Udry, Charles-André

Economista y profesor universitario Suizo, marxista revolucionario con una destacada participación en ATTAC (movimiento antiglobalizador) y en la organización de los inmigrantes indocumentados de su país. Editor de la revista La Breche y de los Cahiers libres, dirige la dinámica editorial Page deux y escribe regulamente para distintas publicaciones de su país e internacionales. Herramienta ha publicado en el número 15, su trabajo junto a Francois Chesnais y Claude Serfati: El futuro del movimiento "antimundialización". Militante del Movimiento Por el Socialismo (MPS) de Suiza. Integra el Consejo Asesor de Herramienta

Macron y el derecho a mandar

Observadores de distintos horizontes han remarcado a menudo la homología entre la eficacia empresarial, los métodos de marketing y la orientación que desarrolla el núcleo de dirección de La République en Marcha (LRM), más en concreto: el club Macron.

Grecia. Equilibrio precario y grandes riesgos

A l'encontre/La Breche
http://alencontre.org/

Publicado y traducido por Viento Sur
http://www.vientosur.info/

En Grecia, una previsión "económica" que no corre el riesgo de ser desmentida por lo que vaya a ocurrir, es la del paro. El Instituto de Estadística heleno (ELSTAT) acaba de publicar los "resultados" del mes de octubre: el número oficial de gente en paro es de 1.345.715 personas; es decir, un incremento de 36.000 en un mes. Recordemos que en 2007, en ese mismo mes, la cifra era de 398.085 personas; en 2008, 375.528; en 2009, 498.211; en 2010, 694.508 y en 2011, 977.614. Esto quiere decir que en el último año el paro se ha incrementado en 368.701 personas.

Grecia: ¿la cuna de qué Europa?

Nota preliminar:
Los resultados electorales se difundieron urbi et orbi en la misma noche del 17 de junio. Con un triunfalismo y alivio que no llegaba a borrar la preocupación por una crisis sin visos de solución, los medios destacaron: “En Grecia ganó la derecha. Subsiste la inquietud de los Mercados”.
Así dichas las cosas, esta es una verdad a medias. Lo cierto es que Nueva Democracia superó (apenas) por 2,77% de los votos a SYRIZA. Y es igualmente cierto que la Coalición de Izquierda Radical creció nuevamente, logrando la adhesión del 26,89% de los electores, triunfando en los grandes centros urbanos y en la franja etaria de 18 a 45 años.
Ahora, Nueva Democracia y los restos del PASOK, con la vergonzante colaboración de la “Izquierda Democrática”, (DIMAR) lograron conformar un “gobierno de salvación nacional”. Llámese como se quiera, es un gobierno de derecha, con una exigua mayoría parlamentaria y la promesa, de difícil concreción, de suavizar el ajuste. Tanto más cuanto que contar con algunos otros escaños no modifica la fragilidad del sistema en que se apoyan: por el desprestigio de los políticos y el régimen (se abstuvo el 38% de la población activa), porque la austeridad seguirá impuesta y supervisada por la Troika, porque la clave de la situación continuará estando en la resistencia activa de la población y en la posible gestación de una alternativa emancipatoria desde abajo.
El desafío queda planteado también para SYRIZA, que deberá eludir la tentación de conformarse con ser una “gran” fuerza parlamentaria y redoblar la apuesta. La izquierda radical, para ser tal, debe construir y constituir una alternativa radical, manteniéndose en las calles y en las luchas, bregando por una salida anticapitalista en Grecia y en Europa.
Por todo esto, a pesar de haberse escrito antes de las elecciones, el artículo que aquí presentamos conserva todo su valor: porque ilustra el contexto y las grandes líneas de la guerra de clases que se libra “en la cuna de Europa”.
Aldo Casas, 22 de junio

Grecia: ¿la cuna de qué Europa?

