México

México: territorio sin ley

Autor(es)

 

La revolución mexicana interrumpió un ciclo secular de despojo de tierras comunales, y forzó la incorporación, en el orden constitucional, de dos principios heredados de la tradición de derecho público de la monarquía española que serían constitutivos de la relación estatal mexicana y fundamento de la legitimidad de sus élites dirigentes: el derecho de las comunidades agrarias al usufructo de la tierra (bajo la forma del ejido) y el dominio primigenio de los bienes naturales comprendidos en el territorio nacional como patrimonio público.

Elecciones en México 2015. La evolución dictatorial del semi Estado mexicano

 

Según cifras del censo de 2013, la población de México llegaba a 122.300.000 habitantes, con un crecimiento demográfico del 1,2%, lo cual daría para el 2015 una población superior a 125 millones de habitantes. De éstos, casi tres millones están desocupados (hay que advertir que las estadísticas no registran como desocupados a quienes trabajan en régimen salarial más de dos horas por semana) y más de 30 millones de mexicanos, contando a sus familias, residen y trabajan en Estados Unidos, donde aportan anualmente 500 mil millones de dólares y desde donde envían 27 mil millones de dólares a sus familias residentes en el territorio nacional.

Argentina, Brasil, México entran en la tormenta. ¿Quo vadis América Latina?

Autor(es)

 
A partir del 2003 y  hasta el 2012, se abre un nuevo período en América Latina. El crecimiento es mayor que durante la década precedente (ver Anexo 2), los “fundamentales” (saldos de la balanza comercial y el presupuesto, reservas internacionales, desocupación, empleos formales, inflación) en general mejoran, los planes sociales son más o menos importantes según los países,  la pobreza retrocede y las desigualdades de ingresos parecen disminuir. Gracias a tasas de crecimiento superiores a las de los países avanzados, el ingreso per cápita de la mayoría de los países latinoamericanos se aproxima al de los Estados Unidos, aunque a un ritmo relativamente lento en comparación con el de los países asiáticos.

Ayotzinapa: crimen organizado y efecto estatal

 
En la madrugada del 27 de septiembre de 2014, fueron atacados estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos en la ciudad de Iguala, Guerrero, después de haberse apropiado de seis autobuses para dirigirse a la ciudad de México, a una distancia aproximada de 190 km., con el fin de manifestarse en la marcha conmemorativa del 2 de octubre de 1968.[1] En dicho ataque, realizado por la policía municipal, fueron asesinadas seis personas, hubo 24 heridos y 43 estudiantes desaparecidos.
El conocimiento de los hechos, cimbró a la opinión pública en México y otros países, sobre todo al pasar los días y hacerse evidente la incapacidad de las autoridades gubernamentales para dar con el paradero de los 43 estudiantes. Esto era un absurdo, la desaparición tan visible de 43 estudiantes, sobre todo en un momento tan próximo a la conmemoración del 2 de octubre. Era impensable que algo así ocurriera tan visiblemente, hubo videos del ataque tomados desde las cámaras de seguridad instaladas en la carretera de Iguala,  hubo sobrevivientes y, aún con todo eso, la desaparición continuó, tomando con el tiempo tintes de una atrocidad por venir.

Un nuevo momento en la dialéctica de la lucha: Los zapatistas y los padres y estudiantes de Ayotzinapa: una unión decisiva

Autor(es)

 Desde el asesinato de tres estudiantes y la desaparición de otros 43 de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa, Guerrero, el 26 y 27 de septiembre pasados, México ha estado en protesta continua.

Ayotzinapa: Viejas luchas, nuevas formas

 

Eugenio Sergio García Herrera, Carolina Gonzaga González, Oliver Gabriel Hernández Lara, Dulce María López Meza, Ana Laura López Villegas, José Manuel Montaño Galindo y David Tapia Martinez.
 
Introducción
 
Lo que parecía el mejor montaje mediático contado por del duopolio de la televisión mexicana ha chocado con la realidad superando cualquier guion cinematográfico de Quentin Tarantino. El producto más visible de este montaje es el actual presidente Enrique Peña Nieto (EPN) a quien se le han atribuido las características necesarias para “salvar a México”. Heredero de una república en guerra y que tiene la “capacidad” de impulsar y sacar adelante las afamadas reformas estructurales “que el país necesita”, y “rescatar” la paz y el progreso disueltos por el narcotráfico. Sin embargo, la historia empieza a tomar otra perspectiva. El montaje de encanto se ha convertido en una pesadilla llena de realidad. Que más que golpear a los protagonistas, da un puñetazo en el rostro a aquellos que miraban, crédulos y entusiasmados, la ficción mexicana. 

