Carta del Grupo de Reflexión Rural. Propuesta de Red Alerta sobre transgénicos.

 

Buenos Aires, 15 de Setiembre de 1999

Sr. Director
de la revista de debate
Herramienta

De nuestra mayor consideración :

Somos un conjunto de pequeños productores, periodistas y profesionales del
sector agrícola, que nos hemos conformado como GRR, Grupo de
Reflexión Rural
, a fin de pensar sobre la crisis del campo y hallar
propuestas dinamizadoras para un cambio.

En el camino de hacer diagnostico sobre un modelo que se basa en la
exportación de commodities de baja calidad y que nos deja una creciente
contaminación del medio ambiente y un nuevo desarraigo rural, nos
encontramos a poco andar con el avasallante desarrollo de los
alimentos genéticamente modificados, cubierto bajo un eficaz y total
manto de silencio.

Le escribimos para solicitarle una oportunidad para divulgar estos
temas. La Argentina se ha convertido en el segundo país en el mundo,
luego de los EEUU, en el desarrollo de transgénicos. Se están
arriesgando de una manera brutal nuestros mercados tradicionales, da
que la UE se ha cerrado a estas importaciones y aunque lográramos
entrar con nuestros productos a Europa, quedarían en las góndolas de
los supermercados (de los que los acepten), ya que el 90% de los
consumidores se resisten a estos alimentos inventados desde la
ingeniería genética. Sin embargo se continua insistiendo en liberar
alimentos g.m., y en algunas especies como la soja ya ni siquiera
dispondríamos de las semillas tradicionales. El persistir en
encolumnarnos con las políticas norteamericanas nos dejara sólo
mercados del Tercer Mundo para colocar nuestras exportaciones. Ese
papel parece ser el que se nos asigna desde los emporios
biotecnológicos y a la vez el que nos autoasignamos gustosos, a
juzgar por los comportamientos y las posiciones de los elencos
políticos, y corremos el riesgo de que se perpetúe en la Ronda del
Milenio (en Seattle, noviembre de 1999) por la coincidenc ionales por
adecuarse a esa idea de progreso.

Que casi toda la investigación biotecnológica nos sea ajena, tanto como la
producción de glifosato y la multiplicación de semillas transgénicas
y que además no nos resten alternativas de otras semillas para
disputar los mercados tradicionales, cierra de un modo total nuestra
dependencia al modelo norteamericano y transforma en ominoso el
porvenir de nuestras producciones alimentarias.

Que muchos de aquellos que se anticipan ganadores en las próximas
elecciones no lo vean así o que no quieran ver como se hipoteca
absolutamente el porvenir de todos, aumenta nuestras preocupaciones y
nos hace redoblar esfuerzos para organizar un movimiento de opinión
que instale el tema en la agenda del debate político.

Los riesgos incalculables que corre la salud de nuestra población y la
amenaza que la proliferación de los transgénicos implica para la diversidad
biológica en que se basa nuestra vida, nos lleva a confiar en encontrar eco en usted.

Quedamos a su entera disposición.

Jorge Eduardo Rulli

GRR. Grupo de Reflexión Rural (vinculado a ADPO,
Asociación para el Desarrollo de la Producción Orgánica)

 