Los resultados electorales se difundieron urbi et orbis en la misma noche del 17 de junio. Los medios destacaron, con triunfalismo y alivio que no llegaba a borrar la preocupación por una crisis sin visos de solución: “En Grecia ganó la derecha. Subsiste la inquietud de los Mercados”.
Así dicho, es una verdad a medias. Lo cierto es que Nueva Democracia superó (apenas) por 2,77% de los votos a SYRIZA. Y es igualmente cierto que la Coalición de Izquierda Radical creció nuevamente, logrando la adhesión del 26,89% de los electores, triunfando en los grandes centros urbanos y en la franja etaria de 18 a 45 años.
Ahora, Nueva Democracia y los restos del PASOK, con la vergonzante colaboración de la “Izquierda Democrática” (DIMAR) lograron conformar un “gobierno de salvación nacional”. Llámese como se quiera, es un gobierno de derecha, con una exigua mayoría parlamentaria y la promesa, de difícil concreción, de suavizar el ajuste. Tanto mas que contar con algunos escaños mas no modifica la fragilidad del sistema en que se apoyan: por el desprestigio de los políticos y el régimen (se abstuvo el 38% de la población activa), porque la austeridad seguirá impuesta y supervisada por la Troika, porque la clave de la situación continuará estando en la resistencia activa de la población y en la posible gestación de una alternativa emancipatoria desde abajo.
El desafío queda planteado también para SYRIZA, que deberá sortear la tentación de conformarse con ser una “gran” fuerza parlamentaria y redoblar la apuesta. La izquierda radical, para ser tal, debe construir y constituir una alternativa radical manteniéndose en las calles y en las luchas, bregando por una salida anticapitalista, en Grecia y en Europa.
Por todo esto, a pesar de haberse escrito antes de las elecciones, el artículo que aquí presentamos conserva todo su valor: porque ilustra el contexto y las grandes líneas de la guerra de clases que se libra “en la cuna de Europa”.
Nota de Aldo Casas, 22 de junio  
 

 

“Todo el mundo”-puesto que en Europa muchos piensan todavía que este continente es el centro del mundo- habla de las elecciones del 17 junio 2012 en Grecia: la “cuna de la democracia”, según una historia parcialmente fabulosa. Los resultados posibles de las elecciones no interesan solamente a la “derecha” y la “izquierda” –entre otros el Partido Comunista Francés, puesto sobre una tambaleante montura por el Frente de Izquierda promocionado por Jean-Luc Melenchon, y aparecen todos como “amigos” de Alexis Tsipras, el líder de la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA, según las iniciales en griego), sino también a las instituciones políticas de la Unión Europea (UE), los banqueros con sus bancos “reflotados”, los especuladores en el mercado de divisas…y evidentemente los que viven de las previsiones, inciertas pero rentables, de una coyuntura económica que ocupa las primeras planas de la prensa diaria: los Roubini y Cia. 

Siria. Un punto sin retorno

El 1° de febrero de 2012, Robert Fisk terminaba su artículo en el periódico The Independent con estas palabras: “Pero hay una cuestión que no está planteada. Supongan que el régimen [de Bachar el-Assad] sobrevive. ¿Sobre qué ejercería Siria su poder?”. Dicho de otro modo: la revuelta ha llegado a un punto sin retorno. El “fichaje” de todo tipo realizado por las fuerzas policiales y militares a decenas de miles de manifestantes y de opositores –todas las semanas, todos los días– en las diferentes ciudades y aldeas del país, provocaría al día siguiente más muertos y más presos torturados, en el caso de que se detenga el combate. Y de que se mantenga el régimen de la camarilla de Assad. El terrible precio humano de este combate popular se corresponde con la naturaleza odiosa e implacable del régimen, con el que ninguna negociación es posible y aceptable para los combatientes antidictatoriales.
El 4 de febrero de 2012, Khaled al-Arabi, miembro de la Organización Árabe de Derechos Humanos, declaraba: “El ejército sirio bombardea con cohetes y morteros. Está provocando un baño de sangre de un horror jamás visto hasta hoy en la ciudad de Homs…”. Radio France Internationale,(FRI) ese mismo día, afirmaba:

Ocupemos Wall Street, ¿signos anunciadores de un ‘nuevo bloque social’?

El 17 de septiembre de 2011, en la onda de un llamamiento lanzado a finales de julio en la página Adbusters –una página que indica su voluntad “de cambiar la forma en que se difunde la información, sobre la que ejercen su poder las empresas y la forma en que las ideas se producen en nuestra sociedad”–, los primeros “activistas” daban el pistoletazo de salida al movimiento Occupy Wall Street (OWS) en Nueva York.
La policía de Nueva York no les dejó plantar sus tiendas en medio del centro mundial de las finanzas. Lo hicieron en el Zucotti Park, situado bastante cerca del “Ground Zero”, en Lower Manhattan. La plaza ha sido rebautizada como “Liberty Square”, en referencia a Tahrir Square, en El Cairo.
Desde entonces, el movimiento se ha extendido a un gran número de ciudades a través de los Estados Unidos, a más de setenta y cinco hasta el 6 de octubre. Y en esta progresión de adhesiones, desde el comienzo de este mes, el apoyo de varias secciones de diferentes sindicatos y de diversas organizaciones de barrio (community groups) añadía una dimensión inusitada a este movimiento social. 

