Exposición en el debate de Enrique Hernández

Hernández, Enrique

Un minuto nada más. Lo que quiero hacer es una pregunta, pero quiero hacer un comentario sobre lo que escuché. Me da la impresión de que la ética de Enrique debe ser leída con deteni-miento y la lectura detenida ahorraría mucho de las discusiones. Así que si con buen criterio académico leemos con cuidado lo escrito, me parece que muchas cosas quedarían resueltas, pero algunas me parece, por lo menos a mi criterio, no. Digo, la lectura detenida me parece que vale la pena, lo digo como profesor, porque es un lenguaje distinto, es algo nuevo. Es decir, los viejos tenemos la ventaja que como somos viejos sabemos lo que se presenta como nuevo y no lo es. Esto es nuevo, porque es un lenguaje, no es un meta lenguaje acerca de, o un meta lenguaje interno y académico. Esto es un lenguaje, como Marx. Marx tiene un lenguaje, no es un meta lenguaje. Ni siquiera en economía, tiene un lenguaje económico. Después de llamar la atención sobre esto, creo como todos que he aprendido de Dussel cosas fundamentales. Yo tenía una pregunta para más adelante o para ahora a este hombre del que he aprendido. El se coloca en el lugar, en el camino de Marx, que es el último camino crítico de toda cientificidad. Y me parece que el que usa, que usamos, tiene una melladura. Yo le pregunto por la melladura. Si está mellada toda la madera tiene una raya, esto es claro. La melladura que yo encontraba en Marx y que alguna vez se la mencioné a Enrique hace muchos años, como 20 años, en un congreso en Colombia, que se llamaba “Primer Congreso Latinoamericano”. Hay como diez, pero todos son primeros.

En ese primer Congreso en Marx, sin que Marx lo advierta, aparece una dimensión universal de la experiencia, que no es cuestionada, que es completamente ideológica en el sentido de... Es decir, Marx dice por ahí, en un arrebato: “La clase obrera es inmediatamente universal”. Y la clase obrera, ustedes saben, es sujeto de la historia y también de alienación... pero Marx dice aterradoramente eso: inmediatamente. De lo cual se sigue que los obreros... Yo creo que ese es un problema grave en Marx, que tiene que ver más con la razón imperial, con la razón europea hegemó-nica, que con la cientificidad, porque lo que sí Europa dijo siempre es que su razón era inmediata. Desde Heráclito en adelante ningún europeo dijo: mi razón requiere mediaciones particulares. La razón nuestra es la razón universal y lo es inmediatamente. Por eso las feministas le dicen razón patriarcal y los oprimidos le dicen razón imperial y tienen razón. Tienen la razón de ellos, que no es inmediatamente universal. Porque si uno es mujer no es varón, si uno es negro no es blanco.

Entonces, la pregunta que le hago a Enrique es esta: si él no cree que su discurso desde la perspectiva de la víctima tiene también, como ya tenía en la del pobre, esta impronta inmediatamente universal. Para decirlo más claro: si la clase obrera era inmediatamente universal, pero nada más que en la cabeza de Marx, puede ocurrir que la víctima, el pobre y el oprimido sean inmediatamente universales en nuestra propia cabeza. Y si algo es inmediatamente universal está destinado siempre a una cientificidad... en la parte práctica, porque no hemos hablado del Marx revolucionario... hay un Marx científico, pero hay un Marx revolucionario, que pensó las mediaciones y las pensó mal. Esta pregunta quería hacer.