas coacciones que los empujan a dictar leyes en diferentes terrenos: flexibilidad del trabajo, moderación salarial, reducción de impuestos a las Compañías, disminución de cargas sociales. Con la integración monetaria el proceso va más lejos, pues los Estados pierden la potestad en una de las más importantes funciones soberanas, la de “fabricar moneda”. Es lo que ocurrió en la zona euro (el euro entró en vigor en 2002).

La crisis mundial capitalista y el capital ficticio

 
El sistema capitalista atraviesa desde la década de los setenta del siglo pasado, por un escenario global de crisis periódicas que fueron afectando severamente el régimen de acumulación iniciado en la posguerra. Reaparecieron en el capitalismo el lento progreso técnico, la caída de la rentabilidad, el débil ritmo de acumulación y el desempleo estructural. Durante el transcurso de este ciclo, se ejecutaron programas económicos y sociales que respondiendo al paradigma del orden neoliberal, consolidaron el poder de clase de la burguesías más concentradas, cuya máxima expresión se configuró en los ochenta, durante la era Reagan–Thatcher.

“Si eres tan inteligente, ¿por qué no eres rico?”

 
“Marx era, ante todo, un revolucionario. La verdadera misión de su vida, era cooperar en el derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, y contribuir a la emancipación del proletariado moderno” (Engels, 1883). ¿Podríamos hoy decir lo mismo de los economistas marxistas? ¿Que son revolucionarios cuya verdadera misión es cooperar en el derrocamiento del capitalismo?

Notas sobre el momento actual del capitalismo (primera parte)

 
          (version française)
 
La lucha que llevan adelante los trabajadores y las capas pauperizadas urbanas y rurales en todas partes del mundo contra el capital se desarrolla hoy en el marco de la economía y la sociedad capitalista mundial, en un momento específico de su historia, que es también la de la humanidad. La crisis económica y financiera que comenzó en julio-agosto de 2007, tuvo un primer momento de paroxismo en septiembre de 2008 (quiebra de Lehman) y desembocó en una recesión mundial seguida por un estancamiento interminable,[i] es mucho más que otra “crisis muy grande”. Marca, en un grado sin precedentes, los límites históricos del capitalismo que, al no haber podido ser trascendidos, anuncian una nueva época de barbarie. Esta incluye centralmente la degradación, por supuesto diverso según países y continentes, en las formas de explotación y condiciones de vida de los trabajadores y masas pauperizadas, pero también el cambio climático y las otras dimensiones de la crisis ambiental (por ejemplo las poluciones químicas), cuyas consecuencias ya son los primeros en sufrir y, finalmente, las nuevas guerras de las que otra vez son las primeras víctimas, como en el Cercano y Medio Oriente. Las luchas llevadas adelante por los trabajadores y oprimidos están fragmentadas por país. En el marco europeo, donde en los años 1990 las grandes huelgas habían tenido algún eco entre un país y otro, esos progresos no resistieron a la crisis y el aumento de la desocupación. El poner en competencia directa a los trabajadores a nivel del empleo y los salarios entre países de un mismo continente así como entre uno y otro continente en el marco de la economía mundializada de hoy, da a cada burguesía, sea cual fuere su lugar en la cambiante jerarquía del capital mundial, una posición de fuerza, inédita históricamente, con respecto a sus “propios” trabajadores, incluidos los trabajadores inmigrantes.
Distribuir contenido