Mexico: de la indignación contenida hacia un horizonte de crisis y ruptura

 
La crisis la causamos nosotros con nuestro hacer cotidiano y la resistencia a la dominación. Crisis de la forma de dominación y emergencia de una nueva subjetividad que consciente o inconscientemente estamos construyendo, ya sea obligados o por voluntad de conciencia.
El proceso de movilización desatado desde los acontecimientos sucedidos el 26 de septiembre, por la masacre de seis asesinados, 21 heridos y 43 desaparecidos, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, por el más reciente acto de barbarie de los capitalistas y su Estado, ha propiciado una ruptura que hizo posible la emergencia de una generalizada movilización que ha causado crisis política al sistema de dominación que opera el Estado mexicano. Este momento se puede convertir en histórico para la construcción de una resistencia anticapitalista que pretende, en la vida cotidiana, la autonomía como proyecto.
Nos dice Omar García, estudiante de Ayotzinapa, de manera contundente, que su lucha no es por cambiar un presidente o un gobierno o un Estado, sino por cambios en las relaciones sociales, cambios profundos en los hábitos, en las relaciones persona a persona, entre grupos de personas.[1] Es en este sentido que se pueden apreciar los esfuerzos de las comunidades y pueblos en veintiuno de los municipios del estado de Guerrero en los que han destituido, por la vía de los hechos, a los cabildos y han conformado Consejos Populares, con base en el artículo 39 constitucional.

La palabra que camina. De la emergencia zapatista de la esperanza a la Escuelita de la experiencia

 
Me acusaran de loco, soñador, utopista, poeta,
y en el mejor de los casos de retórico y filósofo.
No importará, no estoy muerto.
Anónimo para la vida
 
 
Introducción
 
Las primeras palabras de los jóvenes maestros en la Tercera Etapa, 1er Grado de la Escuelita de la “Libertad según los Zapatistas”,fueron agradecimientos a los invitados e invitadas. En estas palabras de la Escuelita, reconocen que su soledad y silencio centenario son parte de historias de sueños y utopías que nos comparten. Como veremos, a pesar de todas las presiones mediáticas y militares, siguen existiendo gracias a la resistencia de millones de partículas de la experiencia en las prácticas emancipadoras. Entonces, en un principio, el lenguaje que resonó en estos espacios podría parecer una microhistoria de acontecimientos particulares, una masa instantánea en los escenarios del espectáculo de las mercancías. Sin embargo, el acto concreto de la historia corta del zapatismo de finales del siglo pasado no es solamente lo pequeño de los actores inmediatos o mediatos del tiempo corto. La resonancia del zapatismo viene de muy lejos. El eco de sus palabras es la larga duración de la violencia, pero también de la historia de largo aliento, aquella historia que tiene “la amplitud secular” de significaciones y relaciones sociales en la subjetividad de “debates y combates”, que mencionaba Fernand Braudel (1979: 64).

El regreso del PRI en México

 
Este texto explora los antecedentes que facilitaron el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia de México, y que condicionan su margen de acción. Aunque otros países de América Latina han revisado el neoliberalismo, México vive desde 2006 una guerra contra el narcotráfico que se ha vuelto funcional a la democracia neoliberal que nace en el 2000, cuando el PRI perdió la presidencia. En su renacimiento, el PRI busca consolidar ese orden político, en alianza con la oposición.

El Estado Narco: neoliberalismo y crimen organizado en México

Introducción
 
Desde hace algunas décadas, en América Latina y en México en particular, el crimen organizado alrededor de las actividades del narcotráfico, la trata de personas, el tráfico de armas, el secuestro y la extorsión han experimentado un crecimiento exponencial que lo ha llevado a tener una presencia muy significativa en la vida económica, política, social y hasta cultural en la región (Astorga, 2003). Este fenómeno, lejos de ser un hecho aislado, obedece a una serie de factores tanto internos como externos. A los factores endógenos de crisis del anterior modelo de acumulación basado en la sustitución de importaciones, se han sumado los factores derivados de la crisis del capitalismo global y de la aplicación de las políticas neoliberales que las han acompañado. Esto ha conducido a México hacia una profunda crisis orgánica, constituida por un déficit de racionalidad en la intervención económica del Estado (más de tres décadas sin crecimiento económico, con aumento rampante de la pobreza y las desigualdades sociales) y un déficit de legitimidad del Estado y sus instituciones.
Distribuir contenido