EEUU: La caída más dura de los empleos desde los años 1930-31

La amplitud y la rapidez de las destrucciones de empleos, es una de las características de la recesión mundial presente. Y las marcas distan mucho de alcanzarse. Así a principios del mes de marzo - según New York Times y Wall Street Journal - las grandes y medianas empresas industriales así como las de los servicios que se conectan con ellas, lo mismo que la rama de la construcción, son los sectores que suprimen más empleos.

El sector bancario y financiero contribuye también al aumento de las personas despedidas. Pero, además: escuelas, administraciones públicas y bibliotecas, despiden asalariados/as en este sector público. Son California, Illinois, Pensylvania, Georgia y Massachusetts que están en primera fila. La reducción de los “gastos públicos” es la causa.

En la industria, una empresa tan prestigiosa como United Tecnologías - un conglomerado transnacional, asentado en Connecticut y activo en la aeronáutica (los helicópteros Sikorsky, los motores Pratt & Whitney) o en los ascensores Otis, sistemas antifuego, etc. - anunció, a principios de marzo, 15.000 “reducciones de empleos” en Estados Unidos.

Nueva fase del imperialismo norteamericano. Lubrificando la máquina de guerra

 

¿Cuándo comenzará la guerra bajo la batuta de los Estados Unidos? Los "observadores" han pasado de preguntar si habrá, a preguntar cuándo... Pero ¿es que la guerra ya no ha comenzado?

Sólo durante el mes de agosto de 2002 los cazabombarderos anglonorteamericanos realizaron diez incursiones sobre territorio iraquí para atacar "centros de comando". A la sombra de los debates públicos –mejor dicho, de la vasta campaña de información tendenciosa–, las fuerzas militares norteamericanas se despliegan en torno del territorio iraquí con un ritmo superior al que se registró durante la operación "Escudo del desierto" (entre el 8 de agosto 1990 y el 15 de enero de 1991), fase preparatoria de la ofensiva "Tormenta del desierto". Un diagrama de los acantonamientos de las tropas norteamericanas (de importancia desigual) en Oriente Medio, Asia Central y el Cuerno de África permite estimar la envergadura del dispositivo: Pakistán, Afganistán, Uzbekistán, Kirguistán, Kazajstán, Tayikistán, Georgia, Azerbaiyán, Turquía, Jordania, Egipto, Kuwait, Arabia Saudita, Qatar, Bahrein, Omán, Yemen, Eritrea y Kenya. A esto se agregan los buques de la flota norteamericana que se pasean por el golfo Pérsico, el mar de Omán, el mar Rojo, el Mediterráneo... Y en este dispositivo también se ubica en forma destacada Israel.

«Que se vayan todos! Le peuple d’Argentine se soulève», de François Chesnais y Jean-Philippe Dives

Nautilus, París, 2002, 230 pags.

A finales del 2002, Argentina ya no ocupa el primer plano de los grandes medios. En la prensa económica, sólo se mencionan la intransigencia del FMI y la magnitud de la crisis: "Argentina cerró en junio su 15º trimestre consecutivo de recesión, algo sin precedentes desde comienzos del siglo XX. El nuevo retroceso del 13,6% de la actividad en el segundo trimestre será seguido por cifras igualmente hasta fin de año", y "la clase política argentina es incapaz de elaborar un plan para salir de la crisis" (Le Fígaro, 21-22 de septiembre de 2002)... Y es un hecho que la sociedad argentina, cuya población era en su gran mayoría asalariada, sufre un violento "golpe económico". Pero bajo este impacto, se desarrollan múltiples iniciativas de autoorganización. Las mismas expresan una protesta que se liga con la afirmación de derechos (al trabajo, a la vivienda, a la salud, a la comida, a la educación), con la urgencia de solidaridad para sobrevivir (trueque, comedores y jardines "populares"),  y con negociaciónes con las instituciones gubernamentales, partidos e Iglesia, porque se superponen parcialmente con estructuras inscritas en un espacio territorial -barrios y ciudades- donde se entrecruzan negociaciones y luchas.

Operación Duradera

Guerra del Golfo: una nueva visión

En perspectiva, la Guerra del Golfo (1990-1991) se ve como un momento bisagra en la implementación de la actual política imperialista por las elites dominantes de los Estados Unidos.

Repúblicas independientes

Ya desde principios de 1991, cuando la operación "Tormenta del Desierto" parecía una programación ineluctable, los inútiles intentos mediadoras de Evgeni Primakov eran una prueba de la desaparición de la URSS como "superpotencia". Su desaparición modificaba completamente la configuración internacional de una inmensa región.

Distribuir contenido