Alves, Elizabeth

Arquitecta, recibida en la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1976), Magíster en Evaluación, Doctora en Educación, Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL, 1998). Profesora universitaria en la UCV, Universidad Experimental Politécnica en Guayana y Universidad Pedagógica Experimental Libertador, donde coordinó el Doctorado y el Centro de Investigación Educativa del Instituto Pedagógico de Caracas. Militante de izquierda de larga trayectoria. Fue Concejal por el Municipio Caroní/Bolívar y Presidenta del Sindicato de Profesores de la UNEXPO Guayana. Milita en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Desde 2003 ha trabajado con el Gobierno revolucionario en cargos de gran responsabilidad en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), el Ministerio de Integración y Comercio, Cancillería y BANCOEX. Desde 2008 es Vicepresidenta de Desarrollo Territorial de la Corporación Venezolana de Guayana. Ha publicado, entre otros trabajos, Evaluación Cualitativa (2000 y 2002); Orientaciones para la práctica en el aula (2001); Inteligencia Colectiva para la construcción del Socialismo (2010); Dialéctica del Saber Emancipador (2011), en imprenta; Naviera Socialista del Orinoco (2012).

Planificación emancipadora. Subversión contra el capital desde la Venezuela bolivariana

 
 
 
Ediciones Herramienta, Buenos Aires, Argentina, enero de 2013, 256 páginas,  ISBN: 978-987-1505-31-9
 
 
 

 

 
Afirmamos que es indispensable revisar exhaustivamente cada acción, cada idea, cada información y corregir a tiempo los errores para evitar consecuencias negativas o desviarnos del camino. Toda planificación socialista es de naturaleza subversiva porque propicia la transformación social, la abolición del orden establecido: del poder hegemónico del capital. Hacer lo contrario, no tocar la esencia de lo establecido, nos coloca en la tentación y la inercia de lo tradicional, de lo instituido, de la involuntariedad de preservar el sistema, aun en contra de nuestro propio compromiso revolucionario. En fin, lograr solo reformas que permiten mejorar la realidad pero no la transformación de su esencia.
Consideramos que la política revolucionaria demanda una acción deliberada, organizada, articulada y orientada dentro de los principios y teoría del socialismo, para que pueda haber transformación social. Se trata de una toma de conciencia sobre el destino que se está construyendo. Éste exige una sólida formación teórica e ideológica, además de un gran compromiso con la praxis revolucionaria. Si la planificación no se orienta así, no habrá praxis revolucionaria que incida realmente en el cambio social deseado.
Del preámbulo de la autora.
 
Distribuir contenido