 
Propuesta De Red Alerta Sobre Transgenicos
 
1.     La actual crisis del campo muestra de un modo cierto el fracaso de un modelo insustentable de desarrollo basado en la sobreexplotación del suelo y en la exportación de comodities de baja calidad. Las consecuencias de estas políticas han conducido a un pavoroso desarraigo rural, a una enorme contaminación del suelo y de las napas provocada por el uso abusivo de agroquímicos, y asimismo a un rediseño de los grandes conurbanos donde las autopistas imponen nuevos cinturones verdes, pero no para la seguridad alimentaria de la población sino para los y las chacras de descanso. El proceso creciente de concentración urbana desarraiga y desplaza gran cantidad de pequeños productores sometiendo los cinturones rurales a las leyes de la especulación inmobiliaria y encareciendo el costo del traslado de las provisiones a la vez que empobreciendo su calidad alimentaria.
2.     La Crisis revela asimismo el agotamiento de ciertos paradigmas que, compartidos en            general por la clase política, han conducido al país a una situación sin horizontes. Las ideas acerca del progreso indefinido e inevitable que heredamos de la modernidad, depositaban una fe ciega en la tecnología. Estas creencias han dejado de ser la solución a los problemas para convertirse a su vez en un problema y hasta en una amenaza como es el caso de la ingeniería genética. Por eso vivimos una sociedad que se hunde irremisiblemente en la fractura social y en una creciente inequidad.
3.     En el final del milenio y a muy pocos meses del relevo político partidario del Gobierno     de la Nación, presenciamos como en medio de generalizada indiferencia se impulsan políticas y compromisos que hipotecan el futuro de los argentinos y particularmente su medio ambiente. En Argentina operan con total impunidad las empresas biotecnológicas. Junto a semilleristas locales y a funcionarios que rinden tributo al dogma del progreso, han transformado a nuestro país en el segundo del mundo en cuanto a la liberación de organismos genéticamente modificados. El negocio consistiría en transformar al mercado argentino en consumidor cautivo de las tecnologías norteamericanas, léanse semillas transgénicas, herbicidas, pastillas de semen para lecheras, etc., aunque ello implique el cierre para nuestros productos de los mercados que exigen con prioridad la calidad alimentaria, los bajos insumos, la trazabilidad, la no manipulación genética, etc.
4.      En un sentido amplio todas las actividades agropecuarias presuponen biotecnologías o sea tecnologías cuyo soporte son los seres vivos. Tales son la selección de semillas y los híbridos, el levado y la panificación, la industria láctea, etc. En esta segunda mitad del siglo XX las inversiones de las Transnacionales se orientaron en una rama muy particular de la Biotecnología que es la Ingeniería Genética y, mediante la cual pueden lograrse mutágenos artificiales, clonaciones, fusiones celulares, cultivos in vitro, etc. Las nuevas técnicas del ADN recombinante permiten recortar y pegar material genético de unos organismos vivos en otros, surgiendo así nuevos organismos Frankenstein que la Naturaleza jamás habría llegado a producir por los caminos de la Evolución. En agricultura se han logrado combinaciones de cereales con virus y con bacterias, tomates o tabaco con luciérnagas o lenguado. El grueso de las nuevas variedades transgénicas como la soja RR   maíz RR han desarrollado capacidad de resistencia a herbicidas producidos por los mismos laboratorios.
5.     Se aprovechó la desesperación de los productores y la miopía de sus líderes a fin de ganarlos a favor de las nuevas semillas y tecnologías, con campañas publicitarias y de marketing, y con ejércitos de asesores y lobistas. Se ha mantenido un silencio organizado acerca de la extensión de estos alimentos transgénicos en el mercado interno. Y se ha llegado a un punto en que los productos de ingeniería genética cubren o están por cubrir toda la gama de nuestras principales producciones agropecuarias. Somos testigos de la liberación masiva de organismos desarrollados por ingeniería genética que son experimentados en forma extensiva por los productores agropecuarios y transforman a nuestro país en un inmenso laboratorio de pruebas de estas nuevas biotecnologías.
6.     Comenzamos a organizarnos para enfrentar ese estado de cosas a finales del año 98 denominándonos Grupo de Reflexión Rural. Fuimos creciendo en conciencia, en información y en capacidad política a medida que actuábamos y que se incorporaban nuevas experiencias y dominios del campo del conocimiento. Tenemos una dramática certeza : la de operar en medio de una situación de emergencia y de amenaza ambiental extrema jamás antes imaginada. Los estériles debates del Compromiso de FAO en materia de recursos fitogenéticos y el fracasado Protocolo de Bioseguridad, reflejan el olvido creciente del Convenio de Diversidad Biológica de Río, de 1992, y el predominio de las nuevas formas globalizadas de poder en coincidencia con la Organización Mundial de Comercio y los acuerdos sobre propiedad intelectual. Frente a estas colosales amenazas la dirigencia política permanece ajena a los nuevos desafíos o somete nuestra política exterior a situaciones vergonzosas como ocurrió en la reciente reunión de Cartagena donde nuestro país eligió aislarse del resto del mundo junto al grupo Miami. Estos desajustes se hacen más evidentes en la propia dirigencia rural incapaz de pensar un nuevo modelo que permita a los productores escapar a la encerrona de las Transnacionales y construir políticas que vayan más allá de reivindicaciones de coyuntura.
7.     En noviembre de 1999 la Ronda del Milenio de la Organización Mundial de Comercio OCM en Seattle, tratará de otorgarle a las Transnacionales un poder decisivo que hasta ahora tenían de facto en los arrabales del mundo pero que ahora tratarán de legalizar. Que en caso de conflictos, diferendos o juicios contenciosos entre empresas y Estados serán las primeras (no ya los segundos como hasta ahora) quienes elijan jurisdicción : el juzgado de su casa matriz, por ejemplo. Eso fue el Acuerdo Multilateral de Inversiones AMI, que fracasó estrepitosamente porque al hacerse público el gobierno francés lo rechazó. En Seattle las Transnacionales mejorarán la oferta mediante una propuesta para acordar previamente entre EEUU y la UE de tal manera que el dispositivo descripto rija solamente para el Tercer Mundo. Los estados europeos no tendrán que temer de esta manera, al menos por el momento, de ser ellos mismos avasallados.
8.     De las anteriores certidumbres surgieron nuestras estrategias de trabajo en estos meses y que consistieron fundamentalmente en, primero: realizar prolongadas entrevistas de información y esclarecimiento con decenas de dirigentes políticos o con sus asesores y expertos en temas agropecuarios. En segundo lugar: construir una relación de trabajo con las asociaciones de consumidores, interesándolas en un tema que les concierne directamente y en el que tenían ya tomada posición a favor del etiquetamiento en razón de la común pertenencia a “Consummer International”. En tercer lugar : apuntamos a una campaña de difusión basada en numerosos artículos periodísticos y a instalar el tema entre los productores agrarios, cosa que realizamos en la concentración habida el 21 de julio en la Plaza de Mayo y donde distribuimos un documento desde el Ecologismo titulado “Esto No Puede Continuar Así” .
9.     Las metas que nos hemos venido dando de aquí a la finalización de este Gobierno son fundamentalmente 1) que el rechazo de los alimentos de manipulación genética se transforme en una demanda amplia desde las organizaciones de la Sociedad Civil y reivindicando los derechos del consumidor a saber lo qué compra. 2) Reclamar la necesidad de una moratoria respecto a la liberación de nuevos transgénicos lo antes posible, es decir que no se habiliten nuevos OGMs de tal manera que no se hipoteque el futuro ni se comprometan los mercados posibles de nuestras próximas cosechas. 3) En lo inmediato nos planteamos detener la aprobación del maíz RR sobre el que se centran las presiones de Monsanto a fin de poder lanzarlo a la venta para la próxima siembra, ya en curso. A la vez necesitamos quebrar el manto de silencio que pesa sobre los alimentos transgénicos e impulsar una moratoria que detenga la aprobación de más de un centenar de nuevos engendros Frankenstein que aguardan y presionan por ser aprobados. 4) Por último, impulsar proyectos de bancos de semillas que nos permitan resguardar recursos fitogenéticos y tratar de enlazar estos bancos en Red a fin de poder orientarlos en líneas de mejoramiento genético.
10. Creemos en la necesidad de organizar una Red Alerta Sobre Transgénicos. A lo largo de estos meses nos hemos nutrido no sólo de información internacional sino también del aporte de otros compañeros, especialmente del interior, que colaboran generosamente enviándonos materiales que muchas veces hemos tenido oportunidad de retribuir, de ese modo se organizaron reciprocidades y cadenas de trabajo que elevaron el nivel de la Resistencia, posibilitando la participación de nuevos actores y el que aparecieran en algunos medios notas periodísticas e información sobre transgénicos, extendiéndose así el conocimiento de la situación de campo de ensayo que vivimos. Ahora nos planteamos claramente la necesidad de formalizar la Red, darle un nombre, convocamos a objetivos y tareas por consenso y llevar adelante en conjunto una Campaña Nacional que permita revertir estos atropellos.
11. Conclusiones y formas de contactarse : les pedimos a todos los compañeros y amigos a los que llegue esta propuesta que la hagan extensiva a los que consideren dispuestos a sumarse a la Red que proponemos, y que a la brevedad unos y otros nos respondan enviándonos sus datos, sugerencias, posibilidades de actuar y necesidades más perentorias a fin de articularnos en función de un trabajo mancomunado. Asimismo nos planteamos realizar una reunión a muy corto plazo en Buenos Aires a fin de trazar estrategias y formalizar esta campaña. Quedamos esperando respuesta.
Grupo de Reflexión Rural GRR-ADPO
23 de agosto de 1999
Para conectarse con la Red propuesta comunicarse con
Luis Sabini e-mail : nicola@wamani.apc.org   Tel/fax : 011-4572-8405
María del Carmen Alvarez Tel : 011-4737-1129
Jorge Eduardo Rulli Tel : 0220-4773545   04349-2252 Rondeau 812 (1727) Marcos